El ‘efecto Illa’ ha surtido efecto. El PSC ganaría las elecciones en Cataluña, con el 23,9% de los votos, y se situaría por delante de ERC, que obtendría el 20,6% de los apoyos, según el último barómetro del CIS. En escaños, los socialistas encabezados por Salvador Illa obtendrían entre 30 y 35 escaños, mientras que los republicanos se quedarían entre 31 y 33.

Los independentistas mantendrían la mayoría en el Parlament en la horquilla más alta de sus resultados, aunque quedarían lejos de la aspiración de superar el 50% de los votos. La suma de ERC, JxCat y la CUP se quedaría en el 39% de los apoyos.

CIS catalán enero 2021

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha presentado este jueves su encuesta preelectoral de los comicios catalanes, programados inicialmente para el próximo 14 de febrero, un estudio que ha incluido tanto datos de intención de voto como de reparto de escaños. Los datos llegan cuando los partidos catalanes están pendientes de la decisión del Tribunal Superior de Justicia (TSCJ), que ha acordado mantener la suspensión de la prórroga electoral al 30 de mayo hasta el fallo, el 8 de febrero.

Illa, el favorito como president

El sondeo muestra además a Salvador Illa como el candidato preferido de un 22% de los catalanes para ocupar el Palau de la Generalitat, doblando a quienes prefieren que sea la candidata de JxCat, Laura Borràs (11,1%), o el vicepresidente del Govern y candidato de ERC, Pere Aragonès (9%). El actual ministro de Sanidad es también el mejor valorado de los candidatos, el único que aprueba con un 5.

En segundo lugar empatan Borràs y Aragonès con un 4,6. Tras ellos se sitúa la candidata de la CUP, Dolors Sabater (4), Jessica Albiach, Àngels Chacón y Marta Pascal. Los candidatos de Cs, Carlos Carrizosa (2,7), PP, Alejandro Fernández (2,6) y Vox, Ignacio Garriga (2,5), cierran el ránking.

La muestra del CIS sitúa a Esquerra por delante de JxCat, que se queda en una estimación del 12,5% de los votos y entre 20 y 27 escaños, según el instituto público. Otra de las novedades de la encuesta es el posible sorpasso de Vox al PP: Ignacio Garriga lograría el 6,6% de los votos (entre 6 y 10 escaños), por el 5,8% de los apoyos que obtendría Alejandro Fernández (7).

Batalla en la derecha

El CIS avala así las aspiraciones de los verdes, mientras da esperanza a Ciudadanos, que aguantaría como la primera fuerza de la derecha en el Parlament. Aún así, los naranjas pierden más de la mitad de sus diputados, con una previsión de entre 13 y 15 escaños frente a los 36 que conserva actualmente.

Los comunes, por su parte, obtienen premio en el sondeo del CIS, que les da una mejora de entre uno y tres escaños, hasta los 12. Una mejora que no ha recogido ninguna de las encuestas anteriores, en las que los de Ada Colau muestran serios riesgos de retroceder y se muestran como el eslabón más débil del tripartito de izquierdas que ellos mismos reclaman.

PDeCat y PNC se quedan fuera

No entrarían, por contra, las dos escisiones de JxCat, el PDeCat que lidera Àngels Chacon ni el PNC de Marta Pascal. Dos partidos que restarían oficialmente un 1% de los sufragios cosechados por Carles Puigdemont y Laura Borràs y que son una de las claves del retroceso de JxCat frente a ERC.

Por contra, la CUP refuerza sus posiciones con la alianza con la ex alcaldesa de Badalona, Dolors Sabaté. Los antisistema acarician la posibilidad de triplicar resultados, pasando de los cuatro diputados actuales a una horquilla de 8 a 11 escaños. Se convierten, así, en pieza fundamental de la mayoría independentista en el Parlament si JxCat y ERC reeditan la coalición de gobierno actual.

Barcelona, clave para el PSC

La demarcación de Barcelona volvería a ser la clave para los socialistas, que obtendrían entre 21 y 24 diputados en esta demarcación de 85 escaños, el grueso de los 30-35 que le augura el CIS. En 2017 el PSC obtuvo 13 escaños en esta demarcación, mientras Cs sumaba 24 diputados en Barcelona y su cinturón metropolitano. El CIS augura ahora menos de la mitad de los escaños, entre 9-10, para los naranjas.

Esquerra aguantaría con prácticamente los mismos escaños en esta demarcación, mientras JxCat sufre aquí un marcado retroceso de hasta 7 escaños, respecto a los 17 obtenidos hace tres años por Carles Puigdemont. El cambio más simbólico entre los partidos independentistas se produciría en Girona -cuna de Puigdemont y Quim Torra– donde ERC podría ganar a JxCat, que en 2017 se impuso por tres escaños a los republicanos.

Polémica por la inclusión de Illa

Desde noviembre, el CIS ha venido incluyendo un refuerzo de la muestra en Cataluña, con más entrevistas que en sus estudios mensuales ordinarios, alegando que así iba a «poder proporcionar más datos a la opinión pública». En esas entrevistas específicas para Cataluña, se incorpora una quincena de nombres de políticos para que los entrevistados les valoren y opinen sobre sus preferencias para ver al frente de la Generalitat. Un abanico en el que el CIS incluyó a Salvador Illa mucho antes de que Miquel Iceta renunciara oficialmente a liderar la candidatura del PSC.

En el barómetro de opinión de diciembre, ERC seguía en cabeza en intención directa de voto, pero se apreciaba un retroceso de los republicanos en favor de Junts. El PSC, por su parte, aparecía consolidado como primera alternativa no independentista.