Sentencia del procés

España

Sánchez abre la puerta a los indultos y apela a la "concordia" sobre la "venganza"

Anuncia que la reforma del delito de sedición "está muy avanzada"

Pedro Sánchez, en el Consejo Europeo.

Pedro Sánchez, en el Consejo Europeo. EP

Tras la constitución del Gobierno catalán, Moncloa quiere poner la directa y actuar en varios frentes. Para empezar, insta a una convocatoria de la llamada mesa bilateral con la Generalitat; anima asimismo al nuevo president, Pere Aragonés, a que solicite una reunión en Moncloa -«para estrechar lazos entre Cataluña y España», según ha formulado la ministra portavoz, María Jesús Montero- se prepara para abordar el controvertido asunto de los indultos y, por último, avanza en la reforma comprometida del delito de sedición.

En definitiva, un paquete completo con el que dar satisfacción a un socio indispensable para asegurar la gobernabilidad de la legislatura: ERC. Para los indultos, el Ejecutivo «velará por el interés general, cumpliendo la legalidad vigente» aunque «no hay ninguna decisión adoptada». Según ha explicado la ministra, falta por llegar la documentación correspondiente «para que el gobierno, serenamente, la pueda analizar».

El Gobierno está a la espera de los informes del Supremo y de la Fiscalía sobre los indultos, y una vez tenga esa documentación «tomará la decisión que le corresponda dentro de sus prerrogativas» como es esa medida de gracia.

Posteriormente, Pedro Sánchez se ha referido al asunto asegurando que decidirá sobre los indultos teniendo en cuenta «principios y valores constitucionales», de los que ha excluido «la venganza o la revancha».

«Yo apoyé al Gobierno de España en 2017 con el 155, que suspendía la autonomía, para defender la integridad territorial del país porque era una cuestión de Estado», ha dicho Sánchez tras la reunión del Consejo Europeo. «Tengo muy claro que la decisión que tome va a tener muy presente valores como la concordia, el diálogo, el entendimiento, la superación de una crisis que desgarró la sociedad en 2017», ha asegurado.

La reforma del delito de sedición está muy avanzada

Lo que desea el ejecutivo es lo que Montero ha calificado de «agenda del reencuentro con Cataluña» a través de la mesa del diálogo «para abordar cuestiones importantes mirando al futuro y estrechar los lazos afectivos entre Cataluña y España», concepto que ha reiterado en un par de ocasiones. Asimismo, están en Moncloa a la espera de que Aragonés solicite una reunión con la que «poner en común las agendas». En todo caso ha matizado que se conocen «cuáles son los límites en relación a las aspiraciones del Gobierno de Cataluña», aunque «el diálogo nunca sobra»

La reforma que está ya muy avanzada es la del delito de sedición en el Código Penal, iniciativa que tiene muchos menos costes para el Gobierno que el indulto. A la espera de que pase por la mesa del Consejo de minstros, se está rematando «para que tenga seguridad jurídica».

Por otro lado, Montero se ha mostrado convencida de que será posible un acuerdo sobre la última prórroga de los Eres antes de este viernes, por lo que habría que convocar consejo extraordinario para sacar adelante el nuevo decreto. En todo caso, Montero ha insistido en que ha llegado el momento «de poner el acento en la reactivación económica, en incentivos para que las personas que están en los Ertes se puedan reincorporar a sus puestos de trabajo». «No contemplo la posibilidad de que no haya acuerdo», ha reiterado.

Sobre al crisis diplomática con Ceuta, el gobierno «trabaja para dar por zanjada esta situación porque nuestra intención es mantener la buena vecindad con nuestro país vecino», ha dicho la ministra portavoz que este martes ha comparecido sola. En todo caso, «todavía hay que seguir trabajando en la alta diplomacia para que la situación se restituya y esa situación está próxima a llegar».

Alerta Montero que Casado «está ansioso, pero queda mucha legislatura por delante»

Interrogada sobre los sondeos con intención de voto que sitúan al PP por encima del PSOE, ha alertado contra, la a su juicio «ansiedad de algunos», en alusión a Pablo Casado. Montero ha subrayado que la legislatura se agotará, por lo que el líder del PP puede «esperar sentado». El valor de las encuestas es, pues, «relativo y asistimos a tiempos muy líquidos». Como muestra un botón. No hace mucho tiempo había sondeos que vaticinaban el triunfo de Ciudadanos. «Queda mucha legislatura por delante. Algunos lo viven con ansiedad porque se les agota el tiempo y su liderazgo», ha concluido al respecto.

Comentar ()