Economía | Hacienda

La pandemia deja al Gobierno sin 500 millones de recaudación por El Gordo de Navidad y las loterías

La popular administración de 'Doña Manolita' celebra un premio de la Lotería de Navidad

La popular administración de 'Doña Manolita' celebra un premio de la Lotería de Navidad

Comprueba aquí tu décimo de la Lotería de Navidad 2021

Los españoles, debido a la crisis del coronavirus, han aparcado la cantidad de dinero que antes destinaban a los juegos de azar.  En 2020 se jugaron 6.771 millones de euros en juego real, es decir, la diferencia entre las cantidades jugadas y los premios. Esto supone un descenso del 33,2% respecto a los 10.220 millones de euros registrados en 2019, según los datos extraídos del Anuario del Juego en España, presentado esta misma semana. 

Esta caída, al haber estado condicionada por la Covid-19, se ha concentrado principalmente en el juego presencial (-37%). Este retroceso en las cantidades apostadas ha supuesto un recorte en los ingresos en los diferentes juegos y, por tanto, el Gobierno sufre un boquete considerable por no recibir los impuestos pertenecientes a juegos como la Lotería de Navidad, la Quiniela o la Primitiva. 

Menos juego en el Gordo

Por ejemplo, durante el año pasado, los españoles solo jugaron 641 millones de euros en el sorteo del Gordo de la Navidad, muy lejos de los casi 1.000 millones que se apostaron para este histórico juego, celebrado el 22 de diciembre. Lo mismo ocurre con las Loterías primitivas: durante el 2019 se jugaron un total de 1.715 millones de euros por los 1.367 millones de euros del pasado 2020. Los boletos de la ONCE también sufrieron un importante revés en cuanto a recaudación ya que se pasaron de los 1.062 millones a apenas 683 millones de euros. 

Alejandro Landaluce, Director General de CeJuego, dijo que “el sector del juego ha sido uno de los que más restricciones ha sufrido a lo largo del último año, y no ha gozado de los privilegios a nivel de ayudas que han tenido otros. Fuimos de los primeros sectores en cerrar, y de los últimos en abrir, y nuestros empleados han tenido que mantenerse en ERTE ante la imposibilidad de desarrollar su trabajo. Actualmente, de hecho, un 10% de los salones de juego se encuentran todavía cerrados o tienen serias dificultades para volver a abrir”.

En total, según el estudio realizado por Cejuego se contabilizó un juego real de 7.673 millones de euros contabilizando las apuestas de Lotería de Navidad, El Niño, Lotería Semanal, Primitiva y Quinielas. Con estas cantidades, el Estado recaudó casi 2.000 millones de euros en concepto de impuestos. 

En concreto, 41 millones procedieron de impuestos y tasas especiales sobre el juego, 492 millones de impuestos comunes (sociedades, IAE…) y 1.452 millones llegaron de las aportaciones directas de beneficios al Estado (cobro por premios). Esta pérdida de apuestas en este tipo de juegos supusieron un boquete de casi 500 millones de euros para las arcas del Estado. 

Además, el Estado tuvo que hacer frente a una partida extra de 898 millones de euros para las comunidades autónomas previsto en el fondo Covid para compensar los descensos de recaudación de los impuestos cedidos, entre ellos el juego.

Impacto de la Covid-19 en el empleo

El empleo en el sector del juego ha sido especialmente vulnerable a las circunstancias vividas y se ha visto afectado por las restricciones impuestas para controlar la epidemia. Por esta razón, uno de los principales datos a tener en cuenta del Anuario del Juego en España 2021 es el impacto que esta bajada del juego real ha tenido sobre sus trabajadores. 

Actualmente el sector del juego da empleo en España de manera directa a 85.361 personas, de las cuales más de 47.000 trabajan en el sector del juego privado. De manera indirecta, este sector genera 175.000 empleos cada año, algo que en 2020 se redujo a apenas 130.000. La mayoría de estos puestos (más de 38.000), están relacionados con la hostelería.

La mitad de los empleados de las empresas de juego de entretenimiento estuvieron en ERTE durante el estado de alarma. Las plantillas se redujeron prácticamente a los puestos de mantenimiento mecánico y administrativo de las operaciones e instalaciones.

Te puede interesar

Comentar ()