La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha decidido ironizar este miércoles sobre la polémica por las nuevas tarifas que encarecen el consumo de electricidad en las horas pico y que han llevado al Gobierno a recomendar llevar actividades como la plancha o la lavadora a la madrugada para ahorrar en la factura.

Sobre este asunto, que ha levantado una oleada de críticas de partidos, usuarios y organizaciones de consumidores en las últimas semanas, Calvo le ha restado importancia y ha dicho que «el temazo» no es a qué hora se pone la lavadora o se plancha, sino «quién plancha» y «quién pone la lavadora».

Así, la vicepresidenta traslada a una cuestión de género la inquietud social por el precio de la luz: «Algunas mujeres no piensan a qué hora poner la lavadora, sino quién plancha y quién pone la lavadora. Ese es el temazo».

Defiende el indulto: ‘A veces la mejor justicia es la peor política’

La vicepresidenta Calvo ha intervenido en un foro organizado por la Cadena SER en el que también ha defendido la constitucionalidad de la figura del indulto como instrumento también para «contrapesar» los poderes del Estado. Además, ha reivindicado la obligación del Gobierno de defender «el interés general» de todos los ciudadanos y ha avisado de que, cuando «un territorio presenta problemas», eso no se resuelve «solo con normas jurídicas» porque «a veces la mejor justicia es la peor política».

«El interés general es un concepto indeterminado, hay que construirlo con criterios flexibles, pero sobre todo con actitudes», ha asegurado en clara alusión al conflicto catalán, aunque en ese momento sin hacer referencia expresa a ello, ni a los a los indultos que el Gobierno está estudiando para los independentistas condenados por el procés, sobre los que el Tribunal Supremo se ha posicionado en contra.

En su reflexión sobre cómo lidiar con los problemas territoriales de un Estado compuesto como el español, la vicepresidenta ha defendido que no hay que tratar de solucionarlos buscando la «uniformidad», confrontando, ni eliminando las discrepancias, sino mediante la «lealtad» y la búsqueda del «interés general».