España | Navarra

El PSN prioriza un gobierno en solitario en Navarra pero se abre a "otros términos"

La formación de María Chivite entrega una propuesta de estructura de Gobierno y reitera su negativa a dialogar con Navarra Suma

Reunión mantenida hoy entre representantes del PSN, Geroa Bai., Podemos e I-E.

Reunión mantenida hoy entre representantes del PSN, Geroa Bai., Podemos e I-E. EFE

El Partido Socialista de Navarra ha reiterado hoy a quienes aspiran a ser sus socios de Gobierno su deseo de conformar un Ejecutivo monocolor en la Comunidad foral, si bien no se ha cerrado a explorar acuerdos «en otros términos». La breve reunión mantenida entre el partido de María Chivite y los representantes de Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra ha servido para retomar los contactos que habían quedado paralizados por las fiestas de San Fermín y que tras el acuerdo programático quedan pendientes de pactar la estructura del Ejecutivo que respaldarían.

En la reunión, a la que no ha asistido Chivite pero sí la aún presidenta en funciones, Uxue Barkos, el PSN ha entregado al resto de formaciones un documento detallado con su propuesta de estructura de gobierno. A partir de ahora el resto de partidos deberán estudiarla y se volverán a reunir el jueves. El secretario de organización del PSN, Ramón Alzorriz ha asegurado a la salida del encuentro que ellos abogan un Gobierno en solitario liderado por su candidata a presidir Navarra. Ha añadido que eso no quiere decir que se nieguen a escuchar otras propuestas del resto de formaciones. Desde Geroa Bai siempre se ha defendido la necesidad de que su peso en la Cámara, nueve escaños por once del PSN, tenga que verse representado en el Ejecutivo. Barkos ha defendido en varias ocasiones la fórmula del Gobierno de coalición para dar presencia a la coalición que lidera el PNV.

Alzorriz considera que el respaldo de 23 escaños que supone el cuatripartito que se está configurando -PSN. Geroa Bai, Podemos e I-E- es «posibilista» ya que aporta 23 escaños frente a los 20 de Navarra Suma y los siete de Bildu. Sin embargo, para salir adelante el cuatripartito requeriría de al menos la abstención de tres parlamentarios de EH Bildu.

«No se merece diálogo»

El portavoz del PSN también ha reiterado la negativa de su partido a entablar ningún tipo de diálogo con Navarra Suma, la coalición que se impuso en las elecciones y que integra en Navarra a UPN, PP y Cs. Alzorriz ha señalado que NA+ «no se merece» que el PSN hable con ella después de los «insultos y calumnias» que considera que la coalición de derechas ha vertido contra ellos, en especial las relacionadas con la violencia terrorista, «que nosotros hemos sufrido».

Precisamente ayer desde UPN se recordaba al PSOE que no recurra a la abstención de PP y Cs como vía alternativa a un posible fracaso de la negociación con Unidas Podemos. Señalan que los tres integrantes de Navarra Suma tienen firmado un acuerdo por el que no se facilitará la investidura de Pedro Sánchez si finalmente el PSN culmina la operación para investir presidenta a Chivite con el necesario apoyo de EH Bildu.

Por el momento, los contactos para evitar que la coalición de derechas que se impuso en las elecciones, Navarra Suma, gobierne Navarra han dado frutos. El acuerdo con 479 medidas distribuidas en 10 ejes estratégicos, incluido el relativo al refuerzo de la Policía Foral como cuerpo “integral” de Navarra en detrimento de la Guardia Civil, supone un paso muy importante en la aspiración del PSN de regresar al Gobierno foral.

Una de las dificultades con las que se encontrarán las negociaciones que ahora se ponen en marcha son el papel que Chivite y el PSN quieren otorgar a Geroa Bai. La coalición abertzale que lidera el PNV en Navarra, y al que pertenece la aún presidenta de Navarra en funciones, Uxue Barkos, no quiere ceder el testigo sin más. Barkos ha insistido en los últimos días en que el PNV quiere su cuota de poder y de presencia en el futuro Ejecutivo.

Geroa Bai, la coalición de la actual presidenta en funciones, insiste en exigir un gobierno de coalición con el PSN, fórmula a la que Chivite se muestra reacia

El PSN logró 11 parlamentarios en las elecciones autonómicas por 9 Geroa Bai. Por eso, los nacionalistas han reiterado la necesidad de que esa representatividad se vea reflejada en el Gobierno y que la vía más adecuada es un Ejecutivo de coalición. Sin embargo, Chivite y el PSN se han mostrado reacios en las últimas comparecencias a facilitar esa vía. Ni siquiera el pasado 5 de julio, cuando todos los partidos comparecieron para anunciar el acuerdo programático, Chivite accedió a dar por buena la fórmula de la coalición y remitió a después de las Sanfermines y los contactos que esta mañana se inician para conocer cuál será la composición.

Acuerdo programático

Esta segunda fase de las negociaciones tiene lugar después de que los contactos que a nivel nacional intenta hacer progresar el PSOE han vuelto a encallar a sólo una semana del pleno de investidura previsto para el día 11. El propio candidato socialista, Pedro Sánchez, dio ayer por rotos los contactos con Podemos después de que la formación de Pablo Iglesias anunciará una consulta vinculante sobre la forma de Gobierno que se deberá aceptar en las negociaciones.

Sánchez aseguró ayer que ambas negociaciones, la navarra y la nacional, no están relacionadas, “una cosa no se tiene que relacionar con la otra”, aseguró en declaraciones a la Cadena Ser. Sin embargo, las reiteradas apelaciones a la responsabilidad de Estado que desde el PSOE se viene haciendo, tanto a PP como Ciudadanos, para que fracase la investidura de Sánchez y se tengan que convocar nuevas elecciones, se toparon ayer con el acuerdo que los tres integrantes de la coalición Navarra Suma -PP, UPN y Ciudadanos-  suscribieron para no colaborar en la investidura de Sánchez si triunfa la elección del gobierno de Chivite, que requeriría la necesaria participación, activa o pasiva, de EH Bildu.

Sánchez ha vuelto a subrayar que la ‘operación Navarra’ no debería condicionar apoyos para facilitar su investidura diferentes a los de Podemos

Por el momento, tanto desde el PSN como el PSOE se insiste en que no se facilitará en ningún caso el Gobierno de Navarra Suma en la Comunidad Foral ya que se trata de un proceso no relacionado con la conformación de Gobierno en España.

También se insiste públicamente en que no se ha negociado con la izquierda abertzale y que no negociará. Los socialistas remiten formalmente a la libertad de voto que tiene EH Bildu y que será la coalición de Arnaldo Otegi la que deberá decidir qué partido quiere que ocupe el Gobierno de Navarra, si la alternativa “progresista” que representaría Chivite o la de las derechas que encabeza Javier Esparza.

Comentar ()