Economía

Menos del 3% de las retiradas de efectivo son con 'cashback'

El 83% de las retiradas se hacen a través de los cajeros

Billetes de distintas cantidades.

Billetes de distintas cantidades. PIXABAY

El efectivo sigue siendo el método de pago más usado en España. A pesar del avance de la tecnología, los españoles prefieren tener dinero físico en sus bolsillos y pagar con él. No obstante, en muchas ocasiones y en muchos lugares obtener ese efectivo es una tarea complicada. Cada vez hay menos oficinas bancarias y menos cajeros automáticos. Por ello, la banca y las administraciones buscan soluciones. El ‘cashback’ (retirada de efectivo en comercio) es una de esas alternativas. Sin embargo, por el momento menos del 3% de las retiradas de efectivo son a través de este método.

Según los datos del informe del Banco de España ‘Uso del efectivo y de otros medios de pago: ¿cómo está cambiando la forma en que pagamos?’, cerca de un 3% de las retiradas de efectivo se realizan a través de los medios no tradicionales, como las retiradas en tienda. A pesar del porcentaje tan bajo, está muy cerca de las retiradas en las ventanillas de las sucursales, que se situaron en el 5%. Casi la mayoría de los ciudadanos accede al efectivo a través del cajero (el 83% de las retiradas son con ese método); y un 7,8% a través de las reservas de efectivo en casa. La principal conclusión de este informe es que el acceso al efectivo continúa produciéndose de forma mayoritaria a través de los canales tradicionales, salvo ese 3%.

Sin embargo, cada vez hay menos cajeros, el principal canal tradicional. Los datos trimestrales de la estadística de tarjetas del Banco de España así lo reflejan. En el tercer trimestre de 2022 había en España 45.288 cajeros, un 5,8% menos que el año anterior. Por ello, la búsqueda de alternativas se convierte en una urgencia. Las asociaciones bancarias firmaron en julio un acuerdo con Correos para acercar ese efectivo a todas las zonas donde no había posibilidad de un cajero o una oficina. Los bancos tienen que adherirse a este acuerdo. Algunas entidades utilizan los ofibuses, que son autobuses con cajeros y a veces con gestor. Pero no ha sido suficiente.

El Banco de España advierte que en el contexto actual, en el que el efectivo continúa siendo un medio de pago utilizado de forma habitual por parte de los consumidores, es importante que puedan acceder a este medio de pago por diferentes canales y que continúe siendo aceptado en los comercios para la realización de compras. Algunas de las razones por las que los ciudadanos eligen el efectivo son por la facilidad a la hora de controlar el gasto, en un 19,7% de los casos, y la amplia aceptación en comercios y servicios.

Ante esta situación el ‘cashback’ se convierte en esa alternativa. El pasado 19 de diciembre, la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha aprobado una proposición no de ley de Ciudadanos para impulsar el cashback o cash-in-shop y así llevar el efectivo a cualquier lugar de España.

El objetivo, además de acercar el efectivo a todos los puntos del país, es reducir la dependencia de los cajeros automáticos. Según Topii, plataforma para la retirada de efectivo, un cajero automático es un dispositivo “muy caro y que precisa de mucho mantenimiento”. Sólo para mantenerlo operativo se precisan 1.000 euros mensuales y se necesitan 56 retiradas de efectivo diarias para pagar el mantenimiento, cosa que en pueblos pequeños no parece probable que se produzca.

Por su parte, Denaria, plataforma ciudadana y empresarial que tiene como objetivo trasladar a la sociedad la relevancia del dinero en efectivo como un bien esencial de interés general, explica que en España existe un problema de accesibilidad al efectivo, lo que supone un factor de riesgo de exclusión financiera para una parte de la población y, por tanto, “debe garantizarse la accesibilidad a puntos de retirada y entrega de dinero, para que el dinero siga siendo un medio de pago inclusivo, eficiente y sostenible para los consumidores y la legislación debe asegurar a los ciudadanos su derecho a retirar y entregar efectivo en su entorno”, según la plataforma.

Para Denaria es importante que este acuerdo se extienda más allá de Correos y llevarlo hasta farmacias, estancos, despachos, gasolineras… En muchos de estos comercios ya llega para clientes de ING a través de Topii y del ‘cashback’. También piden diseñar planes en colaboración entre las Diputaciones provinciales y otras Administraciones Públicas como son las Corporaciones Locales y las Comunidades Autónomas, en los que mediante sistemas de colaboración con las entidades financieras y otros agentes, y con la participación de la Federación Española de Municipios y Provincias, se garanticen las infraestructuras de acceso al efectivo mediante la implantación de cajeros en zonas rurales y despobladas, pero también en puntos urbanos afectados por el cierre de oficinas bancarias y cajeros.

A pesar de la importancia del efectivo, en 2022 se observó una disminución con respecto a 2019. En concreto, el porcentaje de compras que se realizan con efectivo se sitúa en el 66% en 2022, frente al 83% de 2019. Según el Banco de España, la disminución del uso del efectivo viene motivada principalmente por dos factores: en primer lugar, por el aumento de las compras online, que limita las posibilidades de uso de este medio de pago, y, en segundo lugar, por un cambio en los hábitos de pago de los consumidores, que han incrementado el uso de medios digitales en sus compras. Pero aún así, el efectivo sigue siendo el método más utilizado.

Te puede interesar

Comentar ()