España

Polémica y tensión en Madrid por los "sabotajes" en el Zendal: "No tienen vergüenza"

Ayuso denuncia que detrás del boicot al hospital están "allegados" de Más Madrid y de Podemos, a los que ha acusado incluso de "robar medicamentos" para torpedear la labor del centro | Isa Serra defiende que el supuesto boicot es "una campaña inventada del PP"

Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso, en la Asamblea de Madrid.

Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso, en la Asamblea de Madrid. EP

Desde su inauguración hace poco más de dos meses, no ha habido prácticamente un sólo día en que el Hospital Enfermera Isabel Zendal haya estado exento de polémica. Ya sea por la ingente cantidad de dinero que ha costado levantar un centro que muchos tildaron de «innecesario» -pese a las réplicas que se han habilitado posteriormente en otras ciudades de España ante el aumento de contagios de la tercera ola-, por los traslados forzosos de personal o por el boicot diario y la «campaña de desprestigio» que ha denunciado reiteradamente el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Este jueves, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha estallado en el pleno de la Asamblea de Madrid contra el «sabotaje» al hospital que, según adelantó El Mundo, incluía desde cables desenchufados a tuberías atrancadas y sistemas de ventilación desconectados. Y la líder madrileña ha acusado al entorno de Más Madrid de estar detrás de este boicot, lo que ha enrarecido aún más el ambiente político en la Comunidad de Madrid.

A juicio de Ayuso, detrás de los ataques al hospital se encuentran sanitarios y sindicatos «allegados» a la formación de izquierdas, a los que ha acusado directamente de «robar y boicotear» dichas instalaciones. «El Zendal es objeto de su ira. Fonendos que han desaparecido, hurtos, roturas de puertas… Sus más cercanos lo boicotean día sí día también de forma mezquina», ha apuntado Ayuso, que incluye en su acusación también al entorno de Podemos. «No tienen ni pudor ni vergüenza. Es impresentable», seguía la presidenta.

Ayuso ha denunciado además al personal afín a la izquierda madrileña de «robar medicamentos» para que luego aparezca «en sus medios afines al momento» que en el Zendal falta «no se qué medicamento, justo el que han robado». Tales acusaciones han provocado enorme estupor en las bancadas de Más Madrid y Podemos. La portavoz de la formación morada, Isa Serra, se ha defendido de las críticas y ha aseverado que el supuesto boicot del que habla Díaz Ayuso es «una campaña inventada por el PP» que «no existe». Por su parte, el diputado de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, ha destacado que los madrileños, además de «fatiga pandémica» tienen «fatiga Ayusénica».

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha aprovechado su intervención en la Asamblea y ha respondido a la polémica ofreciendo el hospital de campaña a «toda España», ante la presión asistencial al alza que sufren buena parte de las comunidades autónomas a raíz de una tercera ola del coronavirus que ha batido todos los récords.

Prohibir móviles, la última polémica

El Ejecutivo madrileño se ha sacudido de éste modo de la última polémica que rodea al centro sanitario y que ha adelantado este jueves la SER. El citado medio ha publicado un audio de la gerente del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid), Dolores Rubio, quien propone impedir el contacto entre los pacientes y sus familiares para evitar que éstos puedan rechazar traslados puntuales al Isabel Zendal. «La familia hay que mantenerla fuera. Pues se prohíben los teléfonos. ¿Por qué tiene que llamar a la familia? ¿Por qué tiene que tener un móvil», afirma la gerente en el audio.

La queja de Rubio se produce en el contexto de una reunión en que muestra su preocupación por la cantidad de personal sanitario que ha sido trasladado al Zendal, mientras que los traslados de pacientes, al ser voluntarios, escasean. La mayoría, según la SER, prefieren permanecer en el hospital de Alcalá. «No tenemos profesionales porque están allí, pero no les mandamos pacientes y nos quejamos de que no tenemos profesionales», lamenta la gerente. De este modo, lo que propone Rubio es quitar los teléfonos móviles a los pacientes y comunicar a las familias los traslados una vez los enfermos estén ya siendo trasladados al Isabel Zendal.

«Alguien está boicoteando, porque si el paciente dice que sí y al cabo de cinco minutos entra un auxiliar y ya resulta que el señor dice que no… A ver qué está pasando», puede escucharse en el polémico audio. El jefe de la oposición en la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha pedido a la líder regional el cese inmediato de la gerente del hospital de Alcalá por el comportamiento «intolerable» de Rubio que, en el desempeño de un cargo público, «no tiene la más mínima sensibilidad con los pacientes y sus familias».

Te puede interesar

Comentar ()