Economía | Empresas

Meliá nota el auge del Caribe a la espera de recuperar su negocio urbano

La cadena registra una mejora importante en la emisión de reservas desde principios de agosto y una caída importante en el porcentaje de cancelaciones

Imagen del Meliá Paradisus Cancún.

Imagen del Meliá Paradisus Cancún. Meliá

La actividad de la cadena hotelera Meliá se ha ido recuperando en los últimos meses aunque de forma desigual en función de los destinos y regiones del mundo donde cuenta con alojamientos. El primer lugar donde la compañía que dirige Gabriel Escarrer ha notado un especial repunte de su negocio es en el Caribe, sobre todo con un aumento del cliente internacional a medida que ha avanzado el proceso de vacunación y se han relajado algunas de las restricciones a la movilidad.

La compañía señala a México como uno de los destinos que mejor se ha comportando durante la primera mitad del año. En su última presentación de resultados calificaba de «muy positiva» la evolución de los resorts ante la combinación de las facilidades a la movilidad y los avances en la vacunación del mercado de Estados Unidos. Ahora, las perspectivas para los nueve hoteles que allí tiene pasan por mantener el ritmo y dicen atisbar una tendencia positiva para el tercer trimestre.

En sus seis alojamientos de República Dominicana se ha dado también una recuperación paulatina, con más de 2.600 habitaciones abiertas y un 54% de ocupación en el mes de junio. Especialmente bien se han comportado allí los viajeros procedentes de mercados como el español o el alemán, así como el canadiense tras la retirada de la cuarentena obligatoria para los viajeros vacunados.

En cambio, Cuba ha seguido sufriendo el impacto negativo de la pandemia. Con solo una parte de sus establecimientos operativos, algunos hoteles importantes han aprovechado el parón de la actividad para realizar reformas. Para el tercer trimestre, la compañía prevé que se incrementen los vuelos y visitantes; sobre todo, tras la reapertura de Canadá en julio y el avance de la vacunación en verano. Esto hace pensar que la demanda se impulsará con fuerza a partir del otoño, durante la temporada alta en la región donde cuenta con 39 hoteles.

También en Latinoamérica, Meliá prevé mantener un positivo desempeño de la actividad en Iguazú (Argentina) durante la temporada alta que comienza en el mes de septiembre. En cambio, prevé una recuperación sea más lenta en Buenos Aires, donde sigue habiendo fuertes restricciones, así como en Lima, la capital de Perú. En todo caso, durante el primer trimestre también registró una evolución positiva en Brasil con el avance de la vacunación.

Sin embargo, el mayor grupo hotelero español dice mantener su «preocupación por el gran impacto que todavía siguen acusando los hoteles urbanos más dependientes del segmento Corporate y MICE en España y Europa«. El turismo de negocios, eventos y congresos acusa una crisis «más estructural» que el segmento vacacional o híbrido (bleisure), reconoce la compañía.

En este sentido, se ven especialmente perjudicados escenarios como el francés, donde cuentan con hoteles como Meliá La Defense o el Innside Charles de Gaulle en París. Según relataba la propia empresa a finales de julio, «el impacto es importante también en Viena (Austria) y en destinos de Alemania como Dusseldorf o Munich«. En cualquier caso, mantienen la esperanza de que se recupere pronto las importantes ferias que suelen celebrarse en otoño.

Por su parte, en España hay otros lugares como Córdoba, León o Bilbao sobre los que también se mantiene la incertidumbre. En cuestión de ocupación en el mercado español, este verano se encuentran más afectados a nivel general los destinos con mayor dependencia de cliente internacional, especialmente del mercado británico. «Aunque está empezando a emitir en positivo, aún presenta números muy bajos en relación a lo que se podía esperar de este mercado. Algunos de esos destinos más afectados son Calviá, Benidorm y Tenerife«, señalan fuentes de Meliá.

Sin embargo, aseguran ver un ritmo y nivel de ocupación «muy positivo» en destinos con alto peso de cliente nacional como las costas de la península, animadas por la facilidad de viajar en coche. Las ocupaciones actuales (reservas en libros) para el mes de agosto siguen mejorando día a día. En Andalucía están por encima del 70%; en Benidorm superan el 55%; mientras que en Ibiza y Menorca están por encima del 60%. En Mallorca rebasan el 45% y en Canarias el 57%.

Auge de la última hora

Actualmente, septiembre empieza a moverse aunque aún se sitúa a niveles inferiores a lo esperado. Por eso, la hotelera cree que podría ocurrir lo mismo que este mes de agosto en el que la venta de última hora está teniendo un peso muy importante. En cuanto a los canales de comercialización, destaca el buen resultado obtenido a través de sus propios canales directos (melia.com), con un peso superior al 65% de cliente directo.

Además, la compañía ha registrado una tendencia muy positiva de los hoteles del segmento más alto (upperscale). En este sentido, dicen constatar la tendencia de demanda de habitaciones superiores, donde ya se encuentran con niveles de producción en 2019, mientras que habitaciones no superiores se sitúan con desviaciones de hasta el -18%.

La compañía ha notado una tendencia muy positiva de los hoteles del segmento más alto

En los hoteles de lujo, la hotelera dice encontrarse con los mejores resultados históricos a nivel de precio. Por ejemplo, el Gran Meliá Don Pepe, un icono de la hotelería de lujo completamente renovado sigue batiendo récords y estando entre los preferidos por su público «más exigente», añaden desde la firma hotelera.

Respecto a los mercados emisores, Francia destaca como la nacionalidad que mayores incrementos está teniendo en las últimas semanas. Alemania, en cambio, no llega alcanzar todavía los niveles de emisión de hace un mes «donde la tendencia era más positiva». Por otro lado, los viajeros de origen estadounidense registran una tendencia cada vez más al alza. En este sentido, la empresa dice estar muy pendiente de cara al invierno de las posibilidades de viajes en mercado internacional, dado que es el principal cliente de sus hoteles.

Aunque la compañía espera que la tendencia siga en signo ascendente, también cree necesario «mantener la prudencia», pues todo depende constantemente de las restricciones de los países.

«Esto provoca que el pick-up esté siendo de último minuto con emisión siempre para las dos semanas siguientes. Y a nivel internacional se acentúa por la intranquilidad de posibles restricciones de viajes entre países«, explican fuentes de la empresa. En cualquier caso, todas sus perspectivas están siendo superadas en el corto plazo y confían en que haya una extensión de la temporada alta en hoteles vacacionales durante gran parte del segundo semestre.

Una etapa en la que entrarán en el plano financiero con una situación de liquidez a cierre de junio de 405 millones de euros. Así, la compañía controlada por la familia Escarrer dejó de quemar caja y alcanzó un ebitda positivo en el primer semestre tras reducir sus pérdidas en un 58%.

Mercado asiático

Mientras tanto, en otras regiones del mundo como China, Meliá prevé tener un crecimiento estable ya para esta segunda mitad del año, con mayor peso del viajero individual. Asimismo, la compañía expresa su confianza en recuperar niveles similares a 2019 en hoteles del gigantes asiático, con una mejora de precio debido al auge de la demanda del segmento MICE.

En sus establecimientos del sudeste asiático, la cadena hotelera dice seguir haciendo frente a los desafíos y restricciones impuestas como consecuencia de la pandemia, con fuertes restricciones en países como Indonesia, Malasia, Tailandia y Myanmar. En cualquier caso, ha constatado una incipiente
recuperación en varios destinos de Vietnam.

Te puede interesar

Comentar ()