España | Navarra

Navarra mantendrá el toque de queda y el cierre de la hostelería pero levantará el cierre perimetral

La Comunidad Foral aplicará las medidas una vez decaiga el Estado de Alarma y estarán en vigor al menos hasta el 20 de mayo. La incidencia acumulada actual ronda los 327 casos por 100.000 habitantes.

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite. EUROPA PRESS

Navarra mantendrá el toque de queda actual y el cierre del interior de la hostelería a partir del próximo 9 de mayo, cuando decaiga el Estado de Alarma. La principal novedad que ha acordado el Ejecutivo de María Chivite es el levantamiento del cierre perimetral de la Comunidad Foral que permitirá la entrada y salida libremente. Los cierres perimetrales se limitarán únicamente al ámbito municipal en las localidades con una alta incidencia de contagios.

De esta forma, el toque de queda continuará en vigor al menos once días más, con la prohibición de movilidad desde las 23.00 horas a las 06.00 horas de la mañana, como hasta ahora. El Gobierno considera que esta medida debe mantenerse por su capacidad de limitación de contagios que ha demostrado. Hasta hora las órdenes forales del Gobierno se remitían previamente a la Justicia antes de su entrada en vigor. Ahora, una vez que expire el Estado de Alarma, se remitirá a ‘posteriori’ para una validación judicial. Esta circusntancia ya ha sido comunicada al TSJN.

En cuanto a la actividad en la hostelería, seguirá limitada únicamente a las terrazas y no a los interiores, que continuarán cerrados, si bien se amplía hasta las 22.00 horas, una hora más, la posibilidad de actividad en terraza de bares y restaurantes.

El portavoz del Ejecutivo, Javier Remírez, ha señalado que se trabaja en una «reapertura progresiva de la hostelería» siempre que el impacto de la pandemia lo permita. Ha destacado que «el buen ritmo de la vacunación» y el descenso en la incidencia de contagios permiten vislumbrar una mejoría a medio plazo. Sin embargo, la consejera de Salud ha señalado que la tendencia es buena pero el nivel de riesgo sigue siendo alto, con una tasa de incidencia de 327 casos por cada 100.000 habitantes, «nos está costando bajar», ha reconocido. «Nos toca aplicarnos en mayo para ganar junio y no vernos en septiembre como el año pasado», ha apuntado.

En cuanto a la agrupación de personas se limita en domicilios a un máximo de 6 personas, como hasta ahora, pero se flexibiliza al permitir hasta dos unidades convivenciales. Las nuevas medidas recogidas en el decreto del Gobierno estarán en vigor hasta el próximo 20 de mayo, cuando se revisarán de acuerdo a la situación de la pandemia.

Con aval de la Justicia

El plan de medidas, como ya ha ocurrido con todas las aplicadas anteriormente, deberán contar con el visto bueno del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

La evolución de la pandemia en las últimas semanas en Navarra ha evolucionado de modo positivo, con un descenso continuado en la incidencia. Sin embargo, Navarra continúa con una incidencia alta ante la que la consejera de Salud ha llamado a no relajarse. Ha señalado que se ha detectado una fatiga y relajamiento en el cumplimiento de las medidas de prevención que pueden suponer una amenaza a la evolución positiva que se constata en los últimos días.

A partir del 9 de mayo sólo se aplicarán cierres perimetrales de ámbito municipal, no autonómico. De esta forma, el levantamiento del cierre perimetral de Navarra se suma al ya anunciado por La Rioja y Cantabria y que dejan a la vecina Euskadi como la única comunidad autónoma que por ahora no ha desvelado qué hará. El presidente de Cantabria aseguró ayer que Urkullu tiene decidido levantar el cierre perimetral, si bien esta mañana el lehendakari ha desmentido las manifestaciones de Revilla y ha insistido en no desvelara qué medidas se aplicarán en el País Vasco una vez decaiga el Estado de Alarma.

Comentar ()