Economía | Empresas

¿Por qué es casi imposible que Sánchez cumpla su promesa para bajar la factura de la luz?

Los altos precios del gas en el mercado mayorista imposibilitan el deseo del Gobierno

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno EFE

“Los españoles pagarán a final de año un importe similar al que lo hicieron en 2018”. Pedro Sánchez reiteró una vez más su promesa de que los españoles verán en diciembre una ostensible rebaja en su factura de la luz este jueves durante la entrevista que concedió a La Sexta. 

A pesar de que los precios de la electricidad en el mercado mayorista siguen disparándose y que el gas continúe en máximos históricos, el líder del Ejecutivo no se baja de su discurso que inició hace poco más de un mes y cree que el recibo eléctrico será parecido al de hace tres años.

Aunque el Gobierno ha eliminado o rebajado varios de los impuestos que figuran en la factura de la luz, fuentes del sector eléctrico consideran que es “técnicamente imposible” de llegar a las cifras que vimos a finales de 2018.

Si bien es cierto que el Gobierno aprobó la reducción del IVA al 10% y eliminará otros gravámenes como el de la generación a la energía eléctrica, la crisis que se vive en los mercados mayoristas dificultará que se alcance el objetivo marcado por el Ministerio de Transición Ecológica.

“Se han limitado y eliminado impuestos, pero la realidad es que las medidas que ha impuesto el Gobierno no afectan al mercado gasístico”, explican las fuentes consultadas por este periódico. “Los diferentes Reales Decretos aprobados por Pedro Sánchez y el resto de ministros cercan unos beneficios inexistentes a las energías nucleares o renovables y no ataja la tensión que se vive en el precio del gas”, añaden.

 Y es que, los precios del gas natural se han venido disparando durante las últimas semanas alcanzando revalorizaciones históricas. Por ejemplo, a principios de año, el megavatio a la hora del gas natural era de 19,07 euros y a principios de octubre se han tocado los 117 euros por MWh. Y lo peor está por llegar puesto que los futuros de dicha materia prima auguran el pico más alto entre febrero y marzo del año que viene.

Los analistas de Alea Soft advierten que los niveles bajos de las reservas de gas y la oferta insuficiente para cubrir la demanda favorecieron la tendencia ascendente registrada por los precios de los futuros del gas durante todo el tercer trimestre de 2021. 

Una bajada histórica

Con este panorama, Pedro Sánchez, a pesar de las medidas aprobadas en Consejo de Ministros y en el Congreso de los Diputados, se encomienda a una bajada histórica del precio de la luz de aquí a final en los mercados mayoristas.

De acuerdo a los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el encarecimiento del coste de la luz para los hogares se ha comido las medidas adoptadas por el Gobierno para abaratar el recibo eléctrico. El precio de la factura a impuestos constantes subió un 13,2% en septiembre mientras que las diferentes leyes adoptadas por el Ejecutivo, según apuntan fuentes del sector, evitan cada mes una subida del 20%. 

Pero, según los datos del INE, el recibo eléctrico acumula un incremento interanual que asciende hasta el 35%, marcando registros históricos tras finalizar el pasado mes de septiembre.

Por tanto, y teniendo en cuenta que las medidas para mitigar la escalada del precio de la luz no se hicieron efectivas hasta agosto, fuentes del sector apuntan que para que se lleguen a los niveles que vimos durante 2018, el precio mayorista de la luz debe bajar, al menos, un 30%. Una cifra que parece muy complicada que se produzca ya que, como se mencionaba anteriormente, los futuros del gas y de la electricidad anticipan que el coste por megavatio seguirá tensionado hasta la próxima primavera.

La organización de consumidores Facua ha realizado recientemente un estudio y explica que la factura eléctrica se ha disparado aún más en los primeros siete días de octubre y de mantenerse los mismos precios durante todo el mes el usuario medio pagaría 135,57 euros, un 109,8% por encima de los 64,61 euros de hace un año. 

En este sentido, Facua tiene serias dudas de que «el Gobierno logre cumplir el objetivo anunciado por Pedro Sánchez de que al finalizar 2021 los consumidores hayan pagado el mismo importe que en 2018 una vez descontada la subida del IPC».

Entre enero y septiembre, según los datos de Facua, la subida con respecto a los primeros nueve meses de 2018 alcanzó el 7,9% para el usuario medio, porcentaje que aumentará en octubre. De enero a septiembre de 2021, el usuario medio pagó por su factura mensual una media de 82,17 euros. En el mismo periodo de hace tres años se situó en 76,14 euros -en todo el año fueron 77,18 euros-.

Con este escenario, según cálculos del sector eléctrico, el recibo de la luz llegará a finales de año con un incremento por encima del 10% respecto al año pasado.

A pesar de dicha subida, las fuentes consultadas indican que “son bastante positivas en plena escalada de precios y en un escenario completamente desfavorable” por lo que consideran “plausibles” las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. 

Te puede interesar

Comentar ()