Economía | Empresas

El gas, la electricidad y la gasolina volverán a comerse los ahorros de los españoles en 2023

Los futuros de las materias primas hacen presagiar otro año complicado en la energía

Diferentes tipos de combustible en una gasolinera

Diferentes tipos de combustible en una gasolinera EP

No habrá tregua. Si bien el Gobierno de España, con el inicio de la guerra en Ucrania, aprobó una serie de medidas para frenar los costes energéticos como el tope al gas, bonificar con 20 céntimos el litro de gasolina o aumentar la base de hogares que podrían acceder a ayudas en la electricidad para amortiguar los costes, 2023 volverá a ser extremadamente complejo.

Y es que, los futuros del gas y del petróleo, las dos materias primas fundamentales para que España y el resto de Europa pueda funcionar energéticamente hablando, apuntan a nuevas subidas para el año que viene. De hecho, y a pesar instaurado la excepción ibérica, el coste del megavatio a la hora del gas para 2023 se situará por encima de los 90 euros, según los datos del Mibgas, operador nacional.

Europa se enfrenta a un escenario inédito para el próximo año. Si bien durante este año no se han tenido que lamentar episodios de falta de suministro de gas, debido a que los países tenían sus almacenes relativamente llenos porque los depósitos se comienzan a rellenar en primavera, este 2023 será muy distinto. Ya lo han advertido desde Bruselas: Muchos países no tendrán el suficiente gas para afrontar el invierno de 2023. También lo corroboró el presidente de Enagás, Antonio Llardén, en una entrevista para este periódico.

Esto supondrá, por tanto, que la ley de la oferta y la demanda se cumpla en su máxima expresión y que el precio del gas vuelva a estar tensionado. Con Rusia bloqueada, Europa busca compras conjuntas, tal y como se han comprometido los ministros energéticos en la última reunión, que supondría abaratar de forma considerable el coste del gas natural.

Con todo, según los datos del Mibgas, el megavatio a la hora en enero se pagará a unos 88 euros, cifra que irá subiendo hasta los 94,01 euros hasta finales del próximo año. Es más, los futuros para el primer trimestre de 2023 el precio del gas natural se marcha hasta los 98 euros por MWh.

Un barril encarecido

El petróleo tampoco dará un respiro para el bolsillo de los españoles. Como se mencionaba anteriormente, el descuento de los 20 céntimos decae a partir del 1 de enero y, salvo sorpresa mayúscula, millones de usuarios no disfrutarán de las bonificaciones. Además, del adiós a esta ayuda, hay que sumar que los próximos meses tampoco invitan al optimismo para que llenar el depósito del coche sea más económico que este año.

Si bien el petróleo no estará tan caro como a mediados de año, que llegó a tocar los 124 euros, los expertos vaticinan que estará entre los 80 y 90 euros. «Los precios del crudo se mantendrán en torno a 80-90 dólares por ese tira y afloja de las distintas potencias y los intereses geopolíticos que hay», matizan fuentes del sector.

En el caso de Bank of America (BofA) su previsión es de 100 dólares para el barril de Brent y de 94 dólares para el barril de West Texas. Por debajo de los 100 dólares se encuentra la estimación que ha realizado Goldman Sachs, con un precio para el barril de Brent de 98 dólares y de 92 dólares para el West Texas.

JP Morgan, por su parte, fija el precio del crudo Brent en 96 dólares por los 90 dólares del barril de West Texas. La entidad que ha previsto que los precios del petróleo seguirán registrando presión bajista y cotizando en los 80 dólares el barril de Brent es Citi, que sitúa el barril de West Texas en 75 dólares.

La electricidad también será cara

España sigue dependiendo en exceso del gas natural a la hora de generar electricidad. A pesar del buen funcionamiento de las energías renovables, los episodios de altas temperaturas, pocas lluvias o falta de viento, condena a nuestro sistema a tirar de dicha materia prima para dotar de luz a nuestros hogares y tejido empresarial. De hecho, más del 25% de la generación viene del gas.

Por tanto, y con este escenario y a pesar de la entrada en vigor del tope al gas para generar electricidad, el coste del megavatio a la hora seguirá siendo caro. De acuerdo a los datos de MEFF (Mercado Español de Futuros y Operaciones Financieros), el MWh superará con creces los 140 euros.

Por ejemplo, los futuros negociados durante las últimas jornadas, para el tercer y cuarto trimestre el precio del megavatio a la hora rebasa los 220 euros, escenificando el momento complejo que vive el mercado energético en nuestro país.

Regalo de Navidad

Todas las malas previsiones se dan en pleno descenso de los precios energéticos, en concreto en la electricidad. El precio del megavatio a la hora se ha situado entre los 22 y 34 euros el megavatio a la hora, según los datos del operador Omie.

Esto se debe, principalmente, al gran funcionamiento de las energías renovables puesto que las altas temperaturas y el sol permite que la eólica y la fotovoltaica tiren de nuestro sistema.

No obstante, como recalcan fuentes del sector, dicha situación se diluirá con el paso de los días cuando llegue una nueva borrasca o llegue el frío intenso que se espera para las próximas semanas.

Te puede interesar

Comentar ()