Economía | Empresas

Endesa recrudece la guerra por los clientes y regala un mes a los que contraten su tarifa

La compañía presenta su nuevo portfolio

Fachada del edificio principal de Endesa, en Madrid

Sede de Endesa. EUROPA PRESS

En un año marcado por el precio de la electricidad por las nubes por la guerra de Ucrania, los clientes han buscado todas las fórmulas posibles para ahorrarse un buen puñado de euros a final de mes.

Las empresas comercializadoras se han afanado en sacar su artillería para ofrecer a los consumidores atractivas ofertas para que se cambiaran al mercado eléctrico. La batalla fue tal que hace meses el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, dijo que “solo los tontos seguían en el mercado libre”. Es decir, que las compañías intentaron hacer todo lo posible por atraer a los usuarios a los contratos negociados entre empresa y cliente.

Durante muchos meses, Iberdrola, Naturgy, EDP o Endesa han ido sacando diferentes ofertas para que los consumidores se cambiaran de comercializadora. Ahora, la empresa dirigida por José Bogas ha puesto toda la carne en el asador y regala un mes a los clientes que se vayan a la tarifa libre.

En concreto, la compañía ha puesto en marcha una promoción que ofrece un mes de consumo de luz gratis cada año y para siempre si se contrata alguna de las tarifas más comunes de las que Endesa dispone en el mercado liberalizado. Con esto se espera ayudar a paliar la escalada de precios que se está viviendo en el ámbito económico y que repercute directamente en las familias.

Así, la promoción –conocida publicitariamente como “Tu nuevo mes favorito”– ya está activa y estará disponible hasta finales de marzo para nuevos clientes residenciales pero también para aquellos clientes que ya tengan contratada alguna tarifa en Endesa y decidan hacer el cambio a Única, con la que se paga una cuota fija personalizada adaptada al consumo individual de cada cliente, con energía 100% renovable, sin permanencia y con bonificaciones a los consumidores por cumplir unos objetivos de consumo eficiente.

Para beneficiarse para siempre de un mes de luz gratis cada año, los nuevos clientes interesados deben contratar las tarifas Tempo Happy, One Luz, Libre o Única hasta 10 kW en los canales presenciales (oficinas comerciales, puntos de servicio) o mediante los canales telefónicos y digitales.

Repsol ya metió miedo a las eléctricas

Al margen de Iberdrola y Naturgy, que también lanzaron ofertas específicas, Repsol, compañía que tiene comercializadora eléctrica a pesar de que su negocio es el petróleo, ya lanzó un mensaje al mercado y ofrece la posibilidad de pagar la mitad del precio del kilovatio durante varias horas al día.

En concreto, ofrece el kilovatio a la hora a 0,24 euros, pero los clientes pueden elegir diez tramos horarios en los que su precio se reduce a la mitad. Repsol da la oportunidad al cliente de fijar un precio acordado el kilovatio a la hora durante las 24 horas del día, a modo de tarifa plana. Por último, la compañía también ofrece un pago de 59,90 euros al mes durante 12 meses, sea cual sea el consumo del hogar.

La batalla por los clientes ha provocado que centenares de pequeñas comercializadoras se hayan visto obligadas a tener que cerrar sus puertas. La quiebra de dichas sociedades ha impulsado la actividad de captación de clientes de las grandes compañías. Tal y como subrayan las fuentes del sector consultadas, Iberdrola, Endesa o Naturgy poseen más capacidad para asumir menores márgenes en la venta de electricidad o gas, de ahí que las pequeñas sociedades destinadas a vender energía hayan quebrado.

Además, cuando una pequeña comercializadora se ve en la necesidad de cerrar, lo más normal es que la cartera de clientes la absorban las grandes comercializadoras como Endesa, Iberdrola o Naturgy por lo que han sido grandes beneficiarias del cierre de éstas.

La factura más cara

En este contexto de precios por las nubes y de ofertas agresivas, Facua hizo un análisis del mercado y sacó en conclusión que el año pasado fue el más caro de la historia. El usuario medio pagó el año pasado 1.538,53 euros, nada menos que un 37,9% por encima de los 1.116,04 euros de 2021.

Los dos últimos años se sitúan en las primeras posiciones del ranking. Muy atrás quedan los 958,41 euros de 2012, el que hasta hace poco había sido el año en el que se batieron todos los récords y que ahora queda relegado al tercer puesto del ranking dadas las cifras de 2021 y 2022.

Te puede interesar

Comentar ()