España | País Vasco

Euskadi ha realizado ya test PCR o de antígenos al 60% de su población

El País Vasco, Navarra y Asturias duplican el ratio de pruebas por habitante de comunidades como Andalucía, Canarias y Castilla La Mancha.

Cientos de personas hacen cola para someterse a pruebas PCR en las carpas instaladas en Ordizia.

Cientos de personas hacen cola para someterse a pruebas PCR en las carpas instaladas en Ordizia.

Las primeras pruebas se hicieron a finales de febrero del año pasado. El primer positivo detectado en Euskadi data del 27 de ese mes. Entonces poco a casi nada se sabía del Covid-19. A las noticias que llegaban de China no se les prestaba mucha atención. Tampoco la mayor parte de la sociedad conocía lo que era una PCR o un test de antígenos. En estos casi once meses de pandemia transcurridos la población se ha familiarizado con el coronavirus, sus consecuencias y la terminología que lo rodea. En gran medida, lo ha hecho por haberlo padecido, temido o lamentado en primera persona. El País Vasco es junto a Navarra la comunidad autónoma que mayor número de test per cápita realiza a su población. Los últimos datos revelan que seis de cada diez ciudadanos vascos se ha sometido a una PCR o un test de antígenos.

La cifra de pruebas realizadas por los servicios públicos de sanidad rebasó ayer los dos millones. Los PCR continúan siendo el test más común, con 1,87 millones de pruebas realizadas hasta ahora, a los que se deben sumar 213.000 test de antígenos. Se trata de exploraciones en busca de contagios a los que se ha sometido, según los datos oficiales, a una población de 1,32 millones de personas en el País Vasco. La tasa de positividad acumulada desde el inicio de la pandemia ronda el 10%, con cerca de 135.500 positivos confirmados.  

La realización de pruebas en el conjunto del país es muy desigual. La diferencia entre comunidades autónomas es significativa. En gran medida, junto a la intensidad de proliferación del virus en cada zona, la capacidad de sus sistemas públicos para afrontar volúmenes de análisis tan elevados condiciona el número de pruebas. Así, regiones como Euskadi, Navarra o Asturias duplican a Andalucía, Canarias y Castilla La Mancha en el número de pruebas PCR por habitante que realizan. El ratio de las tres comunidades que encabezan el ranking oscila entre las 785 pruebas por cada 1.000 habitantes de la sanidad navarra y los 753 de la asturiana. En el caso de Andalucía el ratio cae hasta las 304 pruebas PCR realizadas por cada1.000 habitantes, hasta las 352 en Canarias y las 364 en Castilla La Mancha.

En regiones más pobladas como Madrid el número de PCR es de 449 por 1.000 pero en cambio encabeza la lista de pruebas de antígenos, con 204 test, más del doble que el País Vasco y Navarra. En Cataluña el ratio de PCR por habitante es de 564, en Aragón de 470, en Galicia de 486, Cantabria de 599 y Castilla y León de 493.

85.000 pruebas en una semana

La sanidad vasca ha registrado en la última semana la mayor actividad de pruebas diagnósticas en lo que llevamos de pandemia. Entre el día 18 y el 24 de este mes se han realizado 85.100 pruebas -55.600 PCR y 29.500 test de antígenos-. Los responsables sanitarios reconocen que la incidencia de la epidemia está siendo muy importante en los últimos días y lo hace además a una velocidad mucho mayor de lo que lo venía haciendo en semanas anteriores. El impacto de la evolución se comienza a percibir en el indicador de casos por habitantes, que coloca a la comunidad autónoma en la ‘zona roja’ de incidencia: 558 casos por cada 100.000 habitantes “y todo apunta a que seguirá creciendo en los próximos días”, ha reconocido la consejera de Salud, Gotzone Sagardui.

La detección de más casos, en gran parte gracias al incremento de test diarios, inquieta a los responsables sanitarios. Lo hace fundamentalmente por la localización de cada vez episodios de contagio relacionados con la cepa británica, con mayor capacidad de transmisión y mortalidad. Desde que comenzó la pandemia sólo en el País Vasco se han registrado 3.384 víctimas mortales relacionadas con el Covid. En la última semana la cifra de fallecimientos con coronavirus ha sido de 89 personas, un impacto similar a las peores semanas vividas en la pandemia.

Los hospitales vascos perciben ya la saturación en sus plantas y Unidades de Cuidados Intensivos, aunque con un peso muy inferior al de otras regiones. Actualmente el Plan vasco establece cinco niveles de saturación de las UCI y los 134 pacientes ingresados en estas unidades lo sitúan en el tercer nivel. A ellos se suman otros 560 enfermos Covid ingresados en planta.   

La esperanza está puesta en la vacunación de la población pero por ahora su impacto es muy reducido. Transcurrido el primer mes desde que se administró la primera dosis el pasado 27 de diciembre en Euskadi, sólo se han inyectado 51.945 dosis, de las que casi un 10% corresponden a la segunda dosis de la vacuna. Las personas mayores ingresadas en residencias han sido las primeras en beneficiarse de la protección contra el coronavirus, así como el personal sociosanitario de estos centros.  En una segunda etapa se ha puesto en marcha la vacunación de los profesionales sanitarios de la red pública -11.360 hasta ahora-. Sólo un tercio de ellos ha sido vacunado y no se prevé que el total de la plantilla esté completamente  vacunada hasta mediados de febrero.   

Te puede interesar

Comentar ()