España

Ni Iglesia ni juzgado: los españoles se casan menos y pasados los 35

Ceuta, Baleares, Cádiz y Sevilla, las provincias que más matrimonios celebraron en 2019, y Ávila, Cuenca, Palencia y Zamora, las que menos

Las iglesias hace décadas que casi se vaciaron. Ahora son los ayuntamientos y los juzgados los que empiezan a menguar. Y lo hacen a un ritmo continuado y pronunciado. Los españoles cada vez quieren casarse menos. En sólo una década en nuestro país se celebran 11.500 bodas menos al año. Pese a que aún son numerosas, 165.678 durante el año 2019, están lejos de las más de 177.000 de 2009 y más aún de las 216.451 que se celebraron en 2000.

Quienes deciden contraer matrimonio lo hacen además a una edad mucho mayor. Si estudios como el Eustat del Gobierno vasco revela que durante los años de la Transición la edad de los hombres para casarse se situaba en los 25,7 años y en los 23,3 años en el caso de las mujeres, el último informe del Instituto Nacional de Estadística muestra que los varones contraen hoy matrimonio a los 38,7 años de edad y las mujeres a los 35,9 años. Una diferencia de edad muy significativa de 13 años que es síntoma claro de cómo ha cambiado la sociedad y las costumbres de los jóvenes.

Además de la secularización progresiva en los procesos de casamiento o la extensión y regularización de las parejas de hecho, también han tenido una incidencia significativa cambios como la legalización de los matrimonios homosexuales o la cada vez mayor llegada de inmigrantes. De hecho, actualmente en España en más de uno de cada seis matrimonios uno de los contrayentes es extranjero. Así ocurrió el año pasado en 25.080 casamientos. En comunidades autónomas como el País Vasco los enlaces en los que ambos contrayentes son extranjeros representan ya el 33% del total.

De 8,7 bodas a 3,2 por 1.000 habitantes

Casarse es cada vez más una decisión que se adopta una vez alcanzada la madurez y la estabilidad laboral y personal. Año a año empieza a ser más excepcional ver bodas en nuestras calles con la asiduidad de hace unos años. La tasa de bodas que se celebraban en 1975 era de 8,7 matrimonios por cada 1.000 habitantes, casi el triple de lo que sucede ahora. El año pasado la tasa de enlaces matrimoniales de nuestro país apenas alcanzó el de 3,2 bodas por cada 1.000 habitantes.

En España cuatro provincias destacan sobre el resto por el número de bodas que celebran: Madrid, con 24.174 enlaces el año pasado, seguido por Barcelona con 19.755. En tercer lugar figura Valencia, con 9.192 y Sevilla con 7.818. En realidad es mera cuestión demográfica.

Sin embargo, el número de matrimonio depende de muchos otros factores, desde las meramente naturales-paisajísticas hasta las culturales o de edad media de una población. Es la conclusión que se puede extraer de la lista de las provincias en las que se arropa con mayor devoción los matrimonios. A la cabeza figuran las Islas Baleares, con 4,2 bodas por cada 1.000 habitantes. Sus encantos naturales son sin duda un atractivo para ello. Cádiz y Sevilla registran una tasa de 4 bodas por 1.000 habitantes. Pero sin duda la que lidera el listado es la ciudad autónoma de Ceuta, con casi seis enlaces por 1.000 habitantes. La ciudad autónoma es junto a Melilla, la zona de España con la población más joven, con una media de edad de 37 años.

16,7 años, duración media del matrimonio

En la parte baja de la tabla figuran cuatro provincias castellanas, con una edad media de su población elevada: Ávila, Cuenca, Palencia y Zamora, con entre dos y tres bodas por 1.000 habitantes.

En cuanto al tipo de ceremonia por la que optan quienes se casan, los enlaces civiles continúan ganando terreno frente a los religiosos. En 2009 la balanza comenzó a inclinarse en favor de las bodas civiles que superaron por primera vez a las religiosas. Hoy ese porcentaje es muy superior, con un 80%. El año pasado en España las bodas religiosas no llegaron a las 34.000 por cerca de 130.000 de carácter civil. Por último, las bodas de personas del mismo sexo continúan representante un porcentaje reducido del total, con un 4,8% durante el año pasado.

Un número de enlaces que sigue siendo muy inferior al de matrimonios que cada año se rompen. Los divorcios y separaciones son muy superiores. Según los últimos datos del INE, correspondiente a los años 2017 y 2018, el número de rupturas osciló entre los 115.000 y 120.000 en esos dos años. La duración media de los matrimonios es hoy día de 16,7 años.

Comentar ()