Cataluña | España

Cataluña vacuna a policías y guardias civiles 12 veces más lento que el resto de comunidades

Cs exige a la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, que garantice la vacunación de policías en Cataluña y advierte de posibles "motivaciones ideológicas" de la Generalitat por su "animadversión" hacia la Policía y Guardia Civil

Policías nacionales acceden al centro de vacunación en Sevilla.

Policías nacionales acceden al centro de vacunación en Sevilla. EUROPA PRESS

Sólo el 5% de los policías nacionales y guardias civiles destinados en Cataluña ha recibido la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19, según los datos de la propia Delegación del Gobierno. Una cifra que contrasta con la media nacional, con un 60% de los agentes que ya ha recibido la primera dosis de la vacuna. Cataluña, por tanto, vacuna a los agentes de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad el Estado doce veces más lento que el resto de las comunidades autónomas.

Cataluña cuenta con 17.000 agentes de los Mossos d’Esquadra y 2.900 agentes de Policía Nacional y 1.900 de la Guardia Civil. La comunidad empezó un mes antes a vacunar a mossos, lo que ha provocado las denuncias sindicales. También las quejas de la Delegación, donde reconocen que se ha iniciado el proceso de vacunación pero lamentan las constantes anulaciones de vacunaciones a policías.

Denuncia de Cs

Una denuncia a la que hoy se ha sumado Ciudadanos, formación que ha exigido a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, que garantice la vacunación de policías y guardias civiles en Cataluña. Las fuerzas de seguridad forman parte de los colectivos en activo con una función esencial para la sociedad en la estrategia diseñada por el Ministerio de Sanidad y goza de prioridad.

La Generalitat empezó oficialmente la vacunación de policías nacionales el 12 de marzo, un mes después de haber iniciado las inoculaciones entre los mossos. Sin embargo, el proceso es «lento» y se han sufrido varías anulaciones, atribuidas por el Govern a la suspensión del uso de AstraZeneca durante dos semanas. Una dinámica que ha llevado a la Delegación a exigir explicaciones al Govern.

Desde Salud argumentan que el proceso logístico «es complicado» para explicar esos retrasos. Sin embargo, lo cierto es que Cataluña ha abierto ya la vacunación masiva a las personas entre 60 y 65 años. El Govern anunció además, la semana pasada, que tenía preparado el dispositivo para iniciar la vacunación masiva a toda la población utilizando grandes espacios como recintos feriales o el Camp Nou. «Solo faltan las vacunas», aseguró Aragonés.

Intervención del Gobierno

El líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha presentado un escrito en la Delegación para reclamar que se active el proceso de vacunación de Policía Nacional y Guardia Civil actualmente suspendido. Carrizosa considera que sus agentes están siendo discriminados respecto a otros cuerpos como los Mossos.

Desde Cs exigen a Cunillera que «haga cumplir» los protocolos de vacunación a la Generalitat. Advierten, además, que si la Generalitat no lo hace voluntariamente, el Gobierno de España debe tomar cartas en el asunto. Y destacan que el Govern ha suspendido la vacunación de agentes policiales «pasando a inocular exclusivamente a quienes tienen entre 60 y 65 años».

Animadversión contra la policía

«No es descartable que la motivación de esta injustificada decisión responda a motivaciones políticas o ideológicas por la manifiesta y notoria animadversión del Govern hacía los cuerpos de Guardia Civil y Policía Nacional», advierte Cs en su escrito a la Delegación. Recuerdan en este sentido que, desde el 24 de marzo, la Generalitat ha reiniciado la vacunación de personas.  

El sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Confederación Española de Policía (CEP) han denunciado el «menosprecio» que sufren por parte de la Generalitat de Cataluña, que sigue sin poner fecha a la vacunación y reclaman que se empiece con carácter «inmediato». Según el SUP, la primera semana de marzo estaba previsto que se iniciara la inmunización a los agentes destinados en el aeropuerto barcelonés del Prat-Josep Tarradellas y se «recibieron órdenes de proceder a la paralización sin explicación alguna».

El SUP presentó a finales de la semana pasado un escrito en los tribunales en el que exige que se reanude la vacunación de todos los policías destinados en Cataluña suspendida «sin justificación alguna» por el Govern, mientras que la Unión Federal de Policía (UFP) ha presentado una denuncia ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra la consejera de Sanidad, Alba Vergés, por un posible delito contra la seguridad e higiene de los policías al haber sido desplazados en el proceso de vacunación.

Por su parte, la CEP ha pedido al Ministerio de Sanidad que realice las «gestiones oportunas» a fin de que los policías y guardias civiles que sirven en esta comunidad sean vacunados «en igualdad de condiciones» que sus
homólogos autonómicos y del resto de España. Esta organización sindical piden que la plantilla en Cataluña sea vacunada «por los servicios médicos
del Estado» para no estar sometidos a una administración «en la que se antepone la ideología a la salud».

Te puede interesar

Comentar ()