Economía | Empresas

Más de 5,5 millones de personas aún no tienen acceso a Internet en España

El 33% de las personas de la España Vaciada carecen de fibra óptica

Montaje de una torre de telecomunicaciones

Montaje de una torre de telecomunicaciones en Perú. Telefónica

España, a pesar de ser uno de los países que está en la vanguardia, tiene aún a más de 5,5 millones de personas que no tienen acceso a Internet, según cifras ofrecidas por Eurona. De acuerdo al informe, ‘Cómo la España Vaciada llena su tiempo en internet’, el 88,1% de la población de nuestro país tiene puntos de acceso, por lo que 5,6 millones de españoles no pueden conectarse de manera regular.

Esta cifra supone un ligero retroceso si se comparan con los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ya que en 2019 el 91% de los españoles sí tenían conexión de manera diaria. 

Con todo, España cuenta con una conectividad media elevada dentro de la Unión Europea, con una cobertura general “de red fija de muy alta capacidad”%, solo después de Malta, Dinamarca y Luxemburgo, según la Comisión Europea.

El problema de la España Vaciada

Las cifras son más preocupantes si se analiza la situación de la España Vaciada. En el estudio, se observa cómo la escasez de infraestructuras de telecomunicaciones provoca en las zonas rurales una brecha visible en los gráficos que lleva a sus habitantes a ir un paso por detrás del total de la población en las principales métricas.  Según los datos, un 78,3% de la población rural tenía Internet en casa en 2020, lo que supone un total de 3,88 millones de personas. 

Según el dossier, España Vaciada está ocupada por unos cinco millones de personas, por lo que hay 1,2 millones de personas de las zonas rurales que no pueden tener acceso a conectividad de Internet. 

Según Fernando Ojeda, CEO de Eurona, “solo tomando el pulso a los habitantes de las zonas rurales, conociendo su comportamiento, sus rutinas, sus dinámicas y sus requerimientos habituales a partir de datos reales, podremos ofrecerles las mejores soluciones como las que trae de la mano la tecnología satélite. Y es que problemas tan acuciantes como la despoblación no solo obligan a las administraciones sino también al sector privado y a la sociedad a poner también de su parte. Así, este informe busca ser una ayuda, la carta sobre la mesa que Eurona pone en su campo de especialización para equilibrar la balanza de oportunidades entre el mundo rural y el mundo urbano”.

El déficit de fibra en la España Rural

Como se subrayaba anteriormente, España es uno de los países que tiene una de las conexiones con más calidad en toda Europa. De hecho, el desarrollo de la conectividad cableada y sus infraestructuras se mantiene firme en territorio Europeo, con España en posiciones de cabeza y con la fibra óptica más potente de Europa.

Cerca del 82% de las conexiones de banda ancha son a través de FTTH, una cifra muy superior a la media europea, por debajo del 30%. Además, cuenta con importantes planes gubernamentales de despliegue y desarrollo por parte de los principales operadores para elevar esa cifra hasta una cobertura de fibra óptica cercana a la total. 

Las perspectivas para los próximos años son inmejorables y según la agencia Moody’s España será el único país que tenga el 100% de sus hogares conectados por esta tecnología de banda ancha fija. 

A pesar de que España lidera el ranking en fibra óptica en Europa, las zonas rurales de nuestro territorio aún no tienen una conexión de calidad. Según el estudio realizado por Eurona, el 33% de los hogares en estas regiones aún carecen de cobertura de fibra.

Así, la fibra óptica es la tecnología mayoritaria (66%) a través de la cual la población en su conjunto accede a Internet, mientras que el ADSL está cada vez más en desuso (15,4%). La diferencia es significativa si se compara con la tendencia en el mundo rural. 

Además del uso de las tecnologías ya mencionadas en el hogar, el 36,9% de la población rural también afirma hacer uso de Internet sin cables en su día a día, tanto dentro como fuera de su domicilio, un porcentaje que asciende al 42,7% en el caso de la población total.

La pandemia también influyó en la conectividad en la España Vaciada. Según el estudio, casi la cuarta parte (un 21,7%) de los habitantes de los municipios de menos de 5.000 habitantes todavía no tenía acceso a Internet cuando les sorprendió la pandemia. Así, mientras la fibra óptica es la tecnología más utilizada (66%) por el conjunto de la población para acceder a Internet, lo cierto es que solo un 33% de la población rural tiene acceso a ella.

Te puede interesar

Comentar ()