Economía

El Gobierno minimiza la repercusión de la subida de tipos para la economía española

Los tipos se situaron después de la última reunión de septiembre en el 1,25%

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, junto a la ministra de Economía española, Nadia Calviño, esta tarde en el encuentro del Eurogrupo en Luxemburgo.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, junto a la ministra de Economía española, Nadia Calviño, esta tarde en el encuentro del Eurogrupo en Luxemburgo. EFE

El Gobierno ya ha presentado los Presupuestos Generales del Estado de 2023. En total, 485.986 millones de euros para el año que viene. Esta cifra está basada en unas previsiones y una serie de posibles riesgos económicos. Uno de esos riesgos es el de la política monetaria. Sin embargo, el Ejecutivo minimiza la repercusión de una subida más intensa de los tipos en la zona euro.

El Gobierno considera que la intensificación de las subidas de tipos de interés en 2023 es uno de los riesgos que existen para que las previsiones marcadas, y por tanto los ingresos y gastos del presupuesto, no se cumplan tal y como las han presentado este jueves. En un escenario de subidas de precios más intensas o persistentes de lo que estima el Banco Central Europeo, la autoridad monetaria podría adquirir un tono más contractivo al previsto, aumentando el ritmo o la intensidad de las subidas de tipos de interés, lo que restaría crecimiento económico vía inversión y consumo en 2023, señalan en el informe presentado en el Congreso.

Sin embargo, matizan en el mismo informe que la economía española se encuentra en la actualidad menos expuesta a un endurecimiento de las condiciones monetarias que en el anterior ciclo de política monetaria restrictiva, “dado que la deuda privada se ha reducido notablemente frente a los niveles existentes en el pasado y se ha aprovechado el periodo de bajos tipos de interés para mejorar las condiciones de financiación de la deuda pública de España”.

El Banco Central Europeo (BCE) ha cambiado su discurso y ha tomado un tono más agresivo (más ‘hawkish’). Desde el pasado julio, su política monetaria se ha transformado en restrictiva con subidas de tipos después de once años. Así, en la primera reunión subió el precio del dinero en 50 puntos básicos y en la reunión de septiembre hizo un movimiento histórico: aumentó los tipos en 75 puntos básicos. De esta manera, el precio del dinero está ahora en el 1,25%. Los expertos aseguran que las subidas se mantendrán este año y el que viene.

La economía española se encuentra en la actualidad menos expuesta a un endurecimiento de las condiciones monetarias

Por otro lado, el Ejecutivo también señala que la reducción de ingresos no tributarios se debe, entre otros factores, al descenso de los ingresos por primas de emisión consecuencia de las subidas de tipos de interés. “Hay que recordar en este sentido que estos ingresos dependen de la salida al mercado de ampliaciones de emisiones pasadas con tipos más altos que los vigentes, que fue la situación característica de los últimos años”, explican. El hecho de que ahora los tipos aumenten resta atractivo a los títulos de años anteriores y con ello a la posibilidad de generar ingresos por esta vía. De hecho, aseguran que esta disminución ya se observa en lo que va de año: hasta julio estos ingresos cayeron más de un 46%.

Hace unos meses, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, aseguró que España y el Tesoro Público estaban preparados para l normalización de la política monetaria. De esta manera, la deuda pública española no presenta riesgos. Calviño asegura que “sólo el 15% de la cartera de deuda española está expuesta a la subida de tipos de interés al tener que refinanciarse este año”.

El programa de deuda pública de 2022 contempla una emisión bruta de 237.498 millones de euros, por lo que el 15% de refinanciación supondrá unos 35.624 millones euros. La vicepresidenta quiso alejar el escenario de una crisis de deuda porque el tipo medio de la deuda viva en circulación está por debajo del 1,6% dado que el Tesoro Público ha conseguido «un alargamiento histórico» de la vida media de la deuda hasta los ocho años y «se ha completado prácticamente el 60% del programa de financiación previsto para este año».

Te puede interesar

Comentar ()