España

La presión de Europa obliga al Gobierno a cambiar su calendario de renovación del CGPJ

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, insta a los partidos a llegar a un pacto para que los jueces elijan al 50% de los vocales del Consejo y la vicepresidenta de la Comisión, Vera Jourova, ve "urgente" la renovación del órgano

Pedro Sánchez y Pablo Casado se saludan a las puertas de Moncloa en una imagen de archivo

Pedro Sánchez y Pablo Casado se saludan a las puertas de Moncloa en una imagen de archivo EFE

El Gobierno arrancó la semana viendo lejos la posibilidad de llegar a un acuerdo de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con el Partido Popular, principal formación en la oposición, pero las advertencias de Bruselas para que se garantice la independencia del órgano de Gobierno de los jueces español le ha obligado a cambiar de discurso.

Después de mantener una conversación con la vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, el ministro de Justicia apremió al PP a sentarse a negociar la misma tarde que se celebren las elecciones en la Comunidad de Madrid, el próximo 4 de mayo, para proponer los nombres de los nuevos vocales del órgano constitucional. A más tardar el 5 de mayo, deseó. «Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo», expuso Juan Carlos Campo este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde también reconoció haberse comprometido con Jourova a pedir a los partidos de la coalición de Gobierno que retiren la propuesta de reforma del Poder Judicial con la que pretendían reducir la mayoría necesaria en las Cortes para elegir a 12 de los 20 miembros del CGPJ. PSOE y Podemos pretendían que la elección de los vocales pudiera salir adelante con mayoría absoluta en lugar de cualificad de las Cámaras en una segunda votación. Una vía para desbloquear el órgano, argumentaron, que lleva pendiente de renovación desde noviembre de 2018.

Segundo aviso

La reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) aludida encontró el rechazo frontal de la carrera judicial al considerar que suponía una injerencia del Poder Político en el Judicial y por lo tanto un ataque inadmisible a la división de poderes, base del Estado de Derecho. El Gobierno de Sánchez se llevó un aviso del Grupo de Estados Contra la Corrupción (GRECO), que consideró que la iniciativa podía «violar las normas del Consejo de Europa». El presidente, en el Congreso de los Diputados, sostuvo un día después del aviso que «congelaba» la reforma para facilitar la negociación con el Partido Popular.

Fue la primera advertencia relevante de Europa contra la reforma «dura» del Gobierno, como se le llamó una vez se decidió proponer la segunda, que sí ha salido adelante y por la que se ha limitado la función de realizar nombramientos del Consejo de jueces mientras esté en funciones. Una decisión que también contó con el rechazo mayoritario de los vocales, pues consideran que se cercena una de las funciones constitucionales más importantes del órgano.

Este lunes, la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia Vera Jourova lanzó una segunda advertencia al Gobierno durante una videoconferencia con el ministro de Justicia. Se alegró, según trasladaron desde Bruselas en un comunicado oficial, de que el ministro le garantizara que la reforma amplia promovida por PSOE y Podemos «no será llevada adelante». La representante de la Comisión Europea celebró la «buena noticia» puesto que afirmó que cuando se conoció que con ella se pretendía rebajar mayorías se observó «con preocupación».

Afirmaciones más contundentes que las del titular de Justicia español en rueda de prensa, quien dijo que instaría a PSOE y Podemos a retirar la iniciativa si lo consideran necesario, a lo que el partido de Pablo Iglesias contestó negativamente. Jaume Asens, portavoz del Grupo Confederal de Unidas Podemos, rechazó retirarla hasta que haya una propuesta política de renovación encima de la mesa.

Presión de Europa

Independientemente de la reforma legal que está paralizada, la vicepresidenta de la Comisión también trasladó al ministro de Justicia que una vez se ha llevado adelante la limitación de la función de realizar nombramientos del CGPJ, la renovación del órgano es «aún más urgente». Y un día después de la conversación, Juan Carlos Campo trasladaba la presión al PP, al que acusaba de «ser constitucionalista a tiempo parcial» por no querer llegar a un acuerdo.

La presión de Europa para que se garantice la independencia del Poder Judicial en España continúa en aumento, porque también este martes el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, ha hecho un llamamiento a los partidos políticos españoles para que pacten la renovación del CGPJ y, a largo plazo, reformen el sistema de elección de tal manera que sean los propios jueces quienes elijan a un 50% de los vocales del órgano.

Las asociaciones judiciales llevan años reclamando a los partidos políticos que lleguen a un acuerdo para reformar la LOPJ permitiendo que sean los jueces quienes elijan a los vocales judiciales, como instan las instituciones europeas. Este jueves, a propuesta de cinco vocales del Consejo, el Pleno abordará también la reforma del Poder Judicial que ya ha salido adelante para ver si procede enviar una comunicación a la Comisión Europea.

Los vocales Ángeles Carmona, Nuria Díaz, Juan Manuel Fernández, Carmen Llombart y Juan Martínez Moya solicitaron que «se debata sobre la petición de colaboración a la Red Europea de Consejos de Justicia para que examine y se pronuncie sobre la reforma, sobre la comunicación a la Comisión Europea en el marco de la preparación del informe sobre el Estado de Derecho 2021 y sobre el examen de los mecanismos de defensa de la independencia judicial ante la limitación de competencias atribuidas constitucionalmente al órgano de gobierno de los jueces», informaron desde el CGPJ.

Comentar ()