Economía | Empresas

LaLiga y CVC presionan a Telefónica y Orange para que cambien sus ofertas del fútbol

El nuevo accionista y la patronal quieren nuevas fórmulas para captar nuevos abonados

Ángel Correa, delantero del Atlético de Madrid, celebra un gol en el Metropolitano

Ángel Correa, delantero del Atlético de Madrid, celebra un gol en el Metropolitano

LaLiga y CVC quieren cambiar el modelo televisivo del fútbol en España. El nuevo socio de la patronal futbolística, que llegó a un acuerdo con la sociedad dirigida por Javier Tebas para crear una nueva joint venture para oxigenar las arcas de los clubes, y la propia competición no ven con buenos ojos el modelo de explotación que los operadores tienen con los derechos audiovisuales que conocemos.

Es decir, LaLiga pretende que Telefónica y Orange cambien su modelo actual y se asemeje más a los “nuevos tiempos en los que el contenido audiovisual se mueve”. En la actualidad para poder acceder al visionado de los partidos de Primera y Segunda división, estos se han de contratar a través de las dos compañías que poseen los derechos de LaLiga. No obstante, para disfrutar de los partidos de Real Madrid, Barcelona, Valencia o Atlético los clientes de una y otra compañía han de contratar telefonía fija, línea móvil y fibra óptica, los denominados paquetes convergentes.

Javier Tebas y el fondo de inversión entienden que para captar nuevos seguidores y nuevos fans se deben crear nuevas plataformas que no estén asociadas a las ofertas de las telecos. LaLiga considera que tanto Telefónica como Orange obligan a pagar a los interesados en consumir fútbol una cantidad cercana “a los 120 euros”, una cifra que “es muy alta y que es prácticamente inasumible para muchas personas”.

Nuevas plataformas

“Telefónica y Orange deben cambiar el modelo. Se ha demostrado que esta situación no es óptima a largo plazo y la vocación de LaLiga es aumentar la distribución con mayor proximidad a los fans”, argumentan desde CVC.

A su vez, tanto LaLiga como el fondo de inversión consideran que el nuevo modelo en el que ya se está trabajando debe ser sostenible y rentable por lo que exploran una nueva revisión del pliego de condiciones en los derechos televisivos que están por venir en apenas unos meses. “Tenemos que estar preparados para cambiar el modelo televisivo”, argumentan desde la patronal del fútbol español.

¿Y cuál es dicho modelo? Pues tanto la asociación de clubes del fútbol español como CVC ven con buenos ojos una plataforma separada, sin necesidad de aglutinar telefonía, tal y como ocurre con Dazn, una OTT que emite decenas de eventos deportivos en directo a través de su app y página web, aunque también se encuentra dentro del paquete convergente de Movistar. 

Además, LaLiga no cierra las puertas a las grandes tecnológicas para que consigan los nuevos derechos televisivos para los próximos tres años (a falta de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia dé validez a esta modificación). Javier Tebas siempre ha mostrado su intención de que Amazon o Netflix emitan los partidos de la competición doméstica, algo que rompería el mercado actual.

Según un estudio realizado por la propia competición, el crecimiento de abonados en el fútbol español podría incrementarse hasta en un 50%. A cierre de la temporada 20/21, se contabilizaron hasta 2,4 millones de abonados que pagan a Telefónica y Orange por ver la competición liguera y la Champions League. LaLiga cree que podrían llegar hasta los 4,5 millones si el modelo televisivo fuera diferente. 

Telefónica aguarda movimientos

Mientras tanto, Telefónica no quiere entrar en una guerra innecesaria. La empresa de telecomunicaciones se ciñe al discurso de su presidente en España, Emilio Gayo: se decidirá acudir o no a la nueva subasta una vez que se conozcan todos los detalles del pliego escrito por LaLiga.

La compañía de telecomunicaciones siempre ha apostado decididamente por el deporte rey en España, pero de haber unas modificaciones que no convengan a los intereses de Movistar explorarán otras alternativas del mercado. “Debemos rentabilizar nuestros derechos”, explican fuentes de Telefónica.

Con todo, las especulaciones sobre cuál será el encargado de llevar los partidos a los televisores españoles siguen disparándose. Los analistas de Banco Santander dan por hecho que Telefónica terminará por realizar una oferta, si bien es cierto que será “una oferta conservadora”.

“Dada la actual segmentación del mercado español, Telefónica tiene una posición muy sólida en el segmento de gama alta, creemos que la empresa está fuertemente incentivada para continuar controlando los derechos del fútbol español, ya que tiene los derechos de la Liga de Campeones”, señala el informe emitido recientemente por el banco.

El último desembolso que hizo la empresa de telecomunicaciones fue de 980 millones de euros por el ciclo que expira en 2022, vigente desde 2019. LaLiga sigue siendo muy optimista y prevé que esta nueva subasta tenga mayores réditos a pesar del frenazo que ha supuesto la pandemia en el fútbol europeo y mundial. 

Orange también se ha posicionado en contra en numerosas ocasiones por las cantidades que tiene que pagar para ofrecer los partidos de LaLiga y la Champions League, aunque tampoco ha cerrado la puerta a seguir emitiendo las competiciones futbolísticas a partir del próximo año.

Te puede interesar

Comentar ()