La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha trasladado «todo su apoyo» a los miembros y simpatizantes de Vox heridos por el lanzamiento de piedras y objetos contundentes durante su acto electoral en Vallecas.

Ayuso ha tachado los incidentes como «intolerables» y ha reivindicado que «Madrid es de todos». «También, en un momento en el que la extrema izquierda se derrumba en los barrios que se creían “suyos”», ha escrito la presidenta regional en un mensaje en Twitter.

Ayuso ha condenado la violencia, desatada por un grupo de manifestantes radicales que han lanzado todo tipo de objetos a la plaza en la que se celebraba el acto y que se han encarado con los agentes de la Policía Nacional, a los que también han agredido.

Uno de los antidisturbios que trabajaban en el lugar ha sido tumbado en el suelo y pateado por un grupo de manifestantes, que incluso le han hecho perder el caso. Vox ha culpado al ministro Grande Marlaska de la falta de previsión.

Según informan fuentes policiales a El Independiente, 13 personas han resultado heridas, entre ellas un policía con un hombro dislocado, y otras dos han sido detenidas.

Simpatizantes de Vox también han resultado heridos tras recibir el impacto en la cabeza de piedras y otros objetos. Varios han tenido que ser atendidos.