El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha solicitado a la Audiencia Nacional copia de todo el material que se le incautó cuando fue detenido y que supone la base de la investigación contra él en el caso Tándem. El ex agente investigado como presunto líder de una trama de corrupción policial ha afirmado que ahora «empiezo desde el kilómetro cero» y que su objetivo es defenderse. También ha dudado de que haya un 50% de los documentos y grabaciones de los discos duros que se le incautaron que no pueden ser desencriptados por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Ha considerado que eso es imposible.

Así lo ha manifestado a los medios de comunicación a la salida del Juzgado Central número 6, donde ha acudido a declarar como investigado este jueves por su propio pie tras quedar en libertad provisional después de tres años en prisión preventiva.

Durante unos minutos ha contestado a todas las preguntas de los periodistas y se ha mostrado dispuesto a «desenmascarar a todos». «A todos los que no creen en la Justicia y creen que se pude utilizar la Justicia para esto. Como venganza y para manipular a un país», ha afirmado, y ha vuelto a culpar al ex director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz Roldán, de promover el inicio de la investigación que llevó a su detención e ingreso en prisión. «Ningún secreto aguanta el tiempo», ha afirmando Villarejo parafraseando al dramaturgo francés Jean Racine y considerando que su persecución buscó una «catarsis» para España. «Si Villarejo es el culpable de los males y si está en la cárcel, todas las conciencias están tranquilas», ha dicho. «El gran lord protector de la Corona que creo no ha sido muy habilidoso protegiendo a su señor», ha lanzado en referencia al ex jefe del centro de Inteligencia español. «Toda esta patraña al final verá la luz en el momento en que tenga la posibilidad de defenderme», espera el antiguo agente encubierto.

«A mi me gustaría que se investigara todas las filtraciones que ha habido, quién las ha hecho, pero nadie quiere investigarlas. Es alucinante estar en la celda incomunicado, con todas las comunicaciones intervenidas y decir a la vez que Villarejo filtra. O decir que Villarejo es un mentiroso pero que afecta a la seguridad del Estado. O es mentira, o es una contradicción», ha afirmado.

«Trabajos condicionados por interés público»

El comisario jubilado, que está investigado por aprovechar presuntamente su condición de funcionario policial y la información a la que podía acceder gracias a ésta para realizar dosieres de inteligencia para grandes empresas (algunas cotizadas en el Ibex-35) por las que cobró millones de euros a través de su grupo empresarial Cenyt, ha defendido que «casi todos mis trabajos fueron condicionados por interés público».

«Yo nunca fui un policía normal, nunca tuve despacho. Casi todos mis trabajos privados eran condicionados por interés público. Como no había fondos reservados pues, como se hace en muchos países, se cobra digamos a la empresa a la que se diga que muchas veces eran de interés para España», ha sostenido.

Preguntado por este diario si en los trabajos que no eran condicionados por interés público hubo abuso policial por su parte o por la de otros compañeros (investigados en la causa como miembros de su supuesta red corrupta), Villarejo ha contestado con una evasiva: «De lo que me acusan es de que había tráfico de llamadas y tal. Oiga, ha habido veinte mil casos donde había, en algunos casos, creo recordar Pitiusa, donde hubo ciento y pico detectives que accedían a teléfonos que todos saben que eso no son datos policiales y que eso son simple y llanamente cuestiones que por 500 euros cualquier de estos…insisto, perdonen ya que termine pero mi abogado me está pellizcando».

Los directores de medios que se sentaban conmigo han desaparecido

Villarejo ha considerado que los medios de comunicación no están respetando su presunción de inocencia. «He oído a muy pocos medios hablar de presunción de inocencia, es una cosa muy divertida (…) Pero júzguenme, por lo menos, denme la oportunidad de defenderme. Yo lamento que muchos directores de los medios que están hoy aquí, que han comido conmigo, los directores de periódicos y tal que de pronto han desaparecido, me hará mucha ilusión recordárselo. Y esto no es una amenaza, porque cada vez que abre el pico Villarejo es que está amenazando».

Me han puesto en pelotas mil veces, me han mirado el esfínter a ver si tenía un teléfono

El comisario retirado se ha quejado también de las condiciones en las que ha estado en prisión preventiva. «Ahora mismo no se ni lo que es andar, no se lo que es un teléfono. Me han puesto en pelotas mil veces, me han mirado el esfínter a ver si tenía un teléfono. La verdad es que me habría hecho mucha ilusión haber tenido una terminación», ha ironizado después de denunciar también haber estado en una celda de cinco metros cuadrados sin salir de ella en la prisión madrileña de Estremera y hasta «a 15 grados bajo cero supuestamente para no contagiarme de Covid».

«No voy a ir contra nadie nada más que a defenderme y por supuesto voy a desenmascarar a todos. Y bueno, agradezco al señor Sanz Roldán este tiempo de meditación que me ha dado que me ha ayudado mucho a reflexionar. El gran lord protector de la Corona que creo no ha sido muy habilidoso a la hora de proteger a su señor. Él sabrá por qué decidió ejemplarizar conmigo, probablemente porque empezó mi problema cuando empecé a cuestionar su trabajo, y además, al final, creo que fue Racine el que dijo que ningún secreto aguanta el tiempo. Ya lo verán ustedes», ha lanzado antes de marcharse «a descansar».