España

Arrimadas traslada a Casado su "compromiso" de que no habrá moción en Madrid

Las direcciones de PP y Ciudadanos tratarán de evitar la ruptura e impondrán su criterio en Madrid | Génova descarta también toda posibilidad de que Díaz Ayuso pulse el botón de adelanto electoral

Pablo Casado e Inés Arrimadas durante un encuentro en el Congreso de los Diputados

La enésima crisis de Gobierno en Madrid ha vuelto a situar la moción de censura contra Díaz Ayuso, que el PSOE lleva tanteando durante meses, en el centro del foco mediático y, por ende, se multiplican las voces en el PP madrileño que no descartan pulsar el botón de adelanto electoral en cuanto perciban el más mínimo movimiento por parte de Aguado para secundarla.

No es un secreto que la confianza entre presidenta y vicepresidente, por más que se diga lo contrario de puertas para afuera, está muy dañada, por no decir prácticamente muerta. Pero las direcciones nacionales no permitirán que esta historia de desencuentros, filtraciones, reproches y «deslealtades» mutuas termine en ruptura. Las respectivas cúpulas de PP y Ciudadanos impondrán su criterio y frenarán cualquier intento de Díaz Ayuso o de Ignacio Aguado de quebrar el Gobierno de la Comunidad de Madrid, incluso aunque éstos no estén de acuerdo.

Fuentes autorizadas de las dos direcciones confirman a El Independiente que los líderes de ambos partidos, Pablo Casado e Inés Arrimadas, han mantenido una conversación en las últimas horas para frenar toda posibilidad de ruptura en la Puerta del Sol. En concreto, la líder de la formación naranja habría transmitido al jefe de filas populares su «compromiso» de que no habrá moción de censura en Madrid y que, en todo caso, su partido no apoyará tal iniciativa aunque el PSOE la presente. En las últimas semanas varios portavoces socialistas han dejado caer la posibilidad de investir a Ignacio Aguado como presidente de la Comunidad de Madrid a cambio de que éste apoyase una hipotética moción de censura para desalojar a Díaz Ayuso del poder.

Los rumores sobre que Aguado firmase finalmente esta oferta han ido in crescendo en los últimos días, después de que éste se alinease con los criterios del Gobierno para cerrar Madrid y se negase a secundar a la presidenta regional en su batalla en los tribunales, una decisión que, como confirmaron en el entorno del vicepresidente, la tomó Ayuso unilateralmente sin contar con el criterio del dirigente de Ciudadanos.

Del mismo modo y según las mismas fuentes, Casado le habría transmitido a Arrimadas que no habrá adelanto electoral en Madrid, y que su compromiso con la formación naranja es la de agotar la legislatura pese a la «deslealtad» que otras fuentes del PP observan en el comportamiento de Aguado. En otras palabras: la continuidad del Gobierno regional dependerá en última instancia de que se mantenga ese «compromiso firme» que han suscrito Pablo Casado e Inés Arrimadas.

Con esta interlocución entre los máximos mandatarios de ambos partidos se pondría punto y final, al menos de momento, a las evidentes fisuras en el Gobierno madrileño a tenor de las restricciones a la movilidad que entraron en vigor el pasado viernes, y que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha recurrido ante la Audiencia Nacional. «En Madrid no va a haber adelanto electoral, y no va a haber moción de censura», sentenciaba el propio presidente del PP, Pablo Casado, en una entrevista esta mañana para EsRadio. «Hay un Gobierno serio que va a cumplir con el mandato de las urnas», afirmaba.

Preguntado por la posibilidad de que haya algún tránsfuga en el partido naranja que ni siquiera Inés Arrimadas pueda controlar -la izquierda madrileña sólo necesitaría tres de los 12 votos de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid para desalojar a Díaz Ayuso-, Casado respondía que «la nueva ley anti transfuguismo no validaría esos votos», por lo que es un escenario que, asegura, ni siquiera se plantea.

Comentar ()