Economía | Empresas

El Mobile vuelve a lo grande con las fusiones de operadoras y el metaverso de fondo

25 February 2019, Spain, Barcelona: Claudia Nemat, Member of the Board of Management of the German telecommunications company Deutsche Telekom AG, responsible for Technology and Innovation, speaks during a press conference at the Mobile World Congress (MWC). Photo: Clara Margais/dpa (Foto de ARCHIVO) 25/2/2019 ONLY FOR USE IN SPAIN

Barcelona será la capital mundial de la tecnología y las telecomunicaciones con la llegada del Mobile World Congress. Lo hace tras dos años de pandemia. En 2020, el evento se canceló días antes de que se declarara el estado de alarma en España mientras que en 2021 se celebró a medio gas por la no participación de las gigantes del sector.

Lo hace, además, con un contexto tremendamente parecido dentro del sector de las telecomunicaciones que no cesa en sus logros en la innovación, pero que también lo hace entre rumores de consolidación. Fue en 2020 cuando ya se oían tambores de consolidación en el mercado europeo y español con un posible matrimonio entre Vodafone y MasMóvil, que finalmente se frustró. Dos años después, las conversaciones entre los diferentes protagonistas se han intensificado y el mercado da por hecho que se producirán grandes operaciones. En 2020 hablábamos del 5G como casi una realidad. Hoy, ya lo es y el mundo aspira a un metaverso que parece a la vuelta de la esquina.

Con todo, Barcelona recobrará una anhelada normalidad que se corrobora con los datos de ocupación hotelera. La Ciudad Condal espera recibir a 60.000 personas dentro del recinto ferial, si bien es cierto que la vuelta de turistas internacionales es aún testimonial. La ocupación hotelera se ha incrementado hasta el 65%, unas cifras aún lejanas a las de otras ediciones, pero que dejan entrever que la crisis del coronavirus parece casi olvidada.

Empresarialmente hablando, el Mobile World Congress estará impregnado de un aroma a importantes cambios en el sector. Las empresas de telecomunicaciones siguen reduciendo sus ingresos y sus márgenes por la intensa competencia dejan en una situación más que complicada a las operadoras. En la actualidad, son más de una veintena las marcas que ofrecen paquetes convergentes con fibra, compitiendo fundamentalmente en precio. Mientras, las ofertas de móvil han ido aumentando sus volúmenes ofertados de tráfico de datos en tarifas de gamas media y alta, incluso por encima del consumo medio, lo que lleva a que cada vez más usuarios tengan suficiente con tarifas bajas o medias. Todo ello ejerce presión sobre los ingresos del sector en un contexto económico marcado por la incertidumbre generada por la pandemia.

“El sector de telecomunicaciones y medios está actualmente bajo una fase de “hipercompetencia” que está disminuyendo los ingresos agregados del sector y comprometiendo la rentabilidad de las inversiones futuras en redes de fibra y móviles 5G. Si bien España ocupa un lugar privilegiado en el desarrollo de infraestructura de comunicaciones -siendo uno de los países con más fibra hasta el hogar de Europa-, las futuras inversiones siguen siendo necesarias para seguir contribuyendo a la sociedad, la innovación, el cierre de la brecha digital y los nuevos modelos de negocio de alto valor añadido.” dijo Augusto Baena, socio de Communications, Media & Technology de Oliver Wyman durante la presentación del balance de las telecomunicaciones en 2021.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, también fue muy crítico con la situación actual y se lamentó de que “haya más operadoras en Europa que en China”. «Simplemente, no somos competitivos», se lamentó respecto al alto número de operadores en Europa, y ha recordado que Telefónica en España tiene «restringida» la capacidad de acción por su posición dominante.

La gran concentración de operadoras en Europa hace que, según cálculos de Oliver Wyman, el sector se deja 1.000 millones de euros por el camino, a pesar de que las inversiones no paran de crecer como en la fibra óptica. Según el informe, el despliegue de fibra hasta el hogar -FTTH por sus siglas en inglés- es un mercado al alza en Europa que alcanzará un valor de 125.000 millones de euros en todo el continente para finales de esta década. En España, líder europeo en despliegue de estas redes -con un 77% de la demanda ya instalada-, el valor del mercado ascenderá a los 16.000 millones de euros hasta 2030.

Del 5G al metaverso

Amén de los movimientos corporativos, los avances tecnológicos también van a copar las portadas del Mobile World Congress. a implementación de la 5G ya es una realidad, y supondrá ventajas para todos. Como explica Lola Burgueño, profesora de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC e investigadora del grupo Systems, Software and Models Research Lab (SOM Research Lab) del IN3, la 5G potencia la conectividad entre usuarios y dispositivos inteligentes. Gracias a ello, podemos transmitir más datos más rápidamente. «Lo que notaremos es que las posibilidades que ofrecen nuestros dispositivos y la magnitud de los entornos inteligentes y de las aplicaciones que estarán disponibles serán muy superiores», señala Burgueño.

Un ejemplo es la conectividad en espacios relativamente pequeños en los que se encuentren muchas personas conectadas a la vez. «Si vamos al campo del Madrid o del Barça y nos conectamos, con una buena cobertura de 5G gozaremos de un mejor servicio. Además, tiene menos latencia, lo que significa que el tiempo que transcurre entre que vemos algo en vivo hasta que nos llega el eco es menor. Esto mejora la experiencia, por ejemplo, en los videojuegos», indica César Córcoles, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC y miembro del grupo de investigación Technology Enhanced Knowledge and Interaction Group (TEKING).

El metaverso, esa palabra hasta hace pocos meses, será el gran atractivo de las compañías que pisarán durante varios días el suelo de la Fira de Barcelona. Telefónica, Orange, Vodafone, Huawei , Nvidia, SoftBank y un largo etcétera han anunciado novedades en su agenda para acercarnos al universo virtual que, poco a poco, parece más realidad que ficción.  Y no es para menos. Las razones económicas avalan a las compañías. Según un informe de Bloomberg Intelligence, el metaverso podría alcanzar un valor de 783.300 millones de dólares en 2024. 

“A corto y medio plazo, el uso del metaverso será probablemente escaso y limitado a metaversos centralizados, pero podemos esperar más activaciones de marketing con realidad virtual o realidad aumentada”, asegura Rudolf Rannegger, director general adjunto de MCI Spain & Portugal.

Actualmente, los sectores que más apuestan por el metaverso son el entretenimiento y los videojuegos, aunque cada vez empieza a estar más presente en el sector de la moda y en las empresas. Para estas últimas puede tener aplicaciones muy prácticas, como organizar reuniones de trabajo en la que todos compartan una oficina virtual conectándose desde casa. En este sentido, Ranneger afirma que “tras el cambio vivido de lo presencial a lo digital, la realidad aumentada o el metaverso debería ser una evolución natural de las experiencias digitales que se conocen a día de hoy”. 

Te puede interesar

Comentar ()