El acto de entrega de los nuevos despachos judiciales ha finalizado con gritos de «viva el Rey» por parte de los nuevos magistrados. Lo cual no ha gustado al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, que ha protestado por la actitud de los nuevos jueces. «Se han pasado tres vueltas», ha dicho, una declaración capturada por un micrófono abierto que todavía registraba sus palabras.

La insólita ausencia del rey ha marcado este viernes la entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona: desde la cúpula judicial a los recién nombrados han expresado su malestar por la exclusión de la Corona, que reivindican como una muestra de «apoyo» a su labor de defensa de la Constitución.

En el acto, que se ha celebrado en la Escuela Judicial de Barcelona, no solo ha faltado por primera vez el monarca, sino que también lo han hecho 15 de los nuevos jueces, nueve de los cuales se excusaron la semana pasada por la pandemia, mientras que el resto se han ausentado sin alegar motivos.

Instantes antes de iniciarse la ceremonia, se ha confirmado que tampoco asistiría el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, que ha aducido problemas de agenda -se encuentra en una cumbre de justicia en Colombia- y lo ha desvinculado de la ausencia del rey en la Escuela Judicial.

Desde el principio al final del acto -que ha reunido en la tribuna al presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo-, la controvertida ausencia del monarca ha sobrevolado la entrega de despachos, que ha finalizado con un «Viva el Rey» coreado por parte de los asistentes, a iniciativa de José Antonio Ballestero, vocal del órgano de gobierno de los jueces.