Economía | Empresas

Farolas, carriles bici o electrolineras: el sector turístico estalla por el reparto de los fondos europeos

La patronal Exceltur cree que los 169 proyectos dotados con 615 millones de euros no servirán para transformar el sector

Pasajeros con sus maletas en las instalaciones de la Terminal T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EUROPA PRESS

El primer reparto de 615 millones de fondos europeos Next Generation para el turismo ha sido acogido con «profunda desilusión» por parte de los empresarios de sector. Según denuncia la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), la mayor parte de ellos se han concentrado en localidades de interior y no tendrán una verdadera capacidad transformadora.

Esta primera remesa de millones comunitarios llega a través de un programa de Planes de Sostenibilidad Turística en Destinos que, tras dos ediciones, ha tenido una convocatoria extraordinaria financiada de manera íntegra con fondos europeos y no con el presupuesto propio de las administraciones implicadas.

Sin embargo, varios de los 169 proyectos que han recibido hace pocas semanas el visto bueno de la Conferencia Sectorial de Turismo -en la que participan el Gobierno y las Comunidades-no convencen en absoluto a la patronal. Según denuncian, «hay un elevado número de municipios beneficiados con importes insuficientes para afrontar una verdadera transformación competitiva de calado en su oferta turística».

Asimismo, desde Exceltur consideran que esos recursos apenas tendrán capacidad de generar un impacto relevante sobre el conjunto del sector turístico español. En su opinión, los grandes destinos del sol y playa español «tienen mayores retos y dificultades estructurales pendientes de fondos desde hace décadas». Y es ahí donde creen que debería volcarse el dinero comunitario en las próximas convocatorias.

«Nuestra sugerencia para los segundos tramos que quedan por adjudicar es que se puedan priorizar los fondos en pocos proyectos más que en un menudeo de reparto en proyectos de poco calado», explicaba este jueves José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

Precisamente, el Gobierno hace gala de que sólo en los proyectos que gestionarán las entidades locales figuran 84 destinos rurales «en los que se pretende que el desarrollo de la actividad turística dinamice la economía local, ejerciendo su capacidad tractora sobre otros sectores como el agroalimentario, y contribuyendo así a generar empleo y fijar población». Sin embargo, Exceltur critica que a los destinos de interior se destine un 58% de los fondos mientras que el Mediterráneo y las islas concentran el 60% de la oferta turística.

Según consta en el d0cumento publicado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, localidades como Fuerteventura han presentado proyectos de rehabilitación de senderos y miradores, carriles bici o programas de sostenibilidad energética para playas de la isla. En Montuy (Huesca) se prevé construir aparcamientos disuasorios e instalar puntos de recarga para vehículos eléctricos.

En Cangas del Narcea (Asturias), parte del proyecto prevé equipar con iluminación eficiente el casco histórico de la localidad. Y en la localidad de Llanes se procederá al cierre perimetral del campo municipal de Golf «para evitar daños en la fauna cinegética».

Por otro lado, la patronal exige un PERTE específico para el turismo con el de la automoción y critica «la inexistente participación del sector privado en la discusión de los criterios de orientación, gobernanza y evaluación de los fondos». En este sentido, se quejan de que no se ha favorecido la aportación adicional de recursos de inversión privada que podrían multiplicar los fondos Next Generation asignados. Según su opinión, los empresarios serían capaces de plantear proyectos de mayor envergadura con la aportación de capital privado.

«La inversión que aprobamos hoy, y que reeditaremos en 2022 y 2023, hará a nuestros destinos más competitivos, avanzando hacia un modelo más respetuoso con el medio ambiente, digital, accesible para todos y cuyos beneficios repercutan tanto en el sector como entre la población residente», defendió la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante la presentación del plan.

En cambio, Exceltur cuestiona si hasta un 30% de estos proyectos ya aprobados no tendrían que haber sido sufragados con fondos europeos gestionados por ministerios más próximos al fin último de los programas, como Transición Ecológica, Transportes o Economía.

Entre los planes que contarán con una mayor dotación económica está la ciudad de Madrid, que recibirá 10 millones de euros para implementar un programa integral de transformación digital, instalar una electrolinera en la Plaza de Canalejas y crear el Centro de Interpretación Plaza de España.

506 solicitudes

Entre la lista de proyectos seleccionados de las 506 solicitudes presentadas está la instalación de una red de sensores de ruido en Manresa (Barcelona). Asimismo, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares (Madrid), empleará los fondos para instalar alumbrado público eficiente en la Plaza de San Lucas.

El Consistorio de Alcoy (Alicante) también renovará los alumbrados por otros más eficientes y colocará embellecedores en los equipamientos públicos turísticos del municipio. Por su parte, Torrevieja también creará una infraestructura ciclista, instalará iluminación sostenible y puntos de recarga de vehículos eléctricos. En el Condado de Paratanda (Pontevedra) también está previsto desarrollar un plan de iluminación eficiente en la localidad.

El programa de Planes de Sostenibilidad Turística en Destino tiene como objetivos generales apoyar a los destinos turísticos españoles, cualquiera que sea su escala y el tipo de demanda al que responda, en su proceso de transformación hacia hubs o polos de innovación turística capaces de integrar en su oferta la sostenibilidad medioambiental, socioeconómica y territorial, y de desarrollar estrategias de resiliencia frente a los nuevos retos del ecosistema turístico.

Entre los resultados que el departamento que dirige Reyes Maroto espera de este programa está «mejorar los destinos turísticos invirtiendo en la mejora de su competitividad para que puedan ejercer un efecto tractor sobre la demanda turística y un efecto dinamizador del sector turístico privado». Algo que en absoluto comparten los empresarios.

Por otro lado, también busca «incorporar de manera efectiva la sostenibilidad y la digitalización en la gestión de los recursos, infraestructuras y productos turísticos de los destinos; diversificar la oferta de destinos turísticos para contribuir a generar oportunidades de empleo y actividad, redistribuir la renta turística y favorecer la cohesión territorial y la desconcentración de la demanda, en particular en las zonas rurales, así como propiciar la desestacionalización y mejorar el capital natural del sistema turístico».

Te puede interesar

Comentar ()