España

Marlaska cree que para Bildu sería mejor que Otegi abandonase la política

EFE

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha considerado que para EH Bildu, que está compuesto por muchos partidos de diversa índole, hubiese sido más fácil «si personas como Otegi no hubiesen seguido en política», al ser preguntado sobre el apoyo de este partido a los presupuestos.

«EH Bildu son muchos partidos, incluso algunos que condenaron a ETA. Siempre he dicho que incluso para EH Bildu hubiera sido más fácil si personas como Otegi no hubiera continuado en la política», ha señalado en Onda Cero al recordar que esta reflexión ya la hizo en su libro.

«Todos pedíamos a la izquierda abertzale que asumiera la responsabilidad de desvincularse de ETA, todos pedíamos a ETA que dejase las armas y que ejerciera política estrictamente. En esos parámetros es un partido que está en el Parlamento y está haciendo política como el resto», ha añadido.

Ha mostrado además su satisfacción con que «la mayor parte de los grupos parlamentarios apoyen estos presupuestos» y cree que eso tiene que «tranquilizar a la sociedad de que estos son un presupuestos dirigidos a la sociedad española».

En esta misma línea, ha reclamado al PP que no excluya a ningún grupo parlamentario en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, refiriéndose a su exigencia de que Podemos y otros partidos no formen parte de la negociación.

«El PP es el que está excluyendo a grupos parlamentarios, el grupo parlamentario socialista no está excluyendo a ninguno», ha destacado al señalar que «en la diversidad y en la pluralidad», el CGPJ «tiene que tener un espejo en el Parlamento como ocurre en todas las sociedades democráticas».

Ha apelado también a la responsabilidad del PP «como partido de Estado» para que no siga bloqueando la renovación, «amparados en otras circunstancias», primero «el whtasapp de Cosidó», luego «la salida de Cayetana de portavoz» y ahora que si «las elecciones catalanas».

Ha recordado lleva ya «más de dos años de retraso» este asunto, lo que no tiene «parangón». «Es una manifestación concreta de generar desconfianza en las instituciones y todo partido de estado que se precie debe ser responsable», ha apuntado.

Sobre la posibilidad de que el Gobierno aplique la reforma que propuso en su momento de no alcanzarse el acuerdo con el PP, Marlaska ha defendido que se siga haciendo «como a día de hoy».

Tras ser preguntado reiteradas veces sobre si considera que el bloqueo justifica rebajar las mayorías parlamentarias para propiciar la renovación, ha respondido que «en ningún caso la solución que se acordaría sería contraria a la Constitución y garantizaría la independencia judicial en los parámetros máximos».

Sobre la reforma del delito de sedición, ha manifestado que los tipos penales deben adaptarse a cada momento y no se trata de quitarles de gravedad, sino de adaptarlos.

También ha abordado la situación de la inmigración en Canarias, y ha destacado que con este Gobierno existe política migratoria y se estaba logrando rebajar el flujo migratorio, reduciéndolo en un 54% en 2019.

Ya en febrero, ha explicado, eran conscientes de la debilidad del «flanco de Canarias» y por ello se pidió la colaboración de los países de origen y de tránsito, pero en septiembre, debido a la pandemia, se ha producido un incremento «relevante».

«Nosotros tenemos la capacidad de responder con un escudo social» a la crisis económica provocada por la pandemia. Somos una economía fuerte, pero hay otras economías de África que no tienen ese músculo y han sufrido más», a lo que se añade que las fronteras se han cerrado y los retornos se han visto «dificultados».

Pese a ello, ha indicado que ya han comenzado los retornos, sin precisar una cifra concreta, y respecto a los traslados a la península ha admitido que se hacen «si es necesario para garantizar el servicio de acogida y la protección de colectivos vulnerables».

Ha subrayado también que no le gusta la expresión «efecto llamada». A su juicio hay «un efecto huida, la gente sale se sus países de origen por la situación económica», y por eso ha apostado por la intervención europea en proyectos de desarrollo, en combatir a las mafias y en promover una inmigración regular y segura.

Comentar ()