España

Euskadi, Madrid, Andalucía y Castilla y León se rebelan y no aplicarán la desescalada 'obligatoria'

Comunidades como Galicia, Cataluña y Murcia podrían sumarse a la negativa a cumplir el decreto de regulación de la hostelería y el ocio nocturno que Darias insiste en que es de obligado cumplimiento hasta lograr una vacunación del 70% de la población.

bar-hosteleria-cierre-empresas-millones

Un hombre camina junto a un bar cerrado en Andoain (Guipúzcoa). Efe

El plan de desescalada que ayer presentó el Ministerio de Sanidad en el seno del Consejo Interterritorial se presentó como una medida de obligado cumplimiento. Hoy el Gobierno insistía en ello. Sin embargo, el ministerio de Carolina Darias ya se ha encontrado con comunidades autónomas que se han rebelado y anuncian que no la cumplirán. En la votación del documento presentado ayer ala rechazaron hasta seis Comunidades Autónomas, algunas, como el País Vasco, ni siquiera accedieron a debatirla ni votarla por la «imposición» con la que se presentó y el ataque a competencias autonómicas que suponía.

La rebelión autonómica se ha ido conociendo a lo largo de la mañana como un goteo de Gobiernos autonómicos que se desmarcaban de la obligatoriedad en su cumplimiento. La Junta de Andalucía, de Juan Manuel Moreno, ha reclamado que las propuestas del Consejo Interterritorial no sean de obligado cumplimiento si no existe consenso. Andalucía recuerda que las competencias e este ámbito son autonómicas y que por tanto todo lo que se acuerde sólo debe tener la consideración de «recomendación». El consejero de Salud, Jesús Aguirre ya avanzó ayer que las medidas incluidas «no aportan nada nuevo a las que ya están vigentes en Andalucía» y que por tanto nada cambiaría.

Otras regiones, como la Comunidad de Madrid, no se explican que después de que el Gobierno haya desamparado jurídicamente a las autonomías tras el fin del estado de alarma y cada una de ellas haya desarrollado su propia normativa para afrontar la desescalada, Sanidad proponga ahora unificar de nuevo criterios «hasta que no se alcancen coberturas de vacunación de al menos el 70% de la población», tal y como reza el documento. La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha calificado de «imposición» la medida y ha asegurado que «conmigo no cuenten para arruinar a más hosteleros». La Comunidad ya ha anunciado que seguirá sus propios criterios para establecer las normas de apertura de restaurantes, bares y ocio nocturno. La Comunidad considera que se quiere «imponer» un criterio, en este caso el del Ministerio de Sanidad y que considera que son «inoportunas». Los responsables sanitarios consideran que el avance en la vacunación no tiene sentido el plan de desescalada hasta lograr el 70% de vacunación que propone Sanidad y continuará aplicando sus propios criterios.

En Euskadi el Gobierno vasco también se ha rebelado a las medidas aprobadas ayer en el seno del Consejo Interterritorial de Salud para coordinar la desescalada en la hostelería, el ocio nocturno y los actos de masas hasta lograr una vacunación de la sociedad del 70%. El lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado que el País Vasco no cumplirá el planteamiento presentado por el Ministerio de Sanidad, y que considera de obligado cumplimiento, y que se regirá por «nuestra propia hoja de ruta».

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, también ha anunciado este jueves que el Ejecutivo regional recurrirá el Plan aprobado ayer en el Consejo Interterritorial de Salud si se llega a publicar en el BOE, al tiempo que ha asegurado que en la Comunidad no se aplicará porque «vulnera» las competencias autonómicas y es «más restrictivo» que lo marcado en el semáforo.

Igea se ha referido a este asunto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha mostrado su «sorpresa» por la propuesta realizada ayer en el seno de este Consejo y sobre la que Castilla y León se abstuvo con el fin poder cerrar un acuerdo, mientras que otras regiones como Madrid, Cataluña, Galicia, Andalucía, Murcia y País Vasco votaron en contra.

«Es una invasión competencial»

La consejería de Salud vasca no participó ayer ni en el debate ni en la votación del documento por considerar que lo previsto en él y la intención de establecer su cumplimiento obligatorio es una «invasión de competencias». Urkullu ha reiterado que Euskadi cuenta con un plan propio, ‘Biziberri’, y que además fue compartido en su momento con el Ejecutivo central. Ha recordado que se trata de un plan que se ha demostrado «eficaz» y que será esta «hoja de ruta» la que seguirá: «Es un desconcierto absoluto el que estamos viviendo con respecto a las actitudes del Gobierno español. No es ésta la actitud de cogobernanza. Sin planteamientos previos para la búsqueda de consensos, que se planteen decisiones de manera unilateral a modo de imposición, no es el resultado de un gobernanza colaborativa. Tenemos nuestras propias competencias, una ‘hoja de ruta’ eficaz respetando los criterios de las autoridades sanitarias».

El lehendakari se ha mostrado crítico con la intención del Ministerio de actuar de modo unilateral y pretendiendo «imponer» una propuesta sin haberla acordado previamente con las comunidades autónomas. Ha señalado que esta actitud no contribuye ni a la colaboración entre administraciones ni a la proclamada aspiración de cogobernanza.

Precisamente ayer entró en vigor un nuevo decreto del Gobierno vasco que incluye modificaciones para la actividad de la hostelería, cuyo horario de apertura se amplía hasta medianoche. De este modo, se abre la puerta a que el horario de cenas pueda ampliarse y con ello mejorar la actividad del sector. Por el momento el consumo en barra y de pie sigue estando prohibido y el aforo limitado al 50%.

Murcia, Cataluña y Galicia

El decreto que el País Vasco, Madrid y Andalucía no cumplirán también fue rechazado por Murcia, Cataluña y Galicia y la abstención de Castilla y León y Melilla. De este modo, la propuesta de Sanidad para unificar criterios entre comunidades autónomas de cara a la desescalada se quedó lejos de conseguir un apoyo unánime en la Interterritorial.

En concreto, el Gobierno proponía a las diferentes regiones unificar el horario de cierre nocturno, de modo que bares y restaurantes puedan abrir sus puertas hasta las 01:00h, y que el ocio nocturno tenga permiso hasta las 02:00h de la madrugada. El documento aprobado este miércoles permite, además, que el aforo en estas instalaciones sea del 50% en interior, pudiéndose incrementar en un 10% si se aplican medidas de control de riesgos que garanticen un alto nivel de ventilación. Además, en las terrazas se permite ocupar la totalidad de las mesas -siempre con una distancia de seguridad de 1,5 metros- y queda habilitado el consumo en barra siempre y cuándo se mantenga la distancia mencionada. El límite se amplía a seis personas en interiores y a 10 en exteriores.

En Galicia también estudian desvincularse del decreto. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo reprobó ayer a al Gobierno central por querer «limitar ahora el proceso de apertura» en la desescalada. Criticó que el Gobierno de Sánchez quiera ahora «limitar el proceso de apertura» de hostelería y ocio nocturno en la desescalada, transcurrido lo peor de la pandemia de coronavirus. «No debemos cometer ese error», proclamó Feijóo en un tweet escrito este miércoles a última hora, después de que el Ejecutivo gallego anunciase que estudiará «en detalle» con la asesoría jurídica el documento que el Ministerio de Sanidad para concluir si supone una invasión competencial.

Comentar ()