La Comunidad de Madrid suspenderá durante dos semanas la aplicación de primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus, y priorizará únicamente la aplicación de la segunda dosis a los usuarios de residencias y personal sanitario que ya ha recibido la primera inyección.

Así lo ha anunciado el vicepresidente Ignacio Aguado, que ha confirmado que la reducción de dosis entregadas a España por los problemas de producción de Pfizer hacen imposible mantener el ritmo actual.

Madrid ya ha administrado el 96% de las dosis recibidas, en línea con la media nacional del 95,9%. A falta de nuevas entregas, sólo cuenta actualmente con un remanente de cerca de 7.000 dosis.

Así, la prioridad ahora será completar el ciclo de vacunación de los que ya han recibido una sola dosis de la vacuna, unas 165.000 personas en toda la región entre sanitarios y usuarios de residencias. Más de 4.000 ya han recibido las dos dosis.

La situación de escasez es la misma en todas las comunidades autónomas, hasta el punto de que Sanidad se vio obligada a cambiar el reparto de dosis entre los territorios ante los problemas sobrevenidos con Pfizer. El ministerio adaptó la semana pasada las entregas para priorizar a las comunidades que más agotaron sus dosis en los primeros días de la campaña, ante el riesgo de que se queden ahora sin viales para poder completar el ciclo de inmunización.

Cataluña se queda con las «neveras vacías»

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, también ha confirmado que Cataluña se quedará sin vacunas este jueves: «Las neveras estarán vacías».

Cataluña ha confirmado además que la semana que viene habrá al menos 10.000 personas que ya han recibido la primera dosis de la vacuna que no podrán recibir la segunda cuando les corresponde.

«Moderna se retrasa, Pfizer manda menos vacunas y de AstraZeneca no sabemos nada», ha valorado Argimon, que sin embargo ha matizado que la segunda dosis, que se debe inyectar idealmente a los 21 días de la primera dosis, puede retrasarse hasta 42 días.