Santander ve necesario que el Gobierno ponga en marcha nuevas medidas de apoyo para pymes y autónomos más allá de las facilidades de financiación que ha puesto a su disposición a través de los créditos con aval del Estado.

«Entiendo que el Gobierno es muy consciente de que necesitan apoyos que van más allá del crédito. Casi todos los países europeos han anunciado ayudas directas a pymes y autónomos, me consta que esto se está evaluando, que existan medidas concretas a los autónomos y las pymes en forma de capital», ha explicado Ana Botín, presidenta de Santander, para después añadir que «es importante que estas ayudas lleguen y lleguen cuanto antes».

La directiva ha destacado durante la presentación de resultados de Santander, que registró en 2020 unas pérdidas de 8.771 millones de euros, la colaboración que ha existido entre los agentes sociales, la CEOE y el Gobierno para llegar a acuerdos sobre el apoyo a las empresas.

«Defendemos, en esencia, lo mismo. A veces nos gustaría que el camino fuera diferente, pero es un ejemplo de comunicación y colaboración», ha señalado.

Más consolidación pero sin Santander

La banquera ha sido muy clara respecto a que su banco no está buscando fusionarse con otras entidades ni en España ni en Europa ni en otros mercados, salvo en el caso de compras pequeñas de negocios digitales. «No tenemos planes de participar en la consolidación ni en España ni en Europa, pero seguiremos mirando negocios digitales», ha señalado.

El banco no se ve como protagonista de futuros procesos, aunque es consciente de la necesidad de abordar una consolidación en la que insisten tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco de España. «Una cosa es que no participemos y otra que no sea necesaria mas consolidación», ha apuntado la primera ejecutiva de la entidad.

La banquera ha reconocido que hay «muchos comentarios de los supervisores» respecto a la necesidad de fusiones y son «bastante acertados». «Una cosa es la escala de Santander y otra cosa es la de otros bancos europeos. Respecto a Estados Unidos, el nivel de concentración bancaria en Europa es muchísimo menor», ha añadido.

Por otra parte, ha evitado hacer comentarios sobre el nombramiento de Andrea Orcel como consejero delegado de UniCredit y las consecuencias que esto pueda tener sobre el conflicto judicial que con él mantiene el banco tras su fichaje fallido como número dos de Botín.

«Es un tema que está en los tribunales. No puedo comentar mucho más, solo desearle suerte en su nuevo trabajo», ha apuntado la banquera.