España

Sánchez arranca esta semana una gira por España para evaluar el plan de recuperación

Calvo pide que se espere, al menos, hasta el próximo 9 de noviembre para hacer ese balance de las actuales medidas restrictivas antes de pensar en el confinamiento domiciliario

Montero-hacienda

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. EFE/Ballesteros

Primer Consejo de Ministros tras la aprobación del tercer estado de alarma, el segundo de ámbito nacional. El Ejecutivo considera que es pronto para valorar el impacto de la nueva situación de excepcionalidad y remite a la reunión, este miércoles, del Consejo Interterritorial de Salud, que evaluará las medidas tomadas y otras que puedan suscitarse.

Además, Pedro Sánchez inicia esta semana una ronda de visitas por todas las Comunidades para estudiar el plan de recuperación y resiliencia que ha puesto en marcha la Unión Europea ante la crisis sanitaria, económica y social del Covid. Arranca en Valencia y su objetivo es «visitar el conjunto de los territorios y departir con los actores fundamentales de estos territorios, como los agentes sociales, y de los que necesitamos su concurso para que sean eficaces estas medidas», según ha explicado la ministra portavoz, María Jesús Montero, al término del Consejo.

Montero ha defendido que «el Gobierno está convencido» de la eficacia y utilidad del actual estado de alarma «para combatir el virus como pudimos comprobar en la primera oleada. Es evidente que necesitamos medidas contundentes desde el criterio de la prudencia, el rigor y la evidencia científica», aunque en su primer intervención nada ha dicho de la posibilidad de los confinamientos domiciliarios, como ha pedido, por ejemplo, el Principado de Asturias.

El Gobierno está convencido» de la eficacia y utilidad del actual estado de alarma»

Defiende Montero que la situación está siendo monitorizada por Salvador Illa y por Fernando Simón, y el decreto permite tener «una amplia batería de medidas para que, en función de cada territorio, se puedan adoptar las medidas con la contundencia que cada momento exige», ha respondido al ser interpelada en varias ocasiones directamente por la resistencia del Gobierno central al confinamiento domiciliario.

Insiste en que primero hay que ver si sirven «las medidas que tenemos en vigor» y ha echado mano de su formación médica para subrayar que primero hay que ver si la actual medicación funciona. El Ejecutivo pide así tiempo ante la sospecha de que el actual decreto se queda corto. «Confiamos y esperamos que las medidas adoptadas hace unos días van a tener su reflejo» en los datos epidemiológicos para doblegar la curva de crecimiento.

En un momento dado, ha llegado a admitir que las actuales medidas podrían no llegar a ser suficientes si se confirma el crecimiento de los contagios, pero para ello, vuelve a remitir a las comunidades y a la Interterritorial como los órganos competentes para analizar nuevos escenarios.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha ido algo más lejos, al pedir que se espere, al menos, hasta el próximo 9 de noviembre, en que termina el periodo de 15 días del estado de alarma, que ya ha sido prorrogado hasta el 9 de mayo, para hacer ese balance. En todo caso, ha apostillado que «vamos a intentar que eso no llegue. Vamos a ser como siempre contundentes y prudentes al mismo tiempo».

Tarjetas opacas de Juan Carlos I

Respecto a la investigación que ha abierto la Fiscalía sobre unas supuestas tarjetas opacas que manejaron Juan Carlos I y Doña Sofía, se ha escudado, como viene siendo habitual, en que poco o nada tiene que decir de una decisión de la Justicia. «Este Gobierno va a perseguir siempre la ejemplaridad y la transparencia de las instituciones», ha agregado la ministra respecto a si este asunto puede afectar a la madre del Rey una vez que sí recibe fondos públicos, pero no ha ido más allá.

Respecto a la posibilidad de eliminar el castellano como lengua vehicular en la escuela -por mor de una enmienda entre PSOE, Unidas Podemos y ERC a la ley de Educación de Isabel Celáa- la portavoz gubernamental ha destacado la aspiración de la titular de Educación de conseguir «unos amplios consensos», aunque es inevitable pensar que todo responder a allanar el camino a la negociación presupuestaria.

Comentar ()