España

La Policía rebaja la nota de corte del examen de ortografía tras el alud de quejas

Los opositores que hayan obtenido al menos una puntuación de al menos 3,5 podrán pasar a la siguiente prueba / Decenas de aspirantes habían pedido la anulación del test al entender que el contenido no permite valorar objetivamente los conocimientos

Imagen de un policía con un test de ortografia

CV

La Dirección General de la Policía ha rebajado de 5 a 3,5 la nota de corte en el examen de ortografía de las últimas oposiciones debido a la dificultad que entrañó el ejercicio y el malestar que ha provocado el contenido del ejercicio, al incluirse numerosos términos que no están incluidos en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE).

El Cuerpo Nacional ha dado a conocer de manera oficial a primera hora de la tarde la nota de corte de las pruebas de conocimientos (5, eliminando cuatro preguntas) y ortografía (3,5), al tiempo que ha anunciado que mañana publicará las puntuaciones obtenidas por los aspirantes. Algunas academias especializadas en la formación de opositores a procesos selectivos en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado -como Jurispol- ya difundían esta mañana la decisión que habría adoptado el tribunal de calificación.

La decisión de rebajar la nota en el test ortográfico se produce después de que centenares de opositores mostraran públicamente su queja ante el contenido del examen, al entender que el cuestionario presentado no puede valorarse como prueba objetiva de conocimiento. Muchos de los aspirantes habían pedido por escrito la anulación de la prueba «en aras a la objetividad y trasparencia» del proceso selectivo.

A diferencia de lo ocurrido en las oposiciones de 2020, también envueltas por la polémica, el tribunal se había reservado la facultad de bajar la nota de corte en caso de que «no exista un número suficiente de opositores» con una puntuación de al menos 5 a fin de garantizar «una eficaz selección», según se detalla en las bases de la convocatoria. La puntuación mínima acordada en el test ortográfico el pasado año fue de 6,20.

La controversia vuelve a repetirse en las oposiciones para conseguir una de las 2.366 plazas convocadas este año en la escala básica (XXXVII promoción), cuyos exámenes se retomaron el primer fin de semana de marzo en 16 sedes repartidas por todo el país después de que hubieran tenido que aplazarse debido a la covid-19. Según los datos ofrecidos por la Policía Nacional, eran 16.754 (11.728 hombres y 5.026 mujeres) los convocados a las pruebas de conocimiento, ortografía, el cuestionario de información biográfica, el test de personalidad, los psicotécnicos y a la evaluación voluntaria de su nivel de idioma.

El malestar ha estado provocado por la presencia de 16 términos en el cuestionario-outlet, desjudicializar, matrioska, prepago, kinegrama, sindemia, agusto, quillo, resetear, de cúbito, superfino, endocraneal, fustrado, acromía, husmia y desfibrilar– que no están incluidos en el Diccionario, pese a ser algunos de ellos de utilización habitual.

Las bases del proceso selectivo establecían que, para la corrección de la prueba, se utilizarían «las entradas propias que figuren en el Diccionario de la Lengua Española, obra lexicográfica de referencia de la Academia». En un tiempo de ocho minutos y restando un acierto por cada fallo, el aspirante tenía que marcar si los 100 vocablos estaban bien o mal escritos.

«Con esta fórmula de examen no sólo no se conoce la capacidad de conocimientos ortográficos del opositor, sino que la convierte en una ruleta de la suerte, ya que hay miles de palabras que se usan a diario en español, que están admitidas por la RAE y que sin embargo no tienen entrada propia en el Diccionario de la Lengua. ¿Debe un opositor de Policía conocer las miles de palabras de las que hablamos o, por el contrario, debería saber si están o no correctamente escritas según el Diccionario de la Lengua?», exponen en un escrito tipo que decenas de aspirantes han hecho llegar a la Dirección General de la Policía para pedir la anulación de la prueba.

Los firmantes consideran que el examen de ortografía ha sido «una bomba contra la lógica», un «desprecio a la lucha y vocación» de los opositores y un «latigazo brutal al esfuerzo» de las academias que están «implicadas al 100 % en la preparación  del futuro policía». Estos reivindicaban no la rebaja de la nota de corte, sino que «no se tolere una prueba en la que el opositor tenga que saberse las 93.000 palabras del Diccionario».

Te puede interesar

Comentar ()