La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha tomado posesión de su cargo este sábado en la Real Casa de Correos. En el acto ha estado arropada por Pablo Casado y por todos los presidentes autonómicos del Partido Popular, ante los que ha pronunciado el discurso que marcará las bases de su segundo mandato al frente de la región.

Antes de hacerlo, sin embargo, ha protagonizado una anécdota a causa de su vestido, de color rojo fucsia, manga larga transparente y cuello redondo ceñido.

Al subir al estrado preparado para el juramento y el discurso, la presidenta ha tenido dificultades para superar los escalones por el tiro del vestido, provocando que diese un pequeño saltito. «No me da», ha justificado entre risas nada más llegar al micrófono desde el que ha prometido la presidencia.

El acto, breve, ha finalizado con el himno de España, que Ayuso ha escuchado algo emocionada, como han captado las cámaras de la señal producida por la propia Comunidad y emitida por Telemadrid.