España

La Eurocámara denuncia que Marruecos use la migración para presionar políticamente a España

Los eurodiputados defienden la vía diplomática para abordar las desavenencias entre Madrid y Rabat y piden rebajar las tensiones

Un grupo de migrantes marroquíes en las inmediaciones de la valla de Ceuta

Un grupo de migrantes marroquíes en las inmediaciones de la valla de Ceuta. EP

El Parlamento Europeo censurará el uso de Marruecos de sus fronteras para presionar políticamente a España y en particular la implicación de menores no acompañados en la llegada masiva de migrantes a Ceuta, que registró la ciudad autónoma hace dos semanas.

En una moción conjunta pactada por populares, socialistas, liberales y verdes, se pone de manifiesto el rechazo a la estrategia de Rabat y sobre todo que pusiera en riesgo las vidas de miles de menores para responder al gesto de España de atender al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

«Lamenta el empeoramiento de la crisis diplomática y política que socava la estrategia multidimensional y las relaciones de vecindad privilegiadas entre Marruecos, la Unión Europea y sus Estados miembros», reza el texto que recibirá el visto bueno de la Eurocámara este jueves.

En este sentido, los eurodiputados defienden la vía diplomática para abordar las desavenencias entre Madrid y Rabat y piden rebajar las tensiones, así como retomar el diálogo constructivo en el seno de la asociación UE-Marruecos.

La resolución insiste en el mensaje de que Ceuta es una frontera exterior de la UE, cuya protección y seguridad concierne al conjunto de la Unión, por lo que expresa su solidaridad con los ciudadanos de Ceuta y con las fuerzas de seguridad españolas.

Además, agradece la reacción de la agencia Frontex ofreciendo apoyo a las autoridades españolas para gestionar el reto migratorio y demanda a la Comisión Europea financiación adicional para acoger a los menores no acompañados.

Con respecto al conflicto del Sáhara Occidental, detonante de la crisis entre Marruecos y España, el Parlamento Europeo reitera la posición «consolidada» de la UE, recalcando que está en línea con el Derecho Internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. Y pone el foco en que solo un proceso político liderado por Naciones Unidas puede lograr una solución duradera, pacífica y mutuamente aceptable al problema.

Te puede interesar

Comentar ()