Economía | Empresas

IAG sufre un agosto a la baja en Bolsa y mantiene las dudas por las restricciones

Avión modelo A330 de Iberia.

Avión modelo A330 de Iberia. Flickr/ Bernal Saborio

La cotización del grupo IAG no logró remontar durante el mes de agosto. El precio de la acción de la compañía propietaria de British Airways, Iberia, Vueling, Air Lingus y Level cerró el segundo mes del verano con una caída del 5,5%, quedándose en los 1,86 euros por título frente a los 1,97 que marcaba a finales de julio.

El avance de la variante delta de la covid-19 ha lastrado durante el verano la cotización del conglomerado aéreo que cotiza en el Ibex-35, donde acumula tres meses en rojo. En junio bajó un 14,78%, desde los 2,37 euros por acción hasta los 2,02 euros. Aunque la compañía está un 15% mejor que lo que marcaba cuando abrió el año, se mantiene por debajo de los máximos que alcanzó en marzo (por encima de los 2,5 euros).

Ahora, la decisión de la Unión Europea de mantener restricciones a los viajes no esenciales desde los Estados Unidos por el aumento de los contagios tampoco ha ayudado a la compañía que preside Luis Gallego. El holding se dejó este martes un 2% y cerró la sesión en los 1,83 euros por acción.

El Consejo de la UE decidió sacar al país norteamericano y a otros cinco países de la lista de Estados seguros en términos epidemiológicos, donde los ciudadanos pueden viajar a Europa no solo por motivos esenciales sino también con fines turísticos.

En las dos primeras semanas de agosto, Estados Unidos registró 507 nuevos casos de Covid-19 por cada 100.000 habitantes y la media de la última semana ha sido de 328. El límite fijado por las autoridades sanitarias europeas se sitúa en los 75 casos.

Sin embargo, la repercusión de esta decisión podría tener un impacto limitado para las aerolíneas, pues se trata de una decisión sin carácter vinculante. Son los gobiernos de cada estado miembro quienes tienen la última palabra para establecer las restricciones.

Confianza de los analistas

Entre las casas de analistas, Credit Suisse mantiene su confianza en el grupo. En un informe de esta misma semana reitera su recomendación de sobreponderar el precio de los títulos de IAG y se muestra convencido de que con el avance de la vacunación, la actividad acabará repuntando durante los próximos meses.

Por su parte, JP Morgan optó hace unos días por rebajar el precio objetivo sobre el holding de 2,70 a 2,45 euros, al considerar que la recuperación de los vuelos de carácter transatlántico puede demorarse más de lo que estaba previsto. Sin embargo, también mantiene su recomendación de sobreponderar el precio de los títulos. Goldman Sachs también decidió mantener su precio objetivo en julio.

Al margen de sus resultados en bolsa, el verano ha dado un respiro en términos de actividad a aerolíneas que conforman el grupo como Iberia y Vueling. Ambas han logrado mejorar los datos de viajeros respecto a julio del año pasado, gracias a la recuperación de los vuelos domésticos y la progresiva apertura de destinos en Latinoamérica.

Según los datos del gestor aeroportuario Aena, el Grupo Iberia movió a 1,42 millones de pasajeros en los aeropuertos españoles y Vueling a 1,95 millones. Se trata de un 49% y un 39% menos que en el mismo mes del 2019, cuando todavía no había llegado la pandemia. Un año en el que, además, España se anotó un récord en recepción de turistas extranjeros.

Por contra, British Airways y Air Lingus se han visto penalizadas por las restricciones que aún siguen vigentes para viajar desde y hacia el otro lado del atlántico y que afectan a las rutas de largo radio.

La matriz de Iberia no no cree que pueda recuperar los niveles de demanda previos a la crisis sanitaria hasta el año 2023

El pasado mes de julio, la compañía reconocía que la capacidad de transporte de pasajeros en el segundo trimestre fue un 21,9% de la capacidad de 2019. «En el corto plazo, nuestra prioridad es asegurar que estamos preparados desde el punto de vista operacional y que tenemos la flexibilidad necesaria para capitalizar un entorno en el que existe una demanda latente que se manifiesta en cuanto se levantan las restricciones de viaje», expresaba Gallego en el informe remitido a los inversores.

Asimismo, el grupo no prevé que los niveles de demanda previos a la crisis sanitaria puedan recuperarse hasta el año 2023. Para este verano sólo ha previsto operar el 45% de las rutas que hacía antes de la pandemia.

En este sentido, la prioridad se centra ahora en proteger la tesorería y reforzar la liquidez. Esto pasa por reestructurar su base de costes para ajustarla a unos niveles más bajos de demanda, lo que incluye acciones para reducir los costes fijos y aumentar la parte variable de la estructura de costes.

Asimismo, ha recurrido a diversas fuentes de financiación, por lo que su deuda se ha elevado hasta los 19.800 millones de euros; 4.100 más que a cierre de 2020. Además, para este segundo semestre está previsto que se materialice la compra de Air Europa por parte de Iberia, una vez haya recibido luz verde por parte de Bruselas.

Además, la compañía presentará resultados el próximo 5 de noviembre. De momento, en el primer semestre registró unas pérdidas de 2.048 millones de euros, un 46,3% por debajo de los 3.813 millones que se dejó en ese mismo periodo de 2020.

Y para lo que resta de año, la incertidumbre sigue planeando sobre las perspectivas de la compañía. «Existe una serie de factores relacionados con el covid-19 que escapan al control del Grupo, relacionados con la situación y el impacto de la pandemia en todo el mundo», avisa el conglomerado aéreo.

«Estos incluyen la aparición de nuevas variantes del virus y el posible repunte de las cepas existentes; la disponibilidad de vacunas en todo el mundo, así como la velocidad a la que se administran; la eficacia de dichas vacunas; y las restricciones impuestas por los gobiernos nacionales en cuanto a la libre circulación y los viajes», reconoce el holding.

Ofertas y guerra de precios

Mientras tanto, el grupo sigue centrado en intentar alargar el verano con políticas de reducción de precios. Hace apenas unos días, British Airways puso en el mercado un paquete de ofertas en vuelos hacia Europa, Estados Unidos o el Caribe hasta el verano de 2022. Aunque la propia compañía reconoce la incertidumbre, por lo que todas las reservas estarán sujetas a las políticas de reserva flexible.

Por su parte, Iberia anunció la semana pasada el lanzamiento de una nueva campaña de descuentos para viajar por España, Europa, Estados Unidos y Sudamérica. Por ejemplo, la compañía ha decidido aumentar el número de frecuencias a México, uno de los países sin restricciones sanitarias de entrada y España permite el ingreso de viajeros vacunados.

Esto ha hecho que se convierta en un destino de gran interés para la aerolínea que preside Javier Sánchez Prieto. Si en diciembre de 2020 tenía sólo un vuelo diario, este verano decidió aumentarlo hasta las 12 frecuencias semanales y a partir de septiembre ofrecerá 14.

Te puede interesar

Comentar ()