España

El TSJC condena al conseller de Exteriores por desobediencia grave el 1-O cuando era alcalde

El tribunal catalán impone a Bernat Solé un año de inhabilitación, pero el conseller seguirá la frente del Departamento responsable de la organización de las elecciones porque la sentencia no es firme

El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Bernat Solé. EUROPA PRESS

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado al conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Bernat Solé, por un delito de desobediencia grave el 1-O, cuando era alcalde de Agramunt (Lleida), y le ha impuesto una pena de un año de inhabilitación.

«No renunciaré a ninguna vía para defenderme de una sentencia injusta» ha respondido Solé. El conseller ha dejado claro además, en una comparecencia escudado por el conjunto del gobierno catalán en el Palau de la Generalitat, que «seguiré al frente de mis responsabilidades porque el país tiene necesidades urgentes».

El mismo tribunal que debate el aplazamiento de las elecciones catalanas, preparadas por Solé en calidad de responsable de procesos electorales, ha decretado la inhabilitación del conseller, que no es firme. Solé es el primer alcalde condenado por desobediencia por su participación en el 1-O. De los 716 causas abiertas contra otros tantos primeros ediles, solo quedan nueve vivias. La gran mayoría se han archivado, mientras que la alcaldesa de Roses, Montse Mindan, fue absuelta hace unos meses.

Su inhabilitación incluye cargos públicos electos y funciones públicas o de administración «de ámbito local, provincial, autonómico, estatal o supranacional», y también le ha condenado a una multa a una multa de 16.800 euros, ha explicado el TSJC en un comunicado este jueves.

Seguirá en el Govern

Sin embargo, el conseller ahora condenado seguirá al frente del departamento responsable de la preparación del dispositivo que debía permitir el proceso electoral pese a la pandemia, y del argumentario esgrimido por el Govern para aplazarlas finalmente. Solé aprovechará que la sentencia no es firme, en un momento en que la ausencia de president hace imposible sustituirlo al frente de una consejería crucial, porque Pere Aragonés, en su condición de presidente en funciones, no tiene potestad para nombrar ni cesar consejeros.

El tribunal considera que Solé, a sabiendas de que el Tribunal Constitucional (TC) prohibió la votación del 1-O, «tuvo una participación activa y decidida en su desarrollo y buena finalidad».

Participación activa en el 1-O

“No solo permitió que el día 25 septiembre 2017 se utilizara» un mitin en favor del referéndum en una instalación propiedad del Consistorio, señala el auto, «sino que se prestó a participar en él como orador, junto a otros dos, en su calidad de Alcalde de dicha localidad, además de en la de Diputado del Parlament de Catalunya, aprovechando la ocasión para alentar públicamente a los oyentes a ir a votar el día 1 octubre 2017”.

El día del referéndum, añade la sentencia, Solé tuvo «una participación activa y decidida en su desarrollo y buen fin, personándose desde el primer momento en el centro de votación y asumiendo de forma intermitente durante toda la jornada responsabilidades logísticas y de apoyo». A Solé se atribuye, además, un papel determinante en avisar a los organizadores de la actuación de fuerzas policiales en otros municipios. Y «colaborando decisivamente en la toma decisiones capitales, tales como la de esconder en lugar seguro las urnas con los votos depositados en su interior y la documentación comprometedora relacionada con la votación».

Comentar ()