Empresas | Sociedad

Banco Santander impulsa el voluntariado corporativo

Más de 18.000 personas se benefician cada año de los programas de apoyo a los colectivos más vulnerables en los que participan profesionales de la entidad

Más de 18.000 personas se benefician cada año de los programas de apoyo a los colectivos más vulnerables en los que participan los profesionales de Banco Santander que forman parte de su sistema de voluntariado corporativo.

El reparto de regalos a niños de familias con pocos recursos junto a la Fundación Nadiesolo ha sido una de las últimas iniciativas de voluntariado corporativo organizadas entre sus empleados por Banco Santander. Santander

Banco Santander ha encontrado en el voluntariado corporativo una importante llave para generar valor dentro de la organización e involucrar aún más a sus empleados en su modelo de banca responsable. Solo en España, más de 4.000 trabajadores de la entidad se suman libremente a apoyar causas, proyectos y organizaciones sin ánimo de lucro y ayudan de forma directa a más de 18.000 personas.

A lo largo del año se desarrollan diversas actividades que refuerzan el compromiso con la sociedad y con las personas que más ayuda necesitan. Uno de los programas más relevantes es el de voluntariado profesional o pro bono en el centro corporativo de la entidad, en Boadilla del Monte (Madrid), que pone al servicio de las organizaciones del tercer sector el talento de los profesionales del Santander para contribuir en sus proyectos. Con esta iniciativa, que se puso en marcha en 2018, los profesionales del banco especializados en distintas materias, como ciberseguridad, recursos humanos, comunicación o finanzas, se reúnen con distintas ONG para trabajar retos concretos. Tras sesiones de 4 a 8 horas, las organizaciones sin ánimo de lucro desarrollan nuevas ideas y soluciones según sus necesidades.

Útiles a la sociedad

«Estos programas nos brindan a los empleados la oportunidad adicional de desarrollarnos y aprender», comenta Elena Leal, responsable de voluntariado corporativo del Santander. «Nos saca de nuestra zona de confort, hace crecer nuestro compromiso, nuestro orgullo de trabajar en una empresa que contribuye a mejorar las vidas de las personas y las entidades del tercer sector y nos hace sentirnos útiles a la sociedad».

Con el paso de los años se ha avanzado en iniciativas de alto impacto, multiplicando la ayuda a más personas. Las iniciativas están relacionadas principalmente con educación financiera, mentoring, coaching de colectivos en riesgo de exclusión, acompañamiento y acciones puntuales de recogidas de ropa, alimentos y juguetes para familias en dificultades. En los últimos cinco años, Banco Santander ha contado con una media de 50.000 empleados voluntarios en todo el mundo.

Voluntariado virtual para adaptarse a la pandemia

A pesar del reto que ha supuesto la emergencia provocada por la pandemia, la actividad del voluntariado corporativo no se ha frenado. Se han reemplazado algunas actividades presenciales por otras virtuales, siempre con el objetivo claro de no paralizar las labores de apoyo.

Entre los proyectos destacan, por ejemplo, el programa Finanzas para Mortales, que proporciona educación financiera a los colectivos más vulnerables. Este año, una de las actividades más significativas ha sido el taller Finanzas para Mortales – Justicia Educativa, desarrollado en colaboración con Instituciones Penitenciarias y la coordinación de SANFI. Estos talleres, que promueven la inclusión financiera de las personas privadas de libertad, se han impartido ya en los centros penitenciarios de Burgos, Picassent (Valencia), Teixeiro (A Coruña), El Dueso (Cantabria) Madrid I (Alcalá-Meco) o Sevilla II, entre otros, con más de 200 participantes, y se extenderá a otros centros en los próximos meses.

Solo en España, más de 4.000 trabajadores de la entidad se suman a apoyar causas, proyectos y organizaciones sin ánimo de lucro

El banco también cuenta con iniciativas para apoyar la conservación del medio ambiente –como el programa Santander Natura para la recogida de plásticos y residuos en entornos naturales de toda la geografía española– colaborar en la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social, dar apoyo a comedores sociales o acompañar a personas mayores.

A comienzos de diciembre, con motivo de la celebración del Día Internacional del Voluntariado Corporativo, Banco Santander impulsa entre sus empleados la quincena de la solidaridad. En esta última edición, algunas de las iniciativas más relevantes fueron la recogida de juguetes, la clasificación de ropa nueva para afectados de La Palma (en colaboración con la Cruz Roja), el supermercado solidario con la Fundación Altius o el reparto de regalos a niños de familias con pocos recursos junto a la Fundación Nadiesolo.

Contra la violencia de género

Otro de los principales objetivos de los programas de voluntariado corporativo está relacionado con ayudar y empoderar a las mujeres víctimas de la violencia de género. Una de las iniciativas más destacadas es De mujer a mujer, que desarrolla junto a la Fundación Integra. A través del mentoring y la formación, este programa ofrece oportunidades laborales a las mujeres víctimas de violencia de género y las ayuda a recuperar su autoestima. Casi el 80 por ciento de las mujeres que han participado hasta ahora en este programa han conseguido incorporarse al mercado laboral. Este año se ha lanzado la quinta edición, en la que quince mujeres profesionales del Grupo Santander acompañaron durante varios meses a otras mujeres supervivientes de este problema. Hasta la fecha, 75 voluntarias del banco han participado como mentoras.

El compromiso de Banco Santander con las comunidades en las que opera se ha traducido en casi 10 millones de personas ayudadas y 304 millones de euros destinados en los últimos cinco años a múltiples iniciativas de apoyo a la sociedad. A pesar de la crisis sanitaria derivada por el coronavirus, en 2020 la entidad destinó 94 millones de euros a inversión social que beneficiaron a 2,4 millones de personas.

Te puede interesar