España | Navarra

El PSN insiste en que Chivite “no fallará” y Calvo le recuerda que “la prioridad” es Sánchez

logo
El PSN insiste en que Chivite “no fallará” y Calvo le recuerda que “la prioridad” es Sánchez
Pedro Sánchez, junto a Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez, junto a Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Los socialistas navarros no aflojan la cuerda. Ferraz, que tira del otro lado, tampoco. Y además, la dirección del partido empieza a elevar el tono. Mientras en Navarra hoy el portavoz del PSN aseguraba que “No vamos a fallar”, seguirán adelante en busca de los 23 votos que pueden hacer presidenta a su secretaria general, María Chivite, desde el Gobierno en funciones, su vicepresidenta Carmen Calvo, les ha recordado que “la prioridad” será siempre la gobernabilidad de Peso Sánchez en España y no “las maniobras” que se puedan hacer en otras comunidades autónomas si éstas entorpecen el objetivo mayor.

Calvo ya ha avanzado incluso que “seguramente” en algunos procesos de negociación e marcha, las distintas Ejecutivas territoriales del PSOE no lograrán el objetivo que se proponen. Y en Navarra está muy claro: impedir a toda costa que Navarra Suma gobierne en la Comunidad Foral. La maniobra hecha pública ayer por el presidente de Unión de Pueblo Navarro, principal socio de la coalición NA+, Javier Esparza, ha tensado la relación entre el PSOE y el PSN. El dirigente foral se ofreció ayer a Pedro Sánchez para “explorar” cualquier fórmula que permita una gobernabilidad en España y en Navarra sin depender de formaciones independentistas. Dicho de otro modo, abstención de NA+ en el Congreso para favorecer la investidura de Sánchez, a cambio de la abstención del PSN en Navarra para que gobierne Esparza.

La vicepresidenta del Ejecutivo ha señalado, en declaraciones a La Sexta, ha recordado que el PSOE establece “prioridades” y que serán éstas las que regirán los pasos a dar. Incluso ha recordado que pese a que serán las bases las que, tanto en Navarra como en el resto del país, tendrán que pronunciarse por las fórmulas de acuerdos que se les propongan, será la dirección del partido la que tendrá la última palabra: “El partido tiene unos órganos federales que tienen atribuidas ñas últimas decisiones de algunas cuestiones determinantes”.

“Matrícula en alta traición”

Y sin duda recabar los apoyos necesarios para asegurar la investidura de Sánchez, lo es. Y por ahora, no está asegurada y los dos diputados de NA+ que ayer ofreció Esparza, no sin malestar de sus socios Cs y PP, puede ser esenciales. La distancia entre Ferraz y Pamplona en el PSOE incluso se empieza a detectar en el modo en el que unos y otros abordan el ofrecimiento del líder de NA+. Mientras Calvo ha asegurado que se trata de una oferta “razonable” e “interesante”, el portavoz del PSN, Ramón Azorriz le ha calificado de traidor, “Esparza tiene matrícula de honor en alta traición”, ha asegurado.

Lo ha hecho a la salida de la reunión que los socialistas de María Chivite han mantenido con Podemos, tras la celebrada ayer con Geroa Bai y que concluirán mañana con la tercera formación en la que asentaría el PSN sus apoyos, Izquierda-Ezkerra. Alzorriz ha recordado cómo el líder de UPN ya les “traicionó” en 2012 en la búsqueda de acuerdos, lo volvió a hacer en la moción de censura y votación de presupuestos a Pedro Sánchez “y ahora lo ha hecho a sus socios PP y Cs”: “Esparza no es creíble y no va a ser presidente de esta comunidad”.

Los socialistas navarros afirman que no se sienten ni cuestionados ni presionados por Ferraz y que continuarán con su propósito de alcanzar un acuerdo que permita situar a Chivite como nueva presidenta de Navarra. Tanto durante la campaña como en los últimos días el PSN sea reafirmado en que en ningún caso facilitarán la llegada de NA+ al Gobierno, ni por activa ni pasiva.

Diferencias en NA+

A la salida de la reunión mantenida entre Podemos y el PSN, el portavoz de la formación de Iglesias, Eduardo Soto, ha destacado que existe sintonía y acuerdo para seguir hablando en busca de un Gobierno de progreso en la Comunidad Foral. Soto ha reclamado que el futuro de Navarra “se decida en Navarra”.

Un tensionamiento que también va a más en la coalición de derechas que lidera Esparza. Ayer tanto el PP como Ciudadanos se mostraron muy críticos con el ofrecimiento hecho por el líder de UPN para facilitar la investidura de Sánchez. Quien fuera portavoz del PP, Rafael Hernando, dijo a través de las redes no saber muy bien “qué me he perdido” y cuestionó que para que Chivite no gobierne Navarra de la mano de Podemos, Geroa Bai “y Bildu” cederá sus dos diputados en la Cámara Baja para que “toda España sea gobernada por PSOE+Podemos+PNV+Bildu+ERC. Gracias, Javier”. Desde Ciudadanos se aseguró que el apoyo del PSN a la coalición Navarra Suma debería darse “sin nada a cambio”.

El escenario que ahora se abre es complicado. Navarra Suma obtuvo dos diputados en las elecciones generales del pasado 28 de abril. Su abstención, aunque necesaria, no tiene por qué ser definitiva para Sánchez. Podría condenar los intentos de investidura de Sánchez a un empate permanente y acercaría el escenario de una repetición electoral, en el que la presión acabaría recayendo sobre Ana Oramas y Coalición Canaria. Se da por descontado que PSOE, Podemos, Compromís y el PRC votarán a favor del candidato del PSOE, con lo que obtendría 167 votos favorables, lejos aún de los 176 que requiere la mayoría absoluta de la Cámara Baja.

Para obtenerla sin requerir el apoyo de partidos independentistas, Sánchez debe ganarse los seis votos del PNV, los dos de Coalición Canaria (dos) y los dos de Navarra Suma (dos). Una cuadratura del círculo que tendría que situar a su favor a nada menes que siete partidos: PSOE, Podemos, Compromís, PRC, PNV, CC y NA+ . El mayor escollo está en aglutinar en esa ecuación los intereses de Navarra Suma y el PNV. Si el PSN facilita finalmente un gobierno de Navarra Suma pondría en juego el respaldo de la formación de Andoni Ortuzar, que sitúa lo que ocurra en Navarra como un factor relevante en su relación con el PSOE.