La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha confirmado este miércoles que la Fiscalía Anticorrupción ha informado en contra de la propuesta de Instituciones Penitenciarias de concederle al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas un permiso penitenciario de 12 días.

En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Delgado ha confirmado así que el Ministerio Público se posiciona en contra de que el extesorero, que cumple una condena de más de 29 años por la primera época de Gürtel en el centro penitenciario de Soto del Real (Madrid), comience a disfrutar de salidas de la cárcel.

«No, de entrada se le había hecho una propuesta de permiso de 12 días, y la Fiscalía ha realizado un informe contrario a ello», ha señalado la fiscal general del Estado tras ser preguntada sobre si la confesión de Bárcenas podría generar beneficios penitenciarios.

A finales de febrero se conocía que Instituciones Penitenciarias le había concedido al extesorero dos permisos de salida de seis días cada uno, pero debía ser ratificada por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. Las salidas de Bárcenas eran a propuesta de la Junta de Tratamiento de la prisión después de que cumpliera una cuarta parte de su condena –lo que permite solicitar permisos, según el reglamento penitenciario–, a raíz de la reciente decisión de la Audiencia Nacional de acumular y acortar su pena.

Según el reglamento penitenciario, se establece para los clasificados en segundo grado o régimen ordinario un máximo de 36 días al año de permiso, sin poder acumular más de siete días de forma consecutiva. No obstante, fuentes penitenciarias recordaban a Europa Press que por el protocolo del Covid-19 que se sigue en las prisiones se acumulan en algunos casos más días de permisos, por lo que cabía la posibilidad de que Bárcenas disfrutara de los 12 días seguidos, si así se autorizaba.

Pena máxima de 12 años

El informe en contra de la Fiscalía llega a la par que el juicio por la ‘caja b’ del PP en el que Bárcenas se sienta en el banquillo. De hecho ha declarado durante dos días para responder a preguntas del Ministerio Público, de la Abogacía del Estado y de su defensa.

El pasado 10 de febrero, el tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó la primera época de actividades de la trama Gürtel (1999-2005) fijó que la pena máxima a cumplir por Luis Bárcenas es 12 años de prisión, correspondiente al triple de la pena más alta impuesta, que fue de cuatro años por un delito de blanqueo de capitales o por uno contra la Hacienda Pública. También estableció en siete años y medio la pena máxima a cumplir en el caso de su mujer, Rosalía Iglesias.

El cómputo se hizo de acuerdo al artículo 76 del Código Penal, que establece que «el máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrán exceder de 20 años», salvo cierto casos contemplados en dicho precepto.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional atendía la petición de Bárcenas y, conforme a la doctrina del Tribunal Supremo, compensaba las comparecencias ‘apud acta’ cumplimentadas por el extesorero del PP con 15 días por las 154 comparecencias, así como con 22 días los 44 meses de retirada de pasaporte. A lo que no accedió fue a descontar los días de asistencia a la vista oral por la primera época de la trama Gürtel.

El Tribunal Supremo confirmó el pasado mes de octubre la sentencia dictada por la Audiencia Nacional en mayo de 2018 sobre la pieza conocida como ‘Época I’, que condenó a Bárcenas a 33 años y cuatro meses de cárcel, si bien el alto tribunal estimó parcialmente los recursos de los acusados y rebajó las penas para muchos de ellos. Para el exsenador del PP se quedó fijada en 29 años y un mes de cárcel.

Bárcenas lleva en prisión más de cuatro años. Ingresó en el centro penitenciario de Soto del Real en plena instrucción del caso Gürtel. Permaneció aquí casi dos años, desde junio 2013 hasta enero de 2015, y luego volvió en mayo de 2018 tras conocerse la sentencia de la Audiencia Nacional.

El escrito de Bárcenas

Se da la circunstancia de que la Fiscalía Anticorrupción solicitó también a finales de febrero su comparecencia tras recibir un escrito en el que el extesorero del PP afirmaba que el partido había tenido durante años una contabilidad paralela que se nutría de donaciones de empresarios y que, en ocasiones, tenían como objetivo ser beneficiario de adjudicaciones públicas.

Esta ‘confesión’ llegaba justo unas semanas antes de que comenzara en la Audiencia Nacional el juicio por el presunto uso de dinero de la caja ‘b’ para pagar la reforma de la sede nacional del partido. En el escrito remitido a Anticorrupción, el extesorero mostró su disposición a colaborar con la Justicia, por lo que se prestó a declarar tanto en la pieza separada en la que se investigan las donaciones finalistas al PP, en el Juzgado Central de Instrucción número 5; como en el caso ‘Púnica’, que instruye el Juzgado Central de Instrucción número 6.

Bárcenas también ha sido reclamado por los tribunales en el marco de la denominada ‘operación Kitchen’, de la que el propio extesorero del PP y su familia fueron el objetivo de un presunto espionaje policial orquestado para sustraer toda la información comprometedora que guardaba. El juez García Castellón le citó a declarar en calidad de testigo, ya que se encuentra personado como perjudicado en esta pieza separada 7 del caso ‘Tándem’.

En su escrito dirigido a la Fiscalía Anticorrupción, Bárcenas aseguró que el operativo parapolicial creado en 2013 y sufragado con fondos reservados consiguió arrebatarle «gran parte» de documentación sobre la contabilidad paralela del PP que guardaba en el estudio de su mujer, Rosalía Iglesias.