España 'Caso Dina'

Bousselham dice que acepta que Iglesias entrara en su móvil por la "confianza entre ambos"

La ex asesora de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo se opone a que la Policía realice un nuevo informe sobre la tarjeta dañada de su móvil que estuvo en manos del político durante meses

La ex asesora de Podemos Dina Bousselham, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

Dina Bousselham vuelve a salir en defensa de Pablo Iglesias. La ex asesora del líder de Podemos en el Parlamento Europeo ha presentado un escrito ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón en el que insiste en que no denunció a su jefe por quedarse durante meses con una copia del volcado de su móvil y que acepta que éste entrara a ver su contenido, aunque fuera íntimo, por la «confianza existente entre ambos» y la «amistad» que les unía.

En el escrito, al que ha tenido acceso El Independiente, se opone a la decisión del juez de pedir un nuevo informe técnico sobre la tarjeta móvil a la Policía, una prueba que considera «inútil e innecesaria». Reprocha al instructor un «interés desmedido y no disimulado de atribuir un delito de daños informáticos a una de las víctimas del proceso», refiriéndose a Iglesias.

El Tribunal Supremo declinó investigar al vicepresidente segundo del Gobierno por los indicios de los delitos de daños informáticos, revelación de secretos y denuncia falsa que el juez del caso Villarejo apreció contra él en el manejo de la tarjeta móvil de su asesora. En la exposición razonada contra Iglesias, García-Castellón consideró que éste trató de sacar rédito político de la investigación sobre el robo del móvil de su asesora a finales de 2015 y la aparición de una copia del volcado de éste en casa del comisario José Manuel Villarejo. Cree que mintió al presentarse como víctima de las cloacas policiales del Estado y de sus filtraciones porque mensajes del móvil se publicaron en la prensa en julio de 2016 a pesar de que sabía que la propia Bousselham compartió pantallazos de dichas conversaciones con terceras personas.

La Sala Segunda concluyó que el juez no había acabado la investigación y le instó a hacerlo. Le indicó que el delito de denuncia falsa no se puede investigar porque no se dan las condiciones procesales y que, para investigar los otros dos, Bousselham debe sentirse perjudicada. Por eso el alto tribunal ordenó practicar las diligencias necesarias para agotar la investigación, entre ellas, tomar declaración de nuevo a Bousselham.

Nueva prueba de la Policía

Cumpliendo con lo que le indicó el Supremo, el juez acordó nuevas diligencias de investigación el pasado 5 de febrero. Dictó una providencia en la que requirió a la Policía Científica del CNP que informara «sobre si es técnicamente posible el acceso a la información contenida en la Tarjeta de Dina Bousselham».

Bousselham ha presentado un recurso contra dicha decisión que ve «inútil» porque cree que el juez sigue buscando la manera de acreditar que fue Pablo Iglesias quien dañó el dispositivo los meses que estuvo en sus manos, después de que se la entregara el presidente del Grupo Zeta porque llegó a la revista Interviú perteneciente a éste por medio de un anónimo. Está convencida de que la investigación ha acreditado que quien dañó la tarjeta fue la empresa de recuperación de datos de Gales a la que dirigió su pareja para recuperar los archivos.

«La tarjeta fue dañada con un puntero láser, tal y como ha quedado acreditado en las presentes diligencias, por lo que, esta parte no alcanza a comprender, la diligencia de investigación consistente en una nueva pericial que determine lo que ya ha aclarado la Policía científica», dice la abogada de Bousselham, Marta Flor Núñez, quien también fue abogada de Iglesias y representa a Podemos en otros procedimientos.

Avanza que no se siente perjudicada

Antes de que el juez vuelva a citarla a declarar, Bousselham ya le avanza que no se siente perjudicada por la actuación de Iglesias. «La Sra Bousselham no ha interpuesto querella, ni denuncia, ni ha instado acciones contra el Sr Iglesias, aceptando el hecho de que aquél entrara en conocimiento de los archivos de la tarjeta de su titularidad, puesto que, entre otros, gran parte de lo contenido en el teléfono móvil de mi representada procedía de su trabajo en la organización y dada la confianza existente entre ambos», se lee en el escrito, en el que insiste en que el móvil contenía también «fotografías e información personal e incluso bancaria, del propio señor Iglesias».

Entendió que Iglesias guardase la tarjeta «sin pedir explicación alguna al respecto

Bousselham justifica la actuación de Iglesias en «las obligaciones públicas y electorales en aquellas fechas». «La Sra. Bousselham ha puesto de manifiesto la amistad que, más allá de la relación laboral o política, mantiene con el Sr. Iglesias durante estos últimos años y entendió, sin pedir explicación alguna al respecto, que aquel guardase la tarjeta hasta su entrega, como así declaró ya ante Su Señoría en su día dada la forma que se había obtenido, sin ocultación alguna, y que, en torno a la publicación de los datos por Okdiario, se la entregara», abunda. Por último, también reprocha al juez que no haya hecho «diligencia alguna» para «descubrir a los presuntos culpables del robo».

Comentar ()