España

Triple empate en las encuestas de Cataluña

Fuerzas prácticamente igualadas entre ERC, JxCat y PSC. El empate técnico entre 34 y 30 escaños entre los tres partidos es la principal conclusión de la media de las últimas encuestas electorales realizadas en Cataluña. Los de Carles Puigdemont y los socialistas se han comido en unas semanas la ventaja atesorada por ERC en meses. La candidatura de Pere Aragonés no arranca y los republicanos pagan la ausencia de su líder, Oriol Junqueras, a las puertas de la campaña. Una situación que podría explicar el empeño del Govern en sellar el aplazamiento electoral en Cataluña.

La media de las últimas encuestas publicadas en Cataluña, las primeras tras cerrarse todas las candidaturas, otorgan a Esquerra una media de 34 diputados, entre los 38 que le augura GAD3 para La Vanguardia y los 31 de Sociométrica para El Español. Sus socios de JxCat suben ya a los 31 escaños, entre los 29 de Gesop para El Periódico y los 35 de Electomanía, que ya da a la candidatura de Puigdemont y Laura Borràs ventaja sobre ERC.

El PSC ganaría los comicios en el sondeo de Gesop con 34 escaños, mientras Sociométrica le otorga la marca más baja, 27, aún así diez más de los actuales. Tras ellos, Cs se mantiene entorno a los 14 escaños, lejos de los 36 de hace tres años, pero muy por encima de sus directos rivales, el PP. Los populares recuperan el grupo propio pero no rentabilizan la caída de Cs, que va a nutrir al PSC y, sobre todo, a la entrada de Vox, con seis escaños.

Irrupción de Illa

La designación del ministro de Sanidad, Salvador Illa, como candidato socialista a la presidencia de la Generalitat se explicó abiertamente como una decisión en términos electorales: era el mejor situado, según los sondeos internos que manejaban los socialistas, para darle la vuelta al escenario electoral catalán.

Las cuatro encuestas publicadas desde el 30 de diciembre dan la razón a los socialistas: el PSC ha pasado de los 25 escaños del último sondeo del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat a esa media de 30 y opciones de batallar por la victoria en las elecciones con ERC y JxCat.

Igualmente determinante parece la definición de la candidatura de Junts, con Puigdemont y Borràs a la cabeza. El ex presidente fugado anunció una semana antes que Illa su decisión de encabezar la lista de JxCat, una decisión que casi todo el mundo político daba por descontada, pero que no había sido trasladada a la opinión pública.

Aunque la recuperación de Junts ha sido más paulatina -el último CEO ya daba a la candidatura de Laura Borràs una previsión de entre 30-32 escaños- las predicciones de encuestas anteriores tenían muy en cuenta la «cocina» y la distribución territorial del voto a la hora de dar más opciones a los independentistas que al PSC. Así, en ese sondeo del CEO el PSC tenía un 9,1% de intención directa de voto, por un 6% de JxCat, pese a lo cual la proyección electoral otorgaba entre cinco y siete diputados más a los de Puigdemont.

Fecha electoral e indultos

Con estos datos sobre la mesa, la posibilidad de una prórroga electoral es una opción cada vez más atractiva para Esquerra, que sólo se ha resistido a explicitarlo hasta ahora por el desgaste que supone para el partido como responsable de los dos departamentos directamente responsables de que no se puedan celebrar los comicios: Salud y Relaciones Institucionales.

Los republicanos han perdido buena parte de su ventaja y sufren el la desgaste de la gestión del Covid en Salud, Educación y Bienestar Social. Pero llegados a este punto, podrían acariciar la esperanza de los indultos prometidos desde Podemos -y no descartados por el Gobierno- sean una realidad en mayo o junio, cuando quieren fijar los comicios. Un escenario que permitiría a Oriol Junqueras protagonizar la campaña junto a Pere Aragonés, igualando fuerzas con JxCat y la presencia de Puigdemont.

En JxCat, por contra, las opiniones parecen divididas. Desde el Govern se lanzan mensajes inequívocos a favor de la prorroga electoral, con la portavoz Meritxell Budó en primer lugar. Un mensaje que según algunas fuentes cuenta con la aquiescencia de Puigdemont, convencido de que el tiempo juega a favor de su partido y en contra de Esquerra.

Pero la candidata real, Laura Borràs, y su número dos, Joan Canadell, han mostrado su postura crítica sobre esa posibilidad. Borràs se ha referido a la situación en Portugal, con restricciones más severas que España, y que mantiene la cita con las urnas a final de mes, para defender la celebración de los comicios el 14F. Y el vicepresidente del Parlament, Josep Costa, advertía que «no hay ninguna razón sanitaria para privar a nadie de un derecho esencial como el voto».

Comentar ()