Economía | Empresas

Los trabajadores plantean una dura batalla en el ERE de Vodafone y no descartan movilizaciones

La compañía asegura que la situación actual cuestiona la viabilidad del negocio en el futuro

La sede de Vodafone España en Madrid.

La sede de Vodafone España en Madrid. ep

Los trabajadores de Vodafone España no van a aceptar, de primeras, el ERE que ha propuesto la compañía de telecomunicaciones para más de 500 empleados, lo que supone un 12% del total.

Desde que ayer la empresa anunciara el expediente de regulación de empleo, se abre un plazo de quince días para fijar una mesa negociadora, en la que la filial de Vodafone presentará a los sindicatos la memoria técnica detallada y se debatirán las exigencias de los trabajadores.

Por tanto, según el calendario que manejan tanto los sindicatos como Vodafone a finales de octubre se debería conocer el resultado definitivo de los nuevos despidos que prepara la compañía “por la tendencia del mercado en el sector de las telecomunicaciones y por la necesidad de mejorar su rendimiento operativo acelerando su estrategia de transformación digital”.

Pero antes de que se produzca la fumata blanca, se prevén intensas negociaciones entre ambas partes ya que los trabajadores rechazan tajantemente el despido masivo de 515 personas que propone la empresa de telecomunicaciones en España. 

Fuentes sindicales explican a este periódico que “rechazan por completo” la proposición de ERE de Vodafone y recuerdan que el sector de las telecomunicaciones “ha sido el más golpeado en poco tiempo”, haciendo alusión al ERE de Orange o a las prejubilaciones que ha venido realizando Telefónica. Por eso, no dudan en “organizar movilizaciones para velar por nuestros derechos”, afirman las mismas fuentes 

UGT, por su parte, ya ha manifestado su descontento con el expediente de regulación y cargó duramente en un comunicado contra la directiva de la compañía. El sindicato acusa a la cúpula de “ocultar la gestión de sus dirigentes que no es capaz de reconducir». 

Respecto a los pormenores de la negociación, al ERE solo podrán inscribirse aquellos empleados que pertenecen a la filial española. Es decir, aquellos trabajadores que trabajen en territorio nacional pero que estén contratados por la matriz, como es el caso de la parte tecnológica, no estarán afectados. 

Garantías

Por su parte, fuentes de la compañía indican a este periódico que “el proceso se llevará a cabo con todas las garantías y el compromiso de abordar la negociación  con la determinación de llegar al mejor acuerdo posible tanto para los empleados como para la  empresa. 

A su vez, recuerdan que la decisión de iniciar este procedimiento se justifica por razones económicas, productivas y  organizativas, y está incentivada por la tendencia del mercado en el sector de las telecomunicaciones y por la necesidad de mejorar su rendimiento operativo acelerando su  estrategia de transformación digital.

Cabe recordar que Vodafone España ya realizó otro ERE de casi mil personas en 2019. En la lista definitiva figuraron 916 salidas, con 82 prejubilaciones. Aquel expediente de regulación supuso la marcha de casi el 18% de la plantilla, que por aquellos entonces ascendía a los 5.165 asalariados.

Miles de puestos perdidos

Como señalan los sindicatos, la situación de las empresas de telecomunicaciones es muy delicada a nivel laboral. Desde 2015, las grandes operadoras han pasado de tener 42.000 empleados contratados de manera directa a 29.700 en 2020, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Por ejemplo, Telefónica ha perdido en los dos últimos ejercicios registrados (desde 2018 a 2020) alrededor de 2.500 empleados. En concreto, la filial española cerró a 31 de diciembre de 2020 con un total de 22.978 empleados. A finales del 2018, la empresa tenía una plantilla en nuestro país de 25.474 personas. Fue el paso del 2018 al 2019 cuando más bajas se notificaron ya que, concretamente, se produjeron 2.383.

Te puede interesar

Comentar ()