Economía

La fruta del verano, tres veces más cara: sandías y melones a precio de delicatessen

Melón y sandía cortados en rodajas

Melón y sandía.

Treinta y muchos grados, incluso ‘cuarenta y’. Nevera, azul -o roja- con el asa blanca, por supuesto. Llena hasta los topes de hielo, agua, todo los tipos de comida que pueda imaginar, y fruta, pero no una cualquiera: melón y sandía. Este es el clásico kit del español promedio para un día de playa, río o pantano, en el que las rodajas de sandía y melón son imprescindibles. Las propiedades de ambas las convierten en dos de las mejores armas para combatir el calor del estío, que cuando más se hace notar es precisamente durante la temporada de la sandía y el melón (de abril a septiembre, con julio como punto óptimo). Sin embargo, el coste de estas frutas en 2022 se ha triplicado, en junio del año pasado el precio de la sandía en origen era de 0,2€/Kg, ahora de 0,72€/Kg; y el del melón de 0,33€/Kg, ahora de 0,94€/Kg.

Según el precio consultado en las principales cadenas de supermercados en España, resulta complicado hacerse con una sandía o un melón sin pagar menos de dos euros el kilo. Esto pone la pieza de 5 kilos a más de 10 euros. Los motivos que han impulsado este subidón son principalmente la menor dedicación del campo español a estos cultivos después de dos campañas consecutivas de bajos precios y el ascenso en los costes agrícolas. Como consecuencia del descenso de producción de sandías y melones hay menos fruta en el mercado; precisamente cuando a causa del calor prematuro que derrite la península urge en el consumidor la demanda de estas frutas tan refrescantes, por lo que la ley de la oferta y la demanda aúpa aún más la valía.

La meteorología ha castigado durante la primavera los cultivos, que han visto disminuida su producción por los episodios de calor intenso anticipado y de abundancia de lluvias, lo que puede mermar la cosecha de sandía en un 50% y de melón en un 55% para esta campaña. Además, cabe destacar que el fenómeno de las altas temperaturas no es exclusivo de España, por lo que la demanda también ha incrementado en el plano internacional. Entre los mejores clientes de la sandía producida en Almería, región líder en la producción del fruto, son Alemania, Francia, Polonia y Países Bajos.

El director de la cátedra Coexphal-Universidad de Almería (UAL), Juan Carlos Pérez Mesa, señaló en declaraciones recogidas por Agrodiario que «normalmente los precios empiezan altos y acaban bajos, pero lo que llevamos de campaña, en abril y mayo, se han mantenido altos, con pequeños leves descensos solo en esta última semana».

El vertiginoso ascenso en el coste de los insumos es otra de las fichas que han golpeado el tablero del campo español para desencadenar este efecto dominó. Luz, carburante, fertilizantes, plásticos… todo es más caro para el productor, algo que repercute de manera irremediable en el consumidor. A la espera de la evolución durante este mes, las familias pagarán las sandías y los melones a su precio más alto desde marzo de 2008 y de 2009 respectivamente, tal y como indica el Observatorio de precios y mercados de la Consejería de Agricultura, Ganadería Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

Te puede interesar

Comentar ()