Finanzas | Medio Ambiente | Objetivos Desarrollo Sostenible

Banco Santander dobla su apuesta por la financiación verde

Con 32.300 millones de euros, la entidad duplicó el año pasado los recursos destinados a proyectos verdes para impulsar la transición hacia una nueva economía más sostenible

Con 32.300 millones de euros, Banco Santander duplicó el año pasado los recursos destinados a proyectos verdes para impulsar la transición hacia una nueva economía más sostenible.

Santander

«El reto no es solo financiar lo que ya es verde, sino hacer verde el resto de la economía». Este mensaje de Ana Botín, extraído de un artículo publicado en su cuenta de Linkedin en 2020, sigue de completa actualidad. Hace años que la presidenta del Banco Santander se sumó a las voces que alertan sobre la urgencia de tomar medidas para frenar los devastadores efectos del cambio climático. Un mensaje en el que ha insistido en numerosas ocasiones para destacar la importancia de que el mundo trabaje coordinadamente para afrontar la necesaria transformación hacia una sociedad más sostenible y resiliente.

En tres años, Santander ha movilizado 65.700 millones de euros en financiación verde, y espera alcanzar los 200.000 en 2030

«Si trabajamos juntos, aprovechamos nuestra creatividad, energía y dinamismo y actuamos desde ya podemos tener un impacto positivo (…). Necesitamos que el crecimiento sea sostenible e inclusivo. Un crecimiento que impulse y financie la inversión en tecnologías verdes. Un crecimiento que llegue a todos, para que a medida que nuestras economías y sociedades reduzcan las emisiones, las comunidades y los países no se queden atrás», añadía entonces Botín.

Resulta evidente el importante papel que juega en este desafío el sistema bancario, que representa dos tercios de la financiación a nivel mundial. «La buena noticia es que el mundo financiero global se está movilizando para apoyar la transición», señaló Botín el pasado mes de noviembre durante la XIV Conferencia Internacional de Banca organizada por el grupo. En solo tres años, Banco Santander ha movilizado 65.700 millones de euros en financiación verde. Se encuentra a medio camino de alcanzar los 120.000 millones que se ha marcado como objetivo para 2025 en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. El grupo espera elevar este importe hasta los 200.000 millones en 2030.

Financiación y asesoramiento

El ritmo se ha acelerado en los últimos meses. La entidad duplicó el año pasado los recursos destinados a proyectos verdes para impulsar la transición hacia una nueva economía más sostenible: 32.300 millones de euros, frente a los 18.000 millones de 2020. Esta cifra incluye la financiación de proyectos, préstamos sindicados, bonos verdes, financiaciones de capital, asesoramiento, estructuración y otros productos para ayudar a los clientes en su transición hacia una economía de bajas emisiones.

Gráfico, Gráfico de barras

Descripción generada automáticamente

Para entender el impacto, el Santander aporta un dato: sólo los proyectos de renovables financiados tienen una capacidad de generación de energía equivalente al consumo anual de 9,2 millones de hogares. En 2021, la entidad ayudó a financiar o asesorar nuevos proyectos de energías renovables (greenfield) con una capacidad total instalada de 13,604 MW, evitando la emisión de 251 millones de toneladas de CO2; y contribuyó a la ampliación, mejora y mantenimiento de proyectos de infraestructura de energías renovables existentes (brownfield) con una capacidad instalada total de 1,776 MW.

Liderazgo global

Además, el banco ha reforzado la propuesta de valor de las finanzas sostenibles en banca minorista y ha desarrollado un sistema de clasificación de finanzas sostenibles (SFCS) que fija el criterio para clasificar la financiación que concede como verde y social. También ha aumentado en el último año actividades como la financiación de vehículos eléctricos: 96.112 unidades y 2.633 millones de euros, un 207% más que en 2020.

Destaca asimismo su posición de liderazgo en los rankings del sector: está en el top 10 según Dealogic y Bloomberg en número global de financiaciones de energía renovable, préstamos con criterios ESG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) financiados en Europa y emisión de bonos ESG en Europa y Latinoamérica. 

En productos de inversión, la entidad alcanzó en 2021 los 27.000 millones de euros de activos bajo gestión en fondos ESG y emitió su tercer bono verde, por un importe de 1.000 millones de euros destinados a financiar proyectos eólicos y solares.

Calendario hacia las cero emisiones

La entidad, que cuenta con una detallada agenda de objetivos de banca responsable para el quinquenio 2019-2025, anunció el año pasado su compromiso con la descarbonización: alcanzar cero emisiones netas de carbono en 2050 para apoyar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Este reto va más allá de la propia actividad del grupo. También incluye todas las emisiones de sus clientes derivadas de cualquiera de los servicios de financiación, asesoramiento o inversión que ofrece Santander. El grupo es miembro fundador de la Net Zero Banking Alliance de Naciones Unidas. 

La hoja de ruta de la entidad se inició definiendo los primeros objetivos en las carteras de carbón térmico y generación de energía eléctrica. Estos pasan por dejar de prestar servicios financieros a clientes con más de un 10% de ingresos dependientes del carbón y eliminar la exposición a la producción minera de carbón para 2030. En este sentido, la entidad ya está en contacto con sus clientes para analizar y evaluar sus planes de transición.

Acompañar a los clientes en la transición

Para los sectores más intensivos en carbono –generación de energía eléctrica, petróleo y gas, minería y metales y transporte–, la entidad ha estado midiendo las emisiones de gas de efecto invernadero de las actividades de sus clientes y su propia participación en las emisiones, según las pautas de PCAF (Partnership for Carbon Accounting Financials), el estándar mundial de referencia para el sector financiero. Estos sectores tienen más emisiones vinculadas a sus actividades y cadenas de valor y, por tanto, mayor potencial para reducirlas y ayudar a lograr los objetivos.

El Santander anunciará a finales de este año nuevos pasos en el camino hacia la descarbonización para los sectores del petróleo y gas, minería y metales (relacionados con el carbón) y aviación (de su cartera de transporte). Y en el caso de hipotecas, sector inmobiliario, fabricación de automóviles, préstamos para automóviles, cemento, agricultura y algunos subsectores, antes de finales de marzo de 2024. En todo este recorrido, la entidad acompañará a sus clientes en la transición hacia una economía más verde.

Te puede interesar