España

Tezanos se apoya en Aznar para defender la cita electoral del 14-F

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, en un comparecencia. EP

Esta vez, lejos de arremeter contra el centro-derecha o contra la prensa , como viene siendo habitual en él, el responsable del CIS, José Félix Tezanos, se apoya como argumento de autoridad nada menos que en unas palabras de José María Aznar. Defiende Tezanos en un artículo de la Fundación Sistema la obligación de respetar los calendarios electorales, incluido el de los comicios autonómicos catalanes tras distintos internos por retrasarlos al mes de mayo «dando lugar a espectáculos políticos penosos» que erosionan «las bases fundamentales de la democracia».

«Por eso, precisamente, el ex presidente José María Aznar recordó los días pasados que las fechas electorales no se deben cuestionar ni posponer sine die, recordando lo insólito que hubiera parecido que Donald Trump, que ya se recelaba una posible derrota, hubiera suspendido y retrasado las elecciones norteamericanas so pretexto de una pandemia que está afectando a los Estados Unidos con más intensidad que a España», parafrasea el director del CIS.

Aznar comparó la pretensión de los catalanes con la actitud de Trump

Es más, se extraña de que «tan rotunda advertencia de Aznar no haya tenido apenas eco en los medios de comunicación social, hasta el punto que algunos llegamos a pensar que solo era un bulo, o una fake, como ahora dicen los pedantes».

El pasado 18 de enero Aznar participó en un foro sobre liderazgo junto al exmandatario colombiano, Andrés Pastrana y efectivamente alertó contra «esta costumbre que se va a arraigando de aplazar las elecciones. Ahora las elecciones en Cataluña por el virus. ¿Qué hubiésemos dicho aquí, qué hubiesen dicho los que más tienen que callar, si Trump hubiese decidido aplazar las elecciones en Estados Unidos por el mismo motivo? -agregó el ex presidente- En un país que tiene 4.000 muertes diarias por el virus. Aquí estamos jugando con la libertad».

Alineado esta vez a las tesis del Gobierno central y del PSC, lo curioso es que sólo tres días antes de las palabras de Aznar los populares catalanes respaldaron el retraso al 30 de mayo que se pactó en la Cámara autonómica, exigiendo que para entonces se pudiera asegurar el proceso electoral. Pero ni Tezanos ni Aznar hacían alusión alguna al hecho de que hay un antecedente en España de retraso electoral, puesto que las elecciones vascas y gallegas estaban previstas para abril y se retrasaron al 12 de julio del año pasado. Bien es cierto que los ciudadanos españoles estuvieron confinados en sus domicilios hasta el 21 de junio, lo que justificaba dicho retraso, que no suspensión.

En defensa de su último sondeo preelectoral

A juicio de Tezanos, los intentos del independentismo por retrasar las elecciones «forman parte de los procesos de erosión que están sufriendo las democracias en nuestro tiempo. Erosión para la que parece que todo vale, incluso el cuestionamiento de la legitimidad de algunas candidaturas, de algunas encuestas (no favorables) y hasta de algunos posibles escrutinios», en alusión al último sondeo del CIS preelectoral catalán, que fue el primero en dar a Salvador Illa probable ganador de la contienda.

Se trata de cuestionamientos «que se hacen sin razón, causa o evidencia alguna, sin sostenerse en datos ni en indicios, como hemos visto con Donald Trump, que ya antes del día de la votación se dedicó a cuestionar la fiabilidad futura del proceso electoral, que según él se vería afectado por el ‘pucherazo’ que estaban organizando los demócratas».

Y en defensa del candidato socialista sostiene que «las falacias y argucias argumentativas a las que están recurriendo algunos en España para cuestionar la legitimidad de la candidatura de Salvador Illa, o las encuestas del CIS preguntando por él –junto a los demás candidatos– son una muestra de estas derivas por las que se han lanzado los que parecen pensar que la democracia y sus procedimientos solo son buenos cuando les convienen a ellos, y que los plazos y formalidades de la democracia son de “quita y pon”, al gusto de cada cual».

Te puede interesar

Comentar ()