España

Moncloa frenó la ley Trans en el Congreso bajo el argumento de que el acuerdo llegará "pronto"

Igualdad critica que la negociación "sigue parada en el mismo punto" y vicepresidencia que "sólo nos hemos movido nosotros"

Montoro se pone la mascarilla tras intervenir en el pleno el pasado 18 de mayo

Igualdad critica que la negociación "sigue parada en el mismo punto EFE

Aunque el proyecto de la ley Trans sigue bloqueado desde hace meses en el mismo punto, esto es, la autodeterminación de género, Moncloa trasladó al Grupo Parlamentario Socialista que el acuerdo con Igualdad se alcanzaría «pronto». Este aviso terminó de orientar su sentido del voto la semana pasada en el debate de la proposición de Ley Trans, presentada por el Grupo Plural del Congreso. El PSOE se abstuvo, lo que impidió la tramitación parlamentaria y provocó que los socios de Gobierno votaran divididos dado que Unidas Podemos sí la respaldó.

El pretexto era «no duplicar dos textos con el mismo contenido», explicaron desde Moncloa a su grupo parlamentario, sobre todo cuando el borrador gubernamental «no iba a tardar mucho». De hecho, hay quien interpretó en las filas socialistas que podría pasar por la mesa del Gobierno incluso antes de las vacaciones de verano y hasta la diputada socialista que intervino en el pleno del día 18 para anunciar la abstención del PSOE, Susana Ros, dijo que la ley «está cerca de llegar al Consejo de Ministros».

Igualdad critica que la negociación «sigue parada en el mismo punto»

Sin embargo, en el Ministerio de Irene Montero aseguran que la negociación continúa parada en el mismo punto desde enero. «Seguimos hablando», afirman, con la mente puesta en que la ley para la igualdad plena y efectiva de las personas trans sea apoyada por todos los grupos parlamentarios de la llamada mayoría de la investidura, además de por Ciudadanos.

Fuentes vicepresidencia explican que la proposición de ley registrada por Más País, ERC, Junts, Nueva Canarias, Compromís y la CUP «iba más lejos que el texto de Irene Montero» en cuestiones como el sexo no binario o el reconocimiento para extranjeros, por lo que la abstención del PSOE se sustentaba, fundamentalmente «en que estábamos en desacuerdo con el contenido». Aseguran que no fueron ellos los que impidieron su tramitación, «sino los Grupos que votaron en contra», que fue el caso, entre otros, de PP y de Vox, aunque su abstención condenó a la proposición de ley.

También afirman los mismos medios monclovitas consultados que en este tiempo «sólo nos hemos movido nosotros. Igualdad jamás. Se ha seguido trabajando en este texto de acuerdo con los acuerdos internacionales y para asegurar la calidad normativa y la seguridad jurídica» del proyecto de ley.

Es ahora mismo Justicia, de la que depende el Registro, la que que está encima del borrador de Montero después de muchas negociaciones entre Carmen Calvo y la ministra e intercambio de documentos. «Diálogo siempre ha habido», afirman.

Justica, por su parte, ha elaborando no menos de seis o siete informes en los que ha ido «refinando mucho» la propuesta inicial. Todo apunta a que una garantía jurídica adicional a la mera autodeterminación podría ser la participación de un testigo a efectos registrales, figura que se usa, por ejemplo, en las bodas civiles, aunque en un principio propuso otros medios de acreditación para el cambio de sexo.

«Sólo nos hemos movido nosotros. Igualdad jamás», dicen en vicepresidencia primera

Igualdad se hace eco de las quejas de los colectivos trans en el sentido de que «si tu das a elegir variedad de pruebas y dejando la decisión final en manos de la persona del registro, al final, va a pasar que solo se den por buenas las pruebas de informes médicos o psicológicos, y que el resto de pruebas, como los testigos, no valgan». Precisamente lo que persigue esta iniciativa legislativa es despatologizar la transexualidad, conforme a la propia OMS, que la sacó ya hace años del capítulo de «trastornos de la personalidad».

Te puede interesar

Comentar ()