Reducir la ‘factura fiscal’ que tiene que pagar un autónomo es importante. Hablamos de fórmulas que tienen este tipo de profesionales para pagar los impuestos que realmente tienen que pagar. Ni un euro menos, pero tampoco ni un euro de más. A continuación recopilamos una serie de recomendaciones a modo de guía, aportados por diferentes expertos. El objetivo es repasar, a modo de guía, todas las cuestiones a tener en cuenta para no pagar impuestos de más.

Constituirse como sociedad

Los autónomos que facturan por encima de los 41.000 euros se deben plantear la posibilidad de constituirse como sociedad. Esto provocará que facturemos una persona jurídica y pague menos impuestos, según informan desde el software de facturación para empresas Holded. Esta cifra se ha marcado como límite por muchos asesores y expertos que han opinado sobre el tema. Aunque se recomienda estudiar cada caso, lo común es que la factura fiscal a partir de esas cantidades, sea menor cuando se produce mediante una Sociedad que por autónomos.

Para constituirse como sociedad, el autónomo deberá registrar el nombre de la empresa, abrir una cuenta bancaria para facturar, redactar los estatutos de la empresa, firmar la escritura de constitución, solicitar el NIF6, dar de alta la sociedad en Hacienda (IAE), realizar la declaración censal, inscribirse en el Registro Mercantil y obtener el NIF definitivo. Es decir, también tendrá que tener en cuenta que las obligaciones fiscales aumentan. Con casi toda seguridad los costes derivados de este tipo de gestiones, por ejemplo la contratación de una asesoría o gestoría, también aumentarán. En cualquier caso, la tarifa fiscal a final de año debería compensar.

Cómo deducirse gastos

Para rebajar la factura fiscal, el autónomo tiene que incluir los gastos que afectan a su actividad. Aunque no todo vale. Como norma general, hay que tener pruebas de que el gasto se ha producido. Es decir, presentar factura de compra, para que el autónomo pueda desgravarse el IVA. Dicho documento debe contener el bien o servicio adquirido, los datos fiscales de la empresa que lo ha aportado y el importe, con su correspondiente base imponible.

Gastos a deducir

Entre los gastos que un autónomo se puede deducir, según informan desde el programa de facturación online Quipu destacan el ordenador, pues los autónomos o empresas necesitan un ordenador para desarrollar su actividad. Si el coste de éste es superior a 800 euros puede amortizarse durante años.

Si se tiene un ordenador, seguramente necesitará complementos informáticos como una impresora, lápices de memoria (USB), cables HDMI, discos duros, etcétera para sacarle el máximo rendimiento. El móvil también se puede deducir. El aparato en sí, el teléfono que necesite el autónomo para poder hablar con los clientes o proveedores y poder llamar o que le llamen cuando lo necesite. Además, la factura de teléfono también es desgravable, según afirman desde dicha organización.

El dominio web del negocio,  el servidor donde se aloje el blog o web, las imágenes que haya tenido que comprar en stock y todo el contenido relacionado por el que se haya tenido que pagar. Asimismo, la publicidad en redes sociales o en Google es desgravable y los software de marketing para promocionar el negocio también.

Hay autónomos que tienen un gestor o asesor para ayudarle en contabilidad, por lo que el cobro de sus facturas es también deducible. Los viajes de negocios y el pago de revistas profesionales, o el parking en caso de que se deba estacionar el vehículo por motivos laborales.

Para trabajar como autónomo también hay que hacer frente a los gastos de las cuotas de la Seguridad Social. En ese sentido, el trabajador también se puede desgravar las cuotas sin problema.

Las entradas a ferias, congresos y demás eventos que puedan ser interesantes para el negocio también pueden incluirse como gasto justificado y, por tanto, desgravar el IVA  si se tienen facturas o declararlo como gasto, si existe ticket.

Los gastos de manutención, así como los gastos de pernocta, en el caso de que estén relacionadas con la actividad, también pueden incluirse como tal, con lo que aligerarás la carga final a pagar en impuestos. La cantidad máxima que se puede incluir es de 26,67 euros al día y 53,34 euros si se pernocta. Las cantidades aumentan en caso de que el desplazamiento sea al extranjero (48 euros en el primer caso y 91,35 en el segundo). Estos gastos deben estar perfectamente justificados, realizar el pago mediante medios electrónicos y en establecimientos de restauración y hostelería.

Si eres un autónomo que trabaja desde casa, puedes deducir un 30% de los suministros del hogar, en lo que afecta a la proporción del hogar que hayas declarado previamente que utilizas.

Recomendaciones y consejos cuando se vaya a hacer la Declaración

Según recuerdan desde Hablemos de Empresas, impulsado por Orange, hay que evitar ciertos errores comunes al hacer la declaración de la Renta. Por ejemplo, olvidarse de los gastos del local como alquiler, reparaciones, impuestos, no desgravar correctamente por el vehículo del negocio y sus gastos asociados, presentar datos personales o familiares inexactos, no incluir una deducción a la que se tiene derecho o no declarar ayudas públicas que se pensaba que estaban exentas, pero que no lo están.

Además, se aconseja evitar dejar de desgravar por el IVA soportado que no sea deducible en dicho impuesto y, por tanto, lo sea en el IRPF. También es importante no tener en cuenta cambios normativos, como los que ha propiciado la nueva ley de autónomos en la deducibilidad de algunos gastos, omitir ingresos o gastos de alguna factura, remitir errores fiscales procedentes de una incorrecta contabilización.

En caso de producirse alguno de estos errores se puede subsanar a través de la presentación de la declaración complementaria que se puede realizar a través de Renta Web. En el apartado “Más trámites”, se elige la opción “Modifique su declaración ya presentada”. Además, se realizará el pago. Para justificar su realización, se podrá obtener un número de referencia completo generado por la entidad de crédito donde se haya realizado el ingreso.

Contenido elaborado por:
Sego finance