Economía | Empresas

Sólo un 15% de los consumidores prevé gastar en Navidad más que antes de la pandemia

Entrada a una tienda de ropa.

Entrada a una tienda de ropa. EP

La situación de incertidumbre generada por la nueva variante ómicron y el incremento generalizado de los precios está poniendo en cuarentena las previsiones de consumo para un cierre del año que estará marcado por la tensión en el sector del transporte de mercancías por carretera.

Según un estudio elaborado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), sólo un 15% de los encuestados prevé aumentar su presupuesto estas navidades con respecto a la etapa previa a la pandemia. A pesar de las cifras de ahorro acumulado, la actual situación hace que muchos midan muy bien los gastos en las próximas fechas. El estudio refleja, eso sí, que un 51% de los consumidores prevé volver a niveles previos a la crisis sanitaria.

Si miramos a 2020, el informe recoge que un 58% prevé mantener el mismo nivel de gasto que el año pasado, mientras que otro 25% lo aumentará. Según la patronal, la comida, los regalos y los juguetes serán las partidas a las que más se destinará esté aumento del presupuesto.

Pero aunque la confianza de los consumidores ha aumentado en los últimos meses, la crisis sanitaria sigue condicionando los hábitos de los compradores. En este sentido, un 44% asegura que piensa quedarse más tiempo en su domicilio que antes de la crisis sanitaria.

Entre las principales razones, los motivos económicos o para evitar contagios. Este último punto favorecerá, según el informe, el crecimiento del comercio digital. De hecho, cuatro de cada diez compradores pretende incrementar su volumen de compras por Internet. Aunque la incertidumbre se mantiene, desde la patronal creen que las altas tasas de vacunación permiten respirar un mayor optimismo de cara al cierre del año.

Escenario inflacionista

Por contra, la Confederación Española de Comercio (CEC) pone la alerta sobre el escenario inflacionista con el que se encara la campaña navideña. En este sentido, aseguran estar «preocupados» porque algunos negocios concentran en estas fechas hasta el 60% de su facturación anual.

Aunque sus estimaciones pasaban por una recuperación del 90% en el último trimestre del año respecto a la facturación de 2019, ahora creen que dichas previsiones pueden verse lastradas por el crecimiento de los contagios así como por el alza del IPC. No en vano, en el mes de noviembre ha alcanzado el 5,6%, el nivel más alto desde septiembre de 1992.

Al margen de eso, el sector también se tienta las ropas por el aumento de los costes que están teniendo que afrontar tanto en el ámbito energético como en el de las materias primas. Tanto pequeñas y medianas empresas como autónomos del comercio pueden ver lastrada su recuperación por estos factores.

Según un informe de OBS Business School, «la crisis de la cadena de suministro y la cadena logística puede generar subidas de precios y falta de stocks estas navidades, sobre todo en los comercios más pequeños, que no tienen la posibilidad de adelantar sus pedidos, los cuales están demorando más de lo habitual».

Restricciones e impacto en el consumo

En el plano estrictamente sanitario, los comerciantes mantienen la incertidumbre por las posibles restricciones que las Comunidades Autónomas pueden imponer a la actividad para frenar una nueva ola de contagios a las puertas de la navidad. En este sentido, avisan de la repercusión directa que dichas limitaciones pueden tener sobre el nivel de consumo en unas fechas tan marcadas.

Si finalmente la repercusión de las nuevas variantes no es tan grave, las empresas del gran consumo se muestran convencidas de que 2022 será el año de la recuperación. De hecho, el 69% de las empresas de distribución de productos de gran consumo augura que el próximo año será de crecimiento.

Un 6% de las empresas piensa que su cifra de negocio caerá en el próximo ejercicio

Según un barómetro sectorial realizado también por la patronal Aecoc, el 50% de la distribución proyecta un crecimiento por encima del 4% en su cifra de negocio para el año que viene y un 19% cree que mejorará su facturación entre un 1% y un 3%.

Por contra, el 31% no es tan optimista. Un 25% de las empresas de la distribución consultadas prevé que su facturación se mantenga estable y un 6% piensa que su cifra de negocio caerá en el próximo ejercicio.

Al margen de eso, la distribución del gran consumo cree que podrá cerrar el año con unos niveles de venta similares a los de 2020. Según los datos de NielsenIQ presentados hace unos días, las ventas del sector hasta octubre fueron un 0,3% inferiores a las del año pasado y proyecta un crecimiento del 0,4% para el cierre de 2021.

Te puede interesar

Comentar ()