España

El ex jefe de Asuntos Internos insiste en el Congreso en que no tuvo "nada que ver" con 'Kitchen'

Marcelino Martín-Blas destaca el interés de la cúpula de Interior en la etapa del PP por atender las peticiones que hacía Villarejo

Marcelino Martín-Blas, durante su comparecencia este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Marcelino Martín-Blas, durante su comparecencia este miércoles en el Congreso de los Diputados. EP

El ex jefe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional Marcelino Martín-Blas ha asegurado este miércoles que no tiene «absolutamente nada» que ver con el caso Kitchen que investiga la Audiencia Nacional dentro de la trama relacionada con la detención del comisario jubilado José Manuel Villarejo, de ahí que le «sorprenda mucho» que el juez lo citara como investigado dentro de esta pieza.

A preguntas de los grupos parlamentarios en la comisión constituida en el Congreso, este alto mando policial ya jubilado ha señalado a la cúpula del Ministerio del Interior y de la Policía en la época de Mariano Rajoy por su interés por atender a las peticiones que realizaba Villarejo, citando tanto al director de la Policía de entonces, Ignacio Cosidó, como al Director Adjunto Operativo (DAO), Eugenio Pino.

Martín-Blas ha recordado que fue Pino en sede judicial quien lo señaló como el mando que había captado como confidente a Sergio Ríos, chófer de la familia Bárcenas Iglesias, en el intento de sustraer documentación sensible del extesorero del PP. «No tuve absolutamente nada que ver, ni en los seguimientos, ni en los contactos, ni en nada», ha mantenido.

Con continuas referencias a los diferentes procedimientos judiciales, Martín-Blas ha sostenido que no es cierto que él participara en una «guerra de comisarios» -también ha negado la existencia de una «brigada política»- por su enfrentamiento con Villarejo, aunque ha dicho que este comisario fue al juez para apartarle de la investigación sobre el ‘pequeño Nicolás’. «No es normal», ha añadido, mencionando otras presiones de funcionarios mandados por la DAO o que este joven tuviera información sobre Villarejo.

Martín-Blas se ha referido a las anotaciones y grabaciones del propio Villarejo en las que este último reconoce que «tuvo que amenazar al ministro» para apartarle de su puesto en Asuntos Internos. «No es muy regular», ha apuntado, antes de recordar que también amenazó con detener a Sergio Ríos, chófer de Bárcenas, aunque matizando que es la versión del propio Villarejo.

Amenazas al ministro

«Lo que diga Villarejo lo tengo que cuestionar, comprobar e investigar. En principio me lo creo, pero no lo afirmaría. Me extraña que amenazara al ministro, pero en fin», ha añadido Martín-Blas, máximo responsable de Asuntos Internos entre febrero de 2012 y marzo de 2015.

Sobre su cese en Asuntos Internos, una vez se terminó de distanciar de Eugenio Pino, entre otras cosas, por las órdenes directas del juez del caso ‘pequeño Nicolás’ de que los investigadores sólo le reportaran a él, Martín-Blas ha dicho que, «aunque le duela, no puede objetar nada», al ser el suyo un cargo de libre designación.

El comisario principal ya retirado ha relatado que fue Cosidó como director de la Policía quien le dijo que tenía que apartarlo de Asuntos Internos «porque el señor Villarejo no podía seguir en la DAO». A Villarejo lo había conocido personalmente en 2012 en el despacho de Eugenio Pino, ya que le ordenó que «escuchara» la su versión sobre un asunto de supuesta extorsión.

Martín-Blas destaca el interés de la cúpula de Interior en la etapa del PP por atender las peticiones que hacía Villarejo

Sobre el que fuera jefe de la Sección de Vigilancias y Seguimientos, su subordinado Jesús Vicente Galán, el compareciente se ha remitido a la declaración ante el juez, tanto como testigo y después como imputado, asegurando que no había recibido ninguna orden suya en relación con la Operación Kitchen. «Solamente que comprobara si había por la calle Príncipe de Vergara un C4 de la Policía, y le advertí que tuviera cuidado porque allí vivía Bárcenas», ha explicado.

A preguntas del diputado de Bildu Jon Iñarritu, ha añadido que la única conexión de su unidad con este operativo es la presencia de uno de sus coches en dicha zona, aunque él considera que es posible que el DAO hubiera hablado con Galán, si bien éste no se lo dijo. «Nunca me dijo nada, y no me entero sobre todo si el señor Galán no quiere que me entere», ha explicado.

Al DAO en la etapa de Jorge Fernández Díaz en el Ministerio del Interior también lo ha nombrado en su comparecencia en el Congreso por las presiones que ejercieron sobre un subordinado suyo, Rubén Eladio López, de quien el PP ha destacado que actualmente es asesor del ministro José Luis Ábalos. Según la versión de Martín-Blas, le «coaccionaron para retirar» la declaración de Francisco Nicolás Gómez Iglesias en sede policial.

‘Pendrive’ a los diputados

Martín-Blas, que ha facilitado un pendrive con documentación a los grupos políticos, ha defendido que la investigación sobre el ‘pequeño Nicolás’ fue en todo momento ajustada a la ley, y que la primera petición para seguir la pista de Gómez Iglesias llegó en 2014 a Asuntos Internos a través de la DAO -con la orden de contactar con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI)- por exigencia de la Secretaría de Estado de Seguridad y de la Vicepresidencia del Gobierno, entonces a cargo de Soraya Sáenz de Santamaría.

El veterano policía ha defendido su actuación policial, entre otras cosas en la investigación de corrupción en Cataluña por el conocido como ‘caso 3 por ciento’ -ha negado cualquier relación con el pendrive de la familia Pujol-, y se ha referido a que a mediados de los años 90 como secretario general de la Comisaría General de Información remitió un escrito de queja ante el departamento de régimen disciplinario relativo a Villarejo, ya que «no acudía al trabajo».

Martín-Blas también ha negado haber recibido jamás ninguna orden relacionada con investigar a partidos políticos y ha explicado la petición que su defensa ha realizado en la Audiencia Nacional para que se cite al que fuera director general de la Policía, Ignacio Cosidó, a fin de que ratifique si le dio a él la orden de participar en los seguimientos a la esposa de Bárcenas o a Villarejo.

Citar a Cosidó

«Se le ocurrió a mi abogado, porque Eugenio Pino ha declarado que el señor Cosidó le había dicho que el asunto de Bárcenas se lo encargó a Villarejo, y mi abogado quiere comprobar esta afirmación ya que el señor Pino una vez dice una cosa y otros días otra», ha dicho.

También ha relatado los problemas que tuvo al frente de Asuntos Internos cuando solicitó las diligencias policiales con permiso del DAO sobre la detención de un inspector que resultó ser Miguel Ángel Gómez Gordo, hermano de Andrés Gómez Gordo, un mando que estuvo a las órdenes de la exdirigente del PP María Dolores de Cospedal y que, según ha recordado, ha comparecido en la ‘comisión Kitchen’ de este miércoles en el turno de mañana.

Comentar ()