Economía

El FMI advierte: un plan fiscal poco creíble puede dar la vuelta a la recuperación

El informe llega en un momento en el que las previsiones económicas del país han sido puestas en duda, y en pleno debate sobre la reforma fiscal

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. Alberto Ortega / Europa Press

El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que la recuperación económica tras la pandemia puede darse la vuelta, o, al menos, interrumpirse o retrasarse si los países europeos trazan planes fiscales que no sean creíbles, demasiado fuertes, e incluso que se comuniquen mal. La institución lo indica así en su último informe sobre la recuperación en Europa, que ha publicado este miércoles.

El documento no hace referencia específicamente a España en este apartado, pero llega en un momento en el que las previsiones económicas del país han sido puestas en duda (este mismo jueves Calviño ha tenido que defenderse de acusaciones al respecto en el Congreso) después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) revisase en más de un punto el crecimiento nacional del segundo trimestre.

La semana pasada, el Fondo rebajó en medio punto su previsión de crecimiento para este 2021, hasta el 5,7%, frente al 6,2% que pronosticó en julio. En el informe de este miércoles se desvela que se trata del mayor recorte de toda la Unión Europea. Para 2022, la institución mejoró su previsión de crecimiento para España en seis décimas, hasta el 6,4% y frente al 5,8% al que apuntaba en junio, es decir, que decidió retrasar al próximo año parte de la recuperación que se esperaba que el país experimentase este 2021.

Además, la Comisión Europea está valorando cuándo y cómo vuelve a implantar sus reglas fiscales, esas normas que exigían a los países controlar su exceso de déficit y deuda pero que suspendió para permitir a los países gastar más durante la pandemia. Ahora mismo, España tiene ambos indicadores muy por encima de los límites habituales de Bruselas, y planea seguir así varios años más.

Por otro lado, en España el debate sobre la reforma fiscal está encima de la mesa. El Gobierno planea llevar a cabo una remodelación de sus impuestos el próximo año, después de escuchar las consideraciones del comité de expertos que ha nombrado y que las dará a conocer en febrero.

Por esa razón, el PSOE ha convencido a Podemos de dejar, por ahora, de lado las subidas del IRPF que la formación morada quería incluir en los presupuestos generales del Estado de 2022. A cambio, Unidas Podemos sí ha conseguido la creación e inclusión en los PGE de un tipo mínimo del impuesto de sociedades, que se ha fijado en el 15%.

Unos planes poco creíbles podrían reducir la confianza y ralentizar o incluso dar la vuelta a la recuperación»

fondo monetario internacional

El FMI no entra en estos pormenores, pero sí expresa su visión sobre la necesaria implementación de planes fiscales y sobre el déficit. «La formulación de planes de consolidación fiscal a medio plazo es necesaria para afianzar las expectativas del mercado sobre vías que se tomarán para [reducir] la deuda pública», apunta.

«Al mismo tiempo, unos planes fuertes y poco creíbles, descoordinados, o mal comunicados podrían reducir la confianza y ralentizar o incluso dar la vuelta a la recuperación», añade.

Las ayudas deben limitarse a empresas viables

La reducción del déficit de las potencias europeas también preocupa al organismo, que incide en que los programas de apoyo surgidos con la pandemia deben limitarse ya a las empresas viables de los sectores afectados y a los hogares más vulnerables. Al menos, mientras continúe la situación actual, con la incidencia acumulada reduciéndose a pesar de las ya recurrentes olas de infección.

«Atendiendo a las políticas actuales, se espera una gran reducción del déficit en 2022 pero necesita seguir examinándose», observa. En el caso de España, el FMI estima que el déficit seguirá por encima del 4% hasta al menos 2026, el último año al que llegan sus previsiones, lo que supone que el país mantendrá el mayor déficit entre las grandes economías europeas al menos hasta esa fecha.

Con respecto a los fondos europeos que la Comisión Europea promueve para sacar al continente de la crisis del coronavirus, y que inyectarán 750.000 millones de euros a los países miembros (entre ayudas directas y préstamos a devolver), el informe solo solo una referencia, limitándose a apuntar que las transferencias de los próximos años permitirán invertir en digitalización y en un crecimiento «más verde y más equitativo».

Te puede interesar

Comentar ()