El virólogo Oriol Mitjà ha explicado este jueves que el ex presidente de la Generalitat Quim Torra, le ofreció entrar en el Govern «con rango de conseller» para dirigir la lucha contra el Covid y el entonces vicepresidente, Pere Aragonés, «declinó la ayuda». Lo ha hecho en una entrevista al Matí de Catalunya Ràdio en la que se ha reafirmado en sus críticas a la gestión del gobierno catalán por la batalla interna entre JxCat y ERC.

El ex asesor de cabecera de Torra ha explicado que tras recibir la oferta de Torra quiso consensuar su papel con el líder de Esquerra en el Govern, y este rechazó su «oferta de ayuda» argumentando que esas competencias ya estaban distribuidas. En el pacto de gobierno entre JxCat y ERC cada uno de los partidos blindó los departamentos de los que eran responsables y los republicanos han impedido cualquier intervención de los ex convergentes en Salud, Bienestar Social y Educación, las tres consellerias en sus manos en las que se centra la batalla contra los efectos de la pandemia.

Mitjà ha sido muy crítico además en el bloqueo que, a su juicio, ha impuesto la gestión burocrática del Govern a algunas medidas para frenar la extensión de la pandemia, aunque no ha duda en elogiar la gestión del actuar director de Salud Pública, Josep Maria Argimon. «Hay muchas herramientas que no hemos utilizado, por eso soy crítico con la gestión» ha argumentado recordando que «Cataluña tiene el tercer índice de mortalidad por Covid más alto del mundo, por detrás de Perú y Bélgica».

Entre las medidas que ha criticado, destacan el retraso en la implementación de la aplicación Radar Covid -Cataluña es la única comunidad autónoma en la que no se ha implementado- el retraso en la distribución masiva de test de antígenos, más rápidos y baratos, o el fracaso del Programa Pegasus, ideado por él para que los laboratorios universitarios o privados se incorporaran al sistema público para agilizar la realización de PCR.

Aragonès ha evitado responder a Mitjà, limitándose a asegurar que el Govern está «centrado en las medidas» que hay que tomar para cortar la extensión de los contagios y que «queremos seguir contando con todos los expertos». Y ha advertido que la Generalitat defenderá que sea el Govern el que tome la «decisión última» sobre un eventual toque de queda para frenar la pandemia de coronavirus en Cataluña en la reunión que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, mantendrá con todos los responsables autonómicos, entre ellos la catalana Alba Vergés.

Contagios disparados

Todo ello en un día en que Cataluña vuelve a mostrar pésimos datos en la evolución de la pandemia. La comunidad ha notificado más de 4.000 nuevos contagios en 24 horas por segundo día consecutivo. Crece además la presión hospitalaria, con 182 nuevos ingresados y 39 nuevos ingresos en cuidados intensivos.

La comunidad suma 214.425 casos confirmados acumulados de coronavirus y 13.704 fallecidos desde el inicio de la pandemia, tres más que el miércoles. En total hay 282 enfermos Covid en las UCI catalanas, que están ya al 80% de su capacidad, y 1.626 ingresados en camas convencionales.

Con estos datos, la tasa de riesgo de rebrote vuelve a subir hasta los 566,92 puntos, 25 más que el día anterior. También crece la velocidad de reproducción (Rt) situada en 1,40.

Escuelas confinadas

En las escuelas catalanas se contabilizan este jueves 2.128 grupos estables confinados -un 2,96% del total- y un centro cerrado en Barcelona por brotes de coronavirus, según ha informado la Conselleria de Educación. Así, un total de 51.101 personas de la comunidad educativa están en cuarentena: 48.715 alumnos, 2.238 docentes y personal interno y 148 trabajadores externos.